Las mejores series de ciencia ficción de la televisión

Como buen amante de la ciencia ficción debo reconocer que soy y he sido durante décadas un devorador de series de ciencia ficción. He pasado gran parte de mi vida buscando nuevas series de televisión de ciencia ficción, y quiero tener un artículo que hable de todas las series que me han gustado. Este extenso artículo pretende ser un recopilatorio total de todas las series que he visto, por su extensión podría ser todo un blog, pero he preferido que sea un único texto, ya que mi blog está orientado a lo que escribo, no a hablar de películas, libros o series.

La mayoría de las que menciono son de una forma u otra, conocidas, aunque es posible que encuentres algunas desconocidas. Encontrarlas puede ser más o menos difícil, pero en internet, si sabes buscar, puedes encontrar cualquier cosa. Por favor, deja un comentario si conoces una serie que no está mencionada aquí. Al final hay una sección de “descartes” para las series que no me gustaron o que creo que no merecen en estar en mi lista, puede que la que te menciones esté en esa sección. El orden no es aleatorio, las primeras son las que más me han gustado, pero es todo subjetivo. Si me preguntaras mañana puede que cambie ese orden.

En proyecto está hacer otra página con las películas de ciencia ficción que me han gustado, también a modo de recopilatorio, pero me llevará tiempo, porque la lista es mucho mayor.

Battlestar Galactica (2004)

Esta gran serie está basada en una serie con el mismo nombre de 1978. Narra la historia de la destrucción de la civilización humana por parte de una “raza” de robots inteligentes, los cylon, creados por estos mismos seres humanos generaciones atrás. Estos humanos no son terrícolas, sino de otra civilización inteligente, que viven en doce planetas repartidos en diferentes sistemas solares. La serie tiene cuatro temporadas, además de la miniserie que dio lugar a la serie.

Por sus guiones, su ambientación, su ritmo y su trama, es para mí una de las mejores series de ciencia ficción de la televisión. Es cierto que hay capítulos bastante flojos, y muchos otros que meten de manera forzada temas que nada tienen que ver con una serie como esta, es cierto que el final no es precisamente el mejor que pudieron darle, con demasiados deus ex machina, pero aun con todo, el recuerdo que tengo de esta serie en mi juventud es absolutamente irremplazable. Esta seria sin duda una de mis cinco series favoritas de todos los tiempos.

Se podría decir que es ciencia ficción de tipo militar, con temas muy interesantes sobre inteligencia artificial, un futuro post apocalíptico de supervivencia en el espacio, y con muchas tramas políticas en una mezcla visual única. Los primeros capítulos parecen un documental, más que ficción. Si aún no la conoces, pruébala, no te arrepentirás.


Star Trek TNG (the new generation) (1987)

Esta es una de las series más conocidas de C/F de la televisión moderna. Cuenta con siete temporadas y narra los hechos 70 años después de la serie original de Startrek TOS (The Original Series). Destaca por unos guiones que centran historias en cada capítulo y con cierres de temporada que mantienen un arco de historia a lo largo de la serie. Para mí es una de las series de referencia, aunque con el tiempo, se van viendo las costuras.

Es una serie imprescindible para todo fan de la ciencia ficción y además apta para casi todos los públicos porque aunque tiene muchísima ciencia ficción gracias a los panoramas que nos pinta con diferentes razas alienígenas, culturas y nuevas tecnologías, la relación entre los personajes y el desarrollo de los mismos son muy importantes. Es una serie muy cuidada en todos los aspectos, y una de las series que pondría en mi top de series de ciencia ficción de todos los tiempos.

Después de TNG vinieron otras como Voyager y Enterprise, pero esta sin duda es la “mejor” Startrek de todas.


The expanse (2015)

Esta serie de seis temporadas es quizás otra de esas cinco series que meto en mi lista de top 5. Hace tiempo que escribí un extenso artículo sobre esta serie que puedes leer en mi blog.

La historia comienza doscientos años en el futuro. La humanidad ha conquistado el sistema solar, colonizado Marte y algunos asteroides. Nuestro protagonista, el detective Miller, nacido en uno de ellos, tiene que resolver la desaparición de la hija de alguien importante. El problema, es que la chica se ha metido en algo muy, muy gordo.

Se podría definir formalmente The expanse como una Space Opera, como lo hace la wikipedia en español. Lo malo es que The expanse tiene ingredientes de películas como Atmósfera Cero, Blade Runner o Alien. ¿No son malos espejos a los que mirarse verdad? The expanse tiene acción como en Alien 2, personajes oscuros y atormentados como en Blade Runner, entornos cerrados, atestados de humanidad húmeda, como en Atmósfera Cero. Además de estos clásicos elementos que generan atmósfera, tienes elementos Ciberpunk, políticos, si has leído Marte rojo sabrás a que me refiero, y acción espacial de la buena, no como en StarTrek. Además, la nave protagonista se llama Rocinante. 

La serie está basada en las noveles de James A. Corey un pseudónimo que agrupa a dos escritores escribiendo en tándem. Como los libros, la serie tiene altibajos, pero la historia es quizás la mas compleja, rica y ambiciosa que puedas ver en televisión. Quizás su punto flaco sean los personajes, excepto por Miller, en la primera temporada, que es para mí uno de los mejores personajes que nos ha dado la televisión en años.

Si aún no la ha visto, no te la puedes perder.


Эпидемия (To the lake) (2019)

Nada tendría de especial la típica distopía post-apocalíptica zombi si no fuera porque es una producción rusa. No verás nada igual en televisión, los rusos son capaces de construir unos personajes inolvidables y entregar una producción técnicamente impecable al mismo tiempo. Dos temporadas repletas de humanidad, acción y drama del auténtico, muy lejos de lo que puedes ver en una serie de factura norteamericana. Si te gustan las buenas historias, aquí tienes una.

Si esta serie está en mi lista es porque adoro los buenos guiones y los personajes singulares, esta es una de esas series. Por lo demás, tiene muy buenas escenas de acción y una buena producción.

La trama se centra en un grupo diverso de personajes, incluyendo a Sergei, un médico divorciado; su nueva pareja, Irina; su hijo adolescente, Anton; y una serie de otros supervivientes, cada uno con sus propias luchas y secretos. Juntos, emprenden un viaje arriesgado hacia el lago Baikal, en Siberia, en busca de seguridad y esperanza en medio del colapso social y la creciente paranoia.

Lo que hace que “To the Lake” sea único es su atmósfera tensa y claustrofóbica, así como su hábil combinación de elementos de thriller, drama y ciencia ficción. La serie nos sumerge en un mundo lleno de peligros inesperados, desde enfrentamientos con otros grupos de supervivientes hasta la lucha contra la enfermedad y la desconfianza entre los propios personajes.


Caprica (2010)

Un spinoff de Battlestar Galactica que narra el origen de los Cylon. Se puede decir que la serie tiene muchísimos defectos (como el casting), pero el guion tiene algunas partes increíblemente buenas, conceptos mezclados como inteligencia artificial, mundos virtuales, sectas, corporaciones, política. Crea un mundo ciberpunk como pocos que hayáis podido ver en televisión, por eso es una de mis favoritas y una serie que me inspiró muchísimo al escribir “11,4 sueños luz“.

Situada en la ciudad de Caprica, en una sociedad futurista dividida por tensiones políticas y religiosas, la serie sigue las vidas entrelazadas de varias familias influyentes mientras luchan por el poder y la supervivencia. En ella se narra la creación de los “cylon” que dio lugar a los hechos de Battlestar Galactica y podemos saber más sobre cómo era la vida en las doce colonias antes de la guerra.

Solo tiene una temporada, ya que la serie no triunfó en la audiencia, pero es otra de mis series fetiche, a pesar de que con el tiempo, se olvidará por completo por su poco éxito. Olvida el espantoso cartel y dale una oportunidad.


Incorporated (2017)

Dentro de las distopías futuristas cercanas, Incorporated deja huella, mostrando un mundo completamente dominado por dos grandes corporaciones. Siguiendo los cánones del Ciberpunk, encontramos un thriller donde la parafernalia técnica (implantes, manipuladores de recuerdos, armas tecnológicas, drogas) sirve para contar una historia muy humana, la de un skint extremadamente hábil con la tecnología que consigue manipular su pasado para infiltrarse en la élite dominante. Los “trajeados” (o suits), que viven en las “Green zones“, alejados de la vida de miseria en los bajos fondos o “Red zones” donde, por dinero, puedes conseguir cualquier cosa. En el aspecto técnico, especialmente la fotografía, la serie lo borda. En su día escribí un artículo en detalle sobre esta serie que puedes leer aquí. Desafortunadamente, solo tiene una temporada.

Si has leído mi novela, “11,4 sueños luz, el paralelismo con ella es enorme. Yo hablo de piso cero, ellos de Red zones, yo hablo de mugrosos, ellos de skinkt. Mi protagonista, igual que el suyo, es alguien que no es quien dice ser, y en general, se muestran los mismos problemas de una sociedad donde se ha perdido la humanidad, tanto en la élite como en la pobreza. En este sentido, el trasfondo de ciencia ficción social y humana, está realmente bien logrado.

Yo creo apreciar los toques de auténtica calidad, pero la mayoría de la gente se quedará en que Incorporated es una serie oscura y con poca acción que acaba deprimiendo, como ha pasado antes en Caprica Stargate Universe. El lado oscuro del alma, no es comercial.


Farscape (1999)

Serie clásica, de 1999 de 4 temporadas y una miniserie final (Peacekeeper wars). Trata sobre la historia de un piloto de pruebas humano de nuestra época que termina perdido en una parte distante del universo y acaba formando parte de la tripulación de una nave fugitiva alienígena.

Como atractivo puedo hablar de los guiones, los personajes y la extrema fantasía de sus historias. Como detrayentes, que algunos de sus personajes son muppets, lo cual hace difícil tomársela en serio (si, sí, como los de barrio sésamo). Hablé de ella en detalle en un viejo artículo de mi blog que puedes leer aquí.

Tiene personajes carismáticos (que luego aparecieron en otras series como Stargate) y forman parte de una ciencia ficción clásica que no volverá ya que todo se ha vuelto demasiado “serio” o con demasiada violencia. Esta serie, apta para todos los públicos, demuestra que con la pura imaginación, si se quiere, basta para hacer una gran serie. Otra de mis series favoritas de todos los tiempos.

 


Carbono Alterado (2018)

Basada en el best-seller del mismo nombre escrito por Richard Morgan (novelón que recomiendo), recrea un mundo ciberpunk basado en un descubrimiento que cambió la sociedad: el intercambio de cuerpos a través del trasplante de la conciencia, personalidad y recuerdos a través de una especie de “chip” implantado desde el nacimiento en toda la población, haciendo posible resucitar después de la muerte, o sencillamente, no morir nunca. Las posibilidades narrativas son enormes. Hice un artículo en detalle en su día que puedes leer aquí.

La producción de la serie es muy buena, y crea un universo visual propio a la altura de Blade Runner, pero adaptado a tiempos modernos. Aunque la serie, compuesta por dos temporadas, flojea mucho en su segunda temporada y última. Los libros, que son tres: Altered carbon (2002, traducido como Carbono modificado en España), Broken angels (2003) y Woken furies (2005) son mucho mejores que la serie, sin que desmerezca ver esta, especialmente la primera temporada.

Carbono Alterado tiene absolutamente todos los ingredientes del género Ciberpunk, ordenados y en su justa proporción. Si alguien me preguntase: “ya pero ¿qué es el ciberpunk?”, le diría: “Ve el primer capítulo de Carbono Alterado”, eso es puro ciberpunk. No falta nada: Inteligencias Artificiales (IAs), implantes cibernéticos, transferencia de consciencia entre cuerpos, inmortalidad gracias a la tecnología, grandes corporaciones, ciudades aéreas, bajos fondos, una gran variedad de armas de ciencia ficción, religiones nuevas, vehículos aéreos, drogas a patadas y realidad virtual. Sí. No falta absolutamente nada, y por supuesto, cumple al 101% el lema low life, high tech, que definiò el género en los 80.


Charlie Jade (2004)

Imagínate una trama ciberpunk que transcurre en tres universos paralelos. Imagínate que la trama discurre en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y que la producción es sudafricana y canadiense. Bien, pues tienes una serie diferente a lo que hayas visto. No hay demasiada tecnología, no hay naves, pero el ambiente es ciberpunk africano, sí, bien extraño. Si te gustan las series diferentes, esta es la tuya.

La trama se desarrolla en tres realidades interconectadas: Alphaverse, Betaverse y Gammaverse. Mientras Charlie investiga un caso en Ciudad del Cabo, se ve arrastrado a un conflicto interdimensional que amenaza con destruir todas las realidades. Con una mezcla de acción, intriga y filosofía, “Charlie Jade” nos sumerge en un mundo lleno de misterio y maravilla.

Lo que hace que “Charlie Jade” sea única es su enfoque en la exploración de realidades alternativas y su visión audaz de un futuro distópico. La serie nos desafía a cuestionar nuestra comprensión del tiempo y el espacio mientras seguimos a Charlie en su búsqueda de la verdad y la redención en un universo al borde del colapso.

Solo tiene una temporada, pero tendremos que conformarnos con esto, es muy posible que no la hayas oído nombrar, porque sí, es otra de esas series de culto que tanto me gustan.

Fue uno de los primeros artículos que escribí en mi blog y que puedes leer aquí.


Maniac (2018)

La historia de Maniac, como no podía ser menos, es la historia de cuatro personajes totalmente diferentes y llenos de severos problemas mentales. No esperes una serie de ciencia ficción al uso, que la tiene, sino que debes estar preparado para lo que venga, que vendrá. En conjunto funciona como una gran película, sin repetir fórmula en ningún capítulo, de forma que no podrás acomodarte a la ficción. Cada capítulo tiene una extensión diferente. Como lo oyes, tiene una sola temporada, con capítulos de 45 minutos y algunos de tan solo 23 minutos. Ninguno dura lo mismo. 

El reparto, Emma Stone y Jonah Hill, no son precisamente habituales de la Ciencia Ficción, y demuestran que son excelentes actores, lo que da a la serie un aire diferente, donde el humor es parte de la historia, una historia llena de detalles que cuesta ver, porque es muy rica en matices, pese a lo cutre que pueda parecer en todo momento. Se podría decir que en algunos puntos estás leyendo un guion inacabado de Phillip K. Dick con dos copazos y una bromita de las suyas.

Tenemos elfos, mafiosos sádicos, pistolas, espías y enfermedades mentales. También tiene un proceso de selección y un grupo reducido de personas en un experimento, encerrados en un escenario claustrofóbico y futurista. Un ordenador con depresión y un hombre enamorado de su creación que es experto en mundos virtuales e inteligencia Artificial. ¡Vaya!, podría decirse que si te gustó Lágrimas negras de Brin te gustará Maniac, incluso tenemos un par de escenarios Ciberpunk, pero no. Déjame que te diga que Maniac es simplemente una serie de (ciencia) ficción divertida e inteligente. Puedes leer el artículo en detalle que escribí sobre esta serie en mi blog


The Orville (2017)

Confieso que me desconyunté de risa en los tres primeros minutos, a pesar de la broma zafia. La grosería del humor de esta serie no es lo importante, lo relevante es el tipo de humor que han metido en una serie de ciencia ficción que es, aunque parezca increíble, muy seria por otro lado. ¿Un alien eyaculando por las antenas?, ¿en un mundo clavado a StarTrek?. Bueno, el primer capítulo me convenció lo suficiente para ver el segundo capítulo. He visto primeros capítulos (pilotos) mucho peores (Stargate, StarTrek Enterprise y unos cuantos más). Me dispuse a ver el segundo capítulo, y luego el tercero y así sucesivamente. Cayeron las tres temporadas en un suspiro.

The Orville parece una simple broma, pero es mucho más. Es la vuelta a la exploración del cosmos, a los personajes complejos, y a poner dilemas éticos y morales de nuevo en diferentes contextos. Razas, culturas y todo tipo de fenómenos físicos envueltos en historias dinámicas. Todo ello, como en la mejor época dorada de la televisión, y por si fuera poco, con personajes y situaciones que nunca has visto antes en ciencia ficción: borrachos, bromistas, salidos, gamberros o simplemente, humanos. Las menciones a Avis y a Hertz como deidades, hacían que se me saltaran las lágrimas. Podéis leer más sobre la serie en el artículo que escribí hace tiempo en mi blog.


Star Trek Voyager (1995)

Serie de siete temporadas que hereda la tradición trekkie directamente de StarTrek TNG.

Nos pone en la piel de la capitana Janeway, a bordo del USS Voyager, perdida en el cuadrante Delta (algo así como un sector de universo a millones de años luz del sistema estelar cercano más conocido), rodeada de peligros y nuevos mundos por explorar. Una de mis favoritas, entre otras razones, porque están solos y se enfrentan continuamente a lo desconocido, dejando de lado la “comodidad” de la federación y de tenerlo todo controlado, como ocurre en TNG o DS9. Excepto el personaje inclasificable que debería haber muerto por descompresión en el espacio en el primer capítulo, el resto del casting está bastante bien.

Cambian un poco el paradigma del estilo de relaciones entre los personajes respecto a las anteriores series, y los personajes están mucho más trabajados. El más peculiar es el personaje del doctor virtual (un holograma), dando muchísimo juego en la historia, junto con el tripulante borg.

Si te gusta Star Trek o The Orville, esta serie es imprescindible en tu colección.


Star Trek Enterprise (2001)

Serie de cuatro temporadas. Startrek Enterprise es un intento de revivir desde cero, remontándose a la USS Enterprise original, la primera nave humana que comenzó a explorar el espacio, antes incluso de que existiera la federación. La idea surge después de la película que narra el primer contacto de la humanidad con una raza alienígena (los vulcanianos), en la película Star Trek: First Contact, una de mis películas favoritas del universo Star Trek, por cierto.

Una apuesta arriesgada, tanto estéticamente como en cuanto al argumento, ya que con poco presupuesto intenta recrear una época de aventura donde los humanos todavía son unos mindundis en el universo. Muy al contrario de lo que ocurre en otras series de Star Trek, donde la todopoderosa Federación es quien parte la pana en la galaxia (con el permiso de los Borg, Romulanos y alguno que otro). Es otra de mis favoritas, sobre todo por el entusiasmo que desbordan los personajes. Se reengancha con la mejor de las tradiciones de Star Trek e incluye algunos romances y chicas exóticas en los capítulos, amén de la relación entre los protagonistas.


3% (2016)

3% es una historia post-apocalíptica, que narra un futuro cercano, donde tan sólo un 3% de una población sumida en la pobreza y la anarquía llegará a formar parte de una sociedad privilegiada -la élite-, después de pasar por unos procesos de selección infernales, destinados a escoger a los mejores. La serie, fiel al principio de mostrar, no explicar, va dando pinceladas de la sociedad anárquica donde vive esa gran mayoría, y del mito que representa “el otro lado”: el lugar donde vive ese 3%.

3% es una serie de 4 temporadas producida en Brasil y con una estética realmente única que va de más a menos. Las últimas temporadas no son tan buenas como las primeras, pero se dejan ver. Si te gusta el thriller psicológico, como a mí, disfrutarás. Aunque no me basé en esta serie para escribir mi novela “11,4 sueños luz” si que me gustó mucho el estilo narrativo, la trama y la estética. Hay que perdonarle la última temporada, pero como suele pasar en casi todas las series.

Hablé de ella en un artículo dedicado en mi blog, que puedes leer aquí.

 


Babylon 5 (1993)

Desde su debut en 1993, Babylon 5 ha cautivado a los fanáticos de la ciencia ficción con su intrigante mezcla de drama político, épicas batallas espaciales y reflexiones filosóficas. Situada en la estación espacial del mismo nombre, la serie nos transporta a un futuro donde la humanidad convive con una variedad de especies alienígenas en un crisol de conflictos y alianzas.

La grandeza de Babylon 5 radica en su habilidad para abordar temas complejos como la guerra, la religión y la identidad a través de personajes inolvidables y tramas cuidadosamente elaboradas. Desde el misterioso Comandante Jeffrey Sinclair hasta el carismático Capitán John Sheridan, la serie nos sumerge en un universo lleno de intrigas y dilemas morales.

Aunque la serie concluyó en 1998, su legado perdura en la cultura popular y sigue inspirando a nuevas generaciones de fanáticos de la ciencia ficción. Babylon 5 tuvo un total de cinco temporadas. La serie se emitió desde 1994 hasta 1998, y cada temporada contó con un arco narrativo continuo que se desarrolló a lo largo de los episodios.

Han pasado más de treinta años y la serie no ha envejecido demasiado bien, no obstante, como otras piezas de esta lista, es una de las referencias ineludibles y pasé muchas horas disfrutándola de joven.


Stargate Universe(2009)

SGU o Stargate Universe, emitida en 2009 y con dos temporadas, fue el último intento de la franquicia por exprimir al máximo el fenómeno Stargate. El concepto inicial y el tono empleados esta vez son opuestos a lo que nos tenía acostumbrados la serie clásica: un ambiente oscuro y sobrio, y un trasfondo más maduro, con protagonistas atormentados, con un pasado turbulento e historias inacabadas. El planteamiento inicial es brillante: un equipo “B” se enfrenta a un gran reto para la humanidad: conocer a los creadores de los Stargates, una raza de alienígenas con conocimientos fuera de lo imaginable. Es un grupo de personas no preparadas para un reto así, pero no les queda otro remedio, ya que no tienen vuelta atrás: han quedado aislados de la humanidad tras saltar a una nave alienígena en un universo a cientos de miles de años luz. Tan lejos que no hay energía suficiente para conectar de vuelta a la Tierra a través del Stargate de la nave donde han quedado varados, una nave de los Antiguos, gigantesca, llena de secretos y… completamente vacía.

Aunque la serie solo tuvo dos temporadas, su impacto perdura en la comunidad de la ciencia ficción. Stargate Universe desafió las convenciones del género y nos ofreció una mirada más oscura y realista a la exploración espacial, dejando a los espectadores con un apetito insaciable por más.

Escribí un artículo en detalle sobre esta serie hace años que puedes leer en mi blog.


Lexx (1996)

Lexx es una serie de ciencia ficción oscura, bizarra y gamberra. Son cuatro temporadas bastante diferentes, producidas en  Canada, Alemania y en menor medida Inglaterra y Estados Unidos. Se podría decir que esta es una pequeña joya de la televisión. Una serie que hoy día sería imposible de concebir. En el vasto océano de insipidez de la televisión (de ciencia ficción) normal, esta es sin duda la más extraña de todas (y la más erótica).

Radicalmente opuesta a las estiradas, estériles y siempre políticamente correctas óperas espaciales como Star Trek. Muchas de las escenas podrían ser parte de una pequeña escena de porno ligero, pero no, solo es ciencia ficción extraña.

Esta serie o te gustará o la odiarás, sus guionistas, alemanes y canadienses tienen un humor bastante particular. Si le gustan los escenarios absurdos y extraños y un toque de humor negro, te encantará esta serie, si te gusta la ciencia ficción más seria, probablemente la odiarás.

La serie trata de la nave Lexx, la nave más destructiva jamás creada por la humanidad, y de su tripulación compuesta por tres tripulantes nada convencionales, y que han huido del centro de la civilización humana y buscan un nuevo hogar fuera de ella. También tendrán que enfrentarse a la civilización de los insectos, que busca exterminar a la raza humana.


For all mankind (2019)

En 2019, los fanáticos de la ciencia ficción fueron transportados a una realidad alternativa fascinante con el estreno de “For All Mankind”, que funciona como una Ucronía en tiempos actuales (desde los años 60 hasta la actualidad). Esta serie nos lleva a un mundo donde la carrera espacial nunca terminó y la humanidad alcanzó las estrellas mucho antes de lo que imaginábamos.

Situada en una línea de tiempo alternativa en la que la Unión Soviética llega a la Luna antes que los Estados Unidos, “For All Mankind” nos sumerge en un universo reimaginado donde la NASA intensifica sus esfuerzos para alcanzar nuevas fronteras del espacio. A través de los ojos de astronautas, ingenieros y sus familias, la serie nos muestra los desafíos y sacrificios de la exploración espacial, así como las repercusiones políticas y sociales de estas misiones audaces.

Lo que hace que “For All Mankind” sea única es su enfoque en la exploración del espacio como un espejo de la sociedad humana, donde los avances científicos y tecnológicos van de la mano con los conflictos geopolíticos y los cambios culturales. Desde los primeros pasos en la Luna hasta la colonización de Marte, la serie nos lleva en un viaje emocionante y emotivo a través de los hitos más importantes de la historia espacial. Además, es una serie muy “hard” muy bien realizada.

A lo largo de sus cuatro temporadas (hasta la fecha), la serie nos desafía a imaginar una ucronía con un nivel de detalle que casi parece un documental.


Better than us (Лучше, чем люди) (2018)

Esta es una serie rusa de ciencia ficción de dos temporadas, ya escribí en detalle sobre ella en mi blog hace algunos años, puedes leerlo aquí. 

En esta serie, lo importante no son las grandes escenas, sino los pequeños detalles, lo cotidiano en una sociedad donde humanos y robots (bots) conviven a diario en todos los aspectos. Lo espectacular queda sublimado en la maestría de la ambientación, su fuerte es la humanización del futuro. De hecho, la historia inicial es muy similar en “Better than us” y en “Real humans“, Curiosamente, allí donde flaqueaba la sueca, la rusa lo borda. Los rusos no especulan a medias, llegan hasta el final en todos los aspectos. En términos políticos, podríamos decir que la sueca es una serie basada en una supuesta socialdemocracia de un futuro casi inmediato, pero lleno de decorados vacíos por dentro. “Better than us” sin embargo, es mucho más cercana al ciberpunk actual en el que vivimos.

De hecho, si algo me gusta de los rusos en general es como muestran la belleza en lo cotidiano y como son capaces de hablar de todo sin mencionarlo siquiera. Aquí no hay decorados y rellenos vacíos, aquí todo es coherente, todo tiene alma, especialmente los objetos feos.

Puede que no te des cuenta al verla, porque esta serie parece un producto más de televisión, hecha para entretener y elucubrar sobre un futuro hipotético donde los robots son una parte más del ecosistema capitalista. Puede que las tramas sociales que presentan a una familia rota con dos hijos te resulten indiferentes, y es cierto que la trama de tipo policíaco no deja de ser una más entre las docenas que hemos visto en televisión. Pero debajo de toda esa capa de superficialidad, se esconde el mejor guión que he visto en ciencia ficción televisiva en mucho, mucho tiempo. Está escondido, igual que las magistrales actuaciones de algunos de sus actores secundarios.


Real humans (Äkta Människor)(2012)

Serie sueca de dos temporadas que tuvo la suficiente repercusión para que compraran los derechos y la volvieran a crear con una coproduccion UK/USA que no entendió el espíritu original de la serie.

En un futuro muy cercano, los hubots (androides con aspecto humano) son vendidos y comprados como un  electrodoméstico más. Capaces de aprender de su entorno y dóciles como animalillos, se les puede programar con diferentes roles y personalidades. Rápidamente, se han convertido en algo muy presente en la vida cotidiana. Los hubots, de aspecto casi indistinguible al de un ser humano, son empleados de forma masiva como dependientes de tiendas, trabajadores en la fábrica, asistentes personales, cuidadores de ancianos, enfermeras, conductores, asistentas el hogar, prostitutas, e incluso dianas móviles inteligentes para jugar a guerras de paintball. Este silencioso cambio social provoca el auge de una organización filo fascista llamada “Real Humans” (Äkta människor en sueco) que señala a los hubots como enemigos de la sociedad, ya que, según ellos, les quitan el trabajo a los humanos e incluso destruyen sus familias.

Quizás sea la serie de ciencia ficción de aspecto social más innovadora que se ha hecho, ya que muestra una sociedad profundamente cambiada, mostrando en el proceso lo peor de la humanidad: Egoísmo extremo, consumo compulsivo, sexo despiadado y otros dilemas morales. Real humans es pura ciencia ficción social.

Aunque el humor sueco es muy diferente al español, en “Real humans” hay cosas universales, como el miedo, la soledad, la curiosidad o la lujuria. Emociones que se transmiten con una franqueza desoladora. La serie ahonda especialmente en esos temas, y se atreve incluso con algunos como la fe y la religión. Mezcla con habilidad algunos elementos sorpresa y por desgracia se mete en algunos temas demasiado alejados de lo verosímil

Si te tienes más interés en Real humans, hablé en un artículo de mi blog con más detalle que puedes leer.


Blackmirror

Hablé de ella en un artículo de mi blog que puedes leer aquí.

Black mirror es una serie de seis temporadas de la televisión británica. Cada capítulo cuenta una historia y aborda la mayoría de los temas proyectando un futuro no muy lejano. Cada historia tiene en común un tema: el lado oscuro del ser humano y la tecnología. La mayoría de los episodios se podría decir que transcurren en una especie de distopía en un futuro cercano. No más allá de cien años en el futuro, en ocasiones parece que ni siquiera veinte años.

El autor de la serie, Charlie Brooker, explicó el porqué del título de la serie a The Guardian, y señaló: “Si la tecnología es una droga -y se siente como tal- entonces, ¿cuáles son los efectos secundarios?. Esta área -entre el placer y el malestar- es donde Black Mirror, mi nueva serie, está establecida. El “espejo negro” del título es lo que encontrarás en cada pared, en cada escritorio, en la palma de cada mano: la pantalla fría y brillante de un televisor, una pantalla de ordenador, un teléfono inteligente.

Cada episodio tiene una calidad en la producción y en el desarrollo de la historia a la que muchas películas del género no pueden aspirar por falta de talento. En algunos casos tienen incluso la aparición de actores de renombre que bordan el papel, como es el caso de John Hamm (Mad men) en el espacial de Navidad entre la segunda y la tercera temporada, un episodio llamado “White christmas” que dura la friolera de 90 minutos. Podría ser una película, de las que tienen premios, pero se “conforman” con firmar uno de los mejores episodios televisivos de ciencia ficción de la historia.

Si bien las últimas temporadas han sido bastante más flojas que las primeras, no se puede negar que es otra de esas joyas de la televisión que no te puedes perder.


The Man In the High Castle (2015)

“The Man in the High Castle” es una serie de televisión que ofrece una visión alternativa, una ucronía de la Segunda Guerra Mundial y los años posteriores. Estrenada en 2015, esta adaptación del libro de Philip K. Dick transporta a los espectadores a una realidad distópica en la que las Potencias del Eje ganaron la Segunda Guerra Mundial y dividieron los Estados Unidos en zonas controladas por Alemania y Japón.

La trama sigue a un elenco diverso de personajes que luchan por sobrevivir y resistir a la opresión en este mundo dominado por regímenes totalitarios. Desde la misteriosa aparición de películas que muestran una realidad alternativa hasta las conspiraciones políticas y las luchas por el poder, “The Man in the High Castle” ofrece una narrativa emocionante y llena de giros inesperados, mas comprensible que la novela original de Dick.

A lo largo de sus cuatro temporadas, “The Man in the High Castle” nos cautiva con su narrativa envolvente, sus personajes complejos y su atmósfera sombría y opresiva. La serie tiene altibajos pero engancha y es sorprendente, además de estar muy bien recreada, tanto que casi parece un documental histórico sobre una realidad alternativa.

Muy recomendada, aunque no la metería en mi lista de Top-5


Doctor Who (2005)

Hablo de la serie “nueva” que se inició en 2005 y que ha completado hasta la fecha 13 temporadas. Existe una versión anterior, de 1963 con 26 temporadas, puedes ver mas información en la wikipedia porque es quizás la serie más longeva de la televisión.

Hablé de ella en mi blog hace mucho tiempo, puedes leer el artículo aquí.

Desde su estreno en 1963, “Doctor Who” ha sido un ícono de la televisión británica y un fenómeno mundial en la ciencia ficción. Esta serie nos lleva a un viaje emocionante a través del tiempo y el espacio en la TARDIS, una nave espacial camuflada como una cabina de policía azul, mientras seguimos las aventuras del Doctor, un misterioso viajero del tiempo extraterrestre.

La trama sigue al Doctor y sus compañeros mientras exploran civilizaciones alienígenas, enfrentan a enemigos temibles y luchan por proteger el universo de peligros inimaginables. Con una mezcla de aventura, intriga y humor, “Doctor Who” ofrece una experiencia de visualización emocionante y llena de imaginación.

Lo que hace que “Doctor Who” sea único es su capacidad para reinventarse a sí mismo con cada nueva encarnación del Doctor. A lo largo de los años, hemos visto a varios actores interpretar al enigmático Señor del Tiempo, cada uno aportando su propia personalidad y estilo al papel, lo que garantiza que la serie siempre se sienta fresca y emocionante.


Stargate Atlantis (2004)

Esta serie, spin-off de la exitosa “Stargate SG-1”, comienza cuando un equipo internacional de científicos y militares descubre la legendaria ciudad perdida de Atlantis, una antigua colonia de la avanzada raza alienígena de los Antiguos. Con la ayuda del Stargate, el equipo viaja a Atlantis y se encuentra con una serie de civilizaciones alienígenas, tecnología avanzada y peligros mortales.

Lo que hace que “Stargate Atlantis” sea única es que se basa en una base fija en un planeta en otro universo, a modo de avanzadilla humana. En este punto es innovadora, aunque toma mucho de su serie inicial, Stargate SG1.

Después de cinco temporadas entretenidas, es una serie de cumple lo que promete y donde, para regocijo de los fans, incluyó al casting principal de Firefly como actores invitados en algunos capítulos.

 


Snowpiercer: Rompenieves

Serie de tres temporadas. Curiosa serie basada en una película y que concluyó con una de las mejores series de los últimos años, basada en una premisa bastante inusual pero que sirve como maravilloso juego sociológico.

“Snowpiercer: Rompenieves” es una serie que ofrece una mirada sombría y cautivadora a un futuro distópico donde la humanidad lucha por sobrevivir en un mundo helado y desolado. Basada en la película del mismo nombre y en la novela gráfica francesa “Le Transperceneige”, la serie nos lleva a bordo de un tren que recorre perpetuamente la Tierra, proporcionando el último refugio para los sobrevivientes del desastre climático que ha congelado el planeta.

La trama se desarrolla en un microcosmos a bordo del tren, donde se encuentran representadas todas las facetas de la sociedad, desde los ricos y privilegiados en la parte delantera hasta los pobres y oprimidos en la parte trasera. A medida que la desigualdad y la injusticia se profundizan, estalla una revolución liderada por los marginados, desencadenando conflictos brutales que amenazan con destruir el delicado equilibrio del tren.

Aunque la serie es oscura y a menudo despiadada en su representación de la lucha de clases y la opresión, también ofrece momentos de esperanza y resistencia. Es una historia de perseverancia y redención, que muestra cómo incluso en los entornos más hostiles, la humanidad puede encontrar formas de resistir y sobrevivir.


Dollhouse (2009)

Serie americana de dos temporadas que plantea una tecnología donde poder implantar personalidades y recuerdos totalmente fabricados a personas que como muñecos (de ahí el nombre) sirven un propósito para una organización en la sombra.

Sin demasiada ambición, la serie logra crear un ambiente y unos personajes bastante peculiares. La recuerdo con cariño por sus dilemas morales y por el morbo de algunas historias. No esperes tecnología, viajes al espacio o grandes tramas, es una serie que sirve para explorar el lado humano de la ciencia ficción.

 

 


Defiance (2013)

En 2013, nos dejamos transportar pacíficamente a un paisaje post apocalíptico único con el estreno de Defiance. Esta serie nos llevó a un futuro distópico donde la Tierra ha sido transformada (en una especia de terraformación inversa) por la llegada de varias razas alienígenas y una devastadora guerra interplanetaria.

Situada en la ciudad fronteriza de Defiance (anteriormente conocida como St. Louis), la serie sigue las vidas entrelazadas de humanos y alienígenas mientras luchan por sobrevivir en un mundo despiadado y lleno de peligros. Defiance ofrece una mirada fresca y emocionante a las relaciones interraciales y los desafíos de la coexistencia entre humanos y aliens en un mundo mitad humano, mitad otra cosa.

Lo que distingue a Defiance es su enfoque en la interacción entre humanos y alienígenas, así como su mezcla única de elementos de ciencia ficción y western. Desde enfrentamientos a tiroteos en las polvorientas calles de Defiance hasta intrigas políticas en los salones del poder, la serie nos sumerge en un mundo vibrante y lleno de acción que nunca deja de sorprender.

Aunque Defiance tuvo solo tres temporadas,  la serie desafió las convenciones del género.


Más allá del límite (1995)

Hablé de ella en un artículo de mi blog que puedes leer aquí.

“The Outer Limits” de 1995 es una reinvención fascinante de la clásica serie de ciencia ficción de los años 60. Con su estreno en 1995, esta versión contemporánea cautivó a una nueva generación de espectadores con su combinación de historias intrigantes, efectos especiales mejorados y un enfoque renovado en los temas de la tecnología, la moralidad y lo desconocido.

Cada episodio de “The Outer Limits” presenta una historia independiente, explorando una amplia gama de conceptos de ciencia ficción y horror. Desde encuentros alienígenas hasta viajes en el tiempo, desde inteligencia artificial hasta dimensiones paralelas a través de los límites de la imaginación.

Lo que distingue a esta versión de “The Outer Limits” es su enfoque en el aspecto humano de las historias. Si bien las tramas a menudo involucran elementos fantásticos, la serie se centra en cómo estos eventos extraordinarios afectan a las personas involucradas. Esto crea una conexión emocional con los espectadores y les permite reflexionar sobre cuestiones más profundas sobre la naturaleza humana y el universo en su conjunto.

A lo largo de sus siete temporadas, “The Outer Limits” nos cautiva con sus historias únicas y sin conexión entre ellas (salvo algunas excepciones). Otra serie imprescindible de esta lista.


Torchwood (2016)

Esta serie, spin-off de “Doctor Who”, nos sumerge en un mundo de intriga, peligro y secretos mientras seguimos las misiones del equipo de la organización encubierta Torchwood. Situada en Cardiff, Gales, “Torchwood” sigue las actividades de un equipo de élite dedicado a proteger la Tierra de amenazas extraterrestres y paranormales. Con el peculiar Capitán Jack Harkness a la cabeza, el equipo de Torchwood se enfrenta a una variedad de criaturas alienígenas, conspiraciones gubernamentales y dilemas éticos mientras luchan por mantener a salvo a la humanidad.

Lo que hace que “Torchwood” sea única es su enfoque en las ramificaciones personales y emocionales de la lucha contra lo desconocido. A través de sus personajes complejos y sus historias entrelazadas, la serie nos sumerge en un mundo lleno de misterio y emoción, donde cada episodio es una aventura independiente que nos deja con el corazón en la garganta. A lo largo de sus cuatro temporadas, “Torchwood” y con algunos capítulos geniales (y otros muchos, francamente malos) es una serie diferente y con sabor a Dr. Who.

 


Raised By Wolves (2020)

Estrenada en 2020 y creada por el aclamado cineasta Ridley Scott, la serie nos transporta a un futuro distante en el que la humanidad se encuentra al borde de la extinción después de una devastadora guerra entre religiones.

La trama sigue a dos androides, conocidos como Madre y Padre, que son enviados a un lejano planeta para criar a un grupo de niños humanos con la esperanza de comenzar de nuevo y preservar la especie. Sin embargo, a medida que los niños crecen y la colonia se enfrenta a nuevos peligros, se desatan conflictos internos y externos que ponen a prueba las creencias y los límites de todos los involucrados. La serie es visualmente impactante, con paisajes alienígenas deslumbrantes y diseños de producción que transportan a los espectadores a un mundo completamente nuevo.

Aunque la serie es oscura y a menudo despiadada en su representación de la humanidad y sus creencias, tiene sus momentos. Personalmente los protagonistas me ponen nervioso, si está en la lista es porque es una serie muy buena, pero no me acabó de gustar, especialmente la protagonista.

 


Algunas de las que he dejado fuera a propósito

Estas son algunas series he que visto, pero que no recomendaría, por diferentes motivos, y que dejo aquí como aviso a los navegantes. Si tenéis curiosidad de por qué no os recomendaría verla, podéis preguntarme en los comentarios y contestaré gustoso.

Andrómeda, Startrek DS9, Startrek TOS, West world, Outcasts, Survivors, The walking dead, Falling skyes, V (Remake del 2010), Under the dome, Space above and beyond, Zenith, Misfits, Star trek Discovery, Continuum, Fundación, Philip K. Dick’s Electric Dreams, Enano rojo, El ministerio del tiempo, Dark, Stranger Things, The Mandalorian, Expediente X, Fringe, The boys, The 100, Sense8, Orphan Black, Halo, Smallville, Fallout (2024), Heroes, The peripheral, The OA, Andor, Star Trek: Picard, Alice in Borderland, The Last Ship, Colony, El libro de Boba Fett, Silo, Falling Skies, Killjoys, Star Wars: Ahsoka, Perdidos en el espacio, La Brea, El problema de los tres cuerpos, Fundación, The lost room.

Si te gustó este artículo, quizás quieras echar un vistazo a alguna de mis novelas:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Comments

  • Jose Manuel

    2 meses agoReply

    Coincido en lo incomprendida que fue Incorporated, y en la maravilla que es The Expanse o Sense8. Echo en falta Terra Nova, The Rain, Ascension o Revolution. Gracias!

    • 2 meses agoReply

      Gracias Jose Manuel, Terra nova la empecé a ver hace mucho pero no me convenció, the Rain la tengo pendiente ¿esta bien? y Ascension tenia su gracia, pero yo personalmente no la clasificaría como de scifi (bueno, es todo muy relativo, DollHouse está ahí-ahí). Revolution tampoco la he visto, me parece similar en produccion a “The last ship” y le cogí algo de manía a esta al final…. gracias por el comentario!

  • joan marti

    2 meses agoReply

    Como devoto de la ciencia ficció, me parece un artículo genial, de contenido muy de agradecer. Me servirá de guía sistemática para ver las que me faltan. (Para mi la más impactante Black Mirror). Me pregunto si tienes escrito algo parecido sobre selección de películas de la misma temática. A mi en particular me cautivan las que tienen 50% de ficción y 50% de ciencia, (o más), como por ejemplo Interestelar, Transcedence o Blade Runner.
    Enhorabuena por el trabajo. Una delicia impagable.
    Saludos
    Joan

    • 2 meses agoReply

      Hola Joan, y muchas gracias por el elogio. Sí, en preparación tengo otro artículo específico de películas del género, que también será bien extenso, ¡estate atento!

Leave a Reply

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Featured

rosemary williams kubrick reading e1480180373542

Apúntate a mi lista de correo

Mi lista de correo sirve para enviarte por email una recopilación de mis últimos artículos cada tres semanas. Así no se te pasará nada de lo que escriba. Te prometo que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte, esto queda entre tú y yo. Bueno, y cualquier visitante del futuro que conozca nuestro destino.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!

¿A tí tampoco

te gusta la gente?

 

Puede que entonces te gusten mis libros.

Hablan de personas, sí, pero de personas diferentes.

Todas mis historias hablan de lo mismo, de esa búsqueda.

Mi última novela habla de un tipo que lo ha perdido todo y dejó de buscar hace tiempo.

Un tipo que ya no sabe quién es.

Un tipo especial.

Haz click aquí para saber más

You have Successfully Subscribed!

Hijos de Brin media

¿Quieres ayudarme con mi nueva novela?

 

 

Si leíste "Lágrimas negras de Brin" y te gustó, puede que quieras leer un borrador mi nueva novela, "Hijos de Brin" y ayudarme a pulirla. A eso se le llama "lector cero", te llevará tiempo y necesitaré todos tus sentidos para encontrar incongruencias, fallos y huecos.

 

 

Haz click aquí para saber más

You have Successfully Subscribed!