main

Cariño hemos malcriado a los niños

Al nacer mi primera hija, encontré que, cómo ingeniero, me resultaba muy difícil aprender el oficio de padre. No fui capaz de encontrar libros escritos para padres que me resultaran de utilidad, y desistí tras leer varios libros que no dejaban de ser una lista de memeces y anécdotas jocosas. El humor está bien y más en una situación así, pero yo necesitaba información práctica. La mayoría de libros que he leído sobre el tema estos últimos años estaban escritos para mujeres o para profesionales. Desde el primer momento eché en falta un verdadero manual de como ser padre para tipos como yo.

Y como soy escritor dije… esto tiene que cambiar, así que este es mi proyecto más secreto. No es ciencia ficción, y mucho menos ciberpunk. He tenido que salir muy lejos de mi género preferido, y dejar los ambientes oscuros y pesimistas de mis obras para poder escribir estas 180 páginas que alternan consejos, guías prácticas y reflexiones personales sobre la paternidad en clave de humor.

Escrito entre 2012 y 2017, está pensado para padres primerizos, ingenieros o no, ya que al fin y al cabo, en cada hombre hay un pequeño McGyver que pretende arreglar el mundo a su manera. Una guía que cubre desde la elección de las mejores ISOFIX, hasta el papel de la suegra en la preparación del nido, el parto, y como cambia la relación con la pareja. Todo temas como la alimentación complementaria del bebé (BLW), la lactancia, el colecho, o como afrontar el llanto del niño, cómo dormirle o lo que puedes esperar en tus primeras vacaciones de padre. Todo ello con consejos prácticos y salteado con algo de humor y unos toques de ciencia ficción, lo siento, no he podido evitarlo.

Puedes encontrarlo en Ebook y formato papel en Amazon. Pincha en el enlace para acceder a él. También puedes visitar mi web comoserbuenpadre.com para más consejos de padre, para padres.

Haz y click y compra
kubrick

Apúntate a mi lista de correo

Mi lista de correo sirve para enviarte por email una recopilación de mis últimos artículos cada tres semanas. Así no se te pasará nada de lo que escriba. Te prometo que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte, esto queda entre tú y yo. Bueno, y cualquier visitante del futuro que conozca nuestro destino.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!