Ciencia FiccionEnsayo y no-ficción

Ciberpunk, explicado para neófitos

2 Septiembre 2016 — 14

main

Ciencia FiccionEnsayo y no-ficción

Ciberpunk, explicado para neófitos

2 Septiembre 2016 — 14

Ciberpunk / Cyberpunk

Ciberpunk es un término derivado del ingles Cyberpunk, un subgénero de la ciencia ficción. En pocas palabras, se puede resumir como un futuro distópico, donde una masiva baja clase social  vive sometida por una élite de grandes multinacionales, y la tecnología está presente en cada casa, en todos los ámbitos. Los temas científicos más tratados son los relativos a la informática, de hecho la mayor parte de novelas con foco en temas informáticos son novelas ciberpunk.

ciberpunk
Ciberpunk, explicado por la revista Time (años 80)

En este subgénero, la mayoría de las historias son de ciencia ficción cercana, no han pasado mas de dos o tres siglos desde la actualidad, y el hombre todavía no ha llegado a las estrellas,   incluso puede que ni siquiera haya colonizado el sistema solar. La mayoría de las tramas implican alguna revolución o cambio social. El ciberpunk se suele desarrollar en grandes urbes densamente pobladas y visualmente sobrecargadas, que mezclan arquitectura del siglo XX con arquitectura futurista.

El escritor Bruce Bethke acuñó el término en 1980 y rápidamente se extendió a un grupo de escritores de los años 80, a los que se conoce como los padres del ciberpunk: William Gibson, Bruce Sterling, Pat Cadigan, John Shirley y Rudy Rucker. Visualmente el referente más conocido es Blade Runner, y en comic, Akira.

Muchos escritores de este género incorporan tramas de novela negra en sus obras, añadiendo neologismos para apoyar la creación de una sociedad muy tecnológica con grandes cambios sociales. Lo cierto es que hay dos cosas muy importantes que diferencian una novela distópica de futuro cercano con una novela ciberpunk: la crudeza de las situaciones y el tinte pesimista de la atmósfera. Esto lo describe bien Bruce Sterling en su propia definición de Ciberpunk:

«Cualquier cosa que se le pueda hacer a una rata se le puede hacer a un humano. Y podemos hacer casi cualquier cosa a las ratas. Es duro pensar en esto, pero es la verdad. Esto no cambiará con cubrirnos los ojos. Esto es ciberpunk.»

ciberpunk-imagen-2
Típica escena urbana nocturna ciberpunk

Otros tres elementos muy característicos de casi todas las obras ciberpunk son las  Metacorporaciones, las Inteligencias Artificiales (IA) y los mundos virtuales.

Las metacorporaciones son grandes multinacionales, cuyo poder supera con mucho al de los gobiernos y que son quienes de facto, organizan el mundo. La mayoría de las veces no funcionan como un sistema capitalista, donde hay una competencia, sino como un oligopolio mundial. Estas monstruosas empresas tienen sus propios ejércitos y controlan la política a través de su poder económico global. Ni siquiera tratan de camuflarse como un poder en la sombra, sino que ejercen un poder visible y brutal sobre la sociedad.

La inteligencia artificial, en ocasiones mezclada con componentes mixtas mecánica y humana (cyborgs), sólo androides (robots) o sólo como entidad inteligente puramente software. Está íntimamente ligado a los hackers, las redes y otros temas relativos al software.

Los mundos virtuales, muy ligados a las inteligencias artificiales, y a la omnipresencia de la red en toda la trama, donde casi siempre se habla de la faceta oculta o ilegal y sus implicaciones en la vida diaria.

Como ocurre siempre, el trabajo literario da pie a que muchos opinen sobre significados más allá de lo escrito, y han surgido diferentes interpretaciones de tipo socio político sobre el tema ciberpunk, asociado a movimientos anarquistas y libertarios. Tanto es así que pretenden desplazar a los nuevos escritores que quieren suscribir sus obras en este género, tachando sus obras de post-ciberpunk, como si el ciberpunk, creado por escritores de ciencia ficción, ya no les correspondiera. Esto se debe a que la otra parte de la palabra: punk, se refiere a la actitud del protagonista de las historias ciberpunk. Antihéroes, criminales, parias, marginados, visionarios, y personas que no encajan en ese mundo distópico por múltiples  razones. Se suele asociar estos personajes a auténticos revolucionarios en la sombra, con capacidad de generar cambios sociales y con una personalidad subversiva, aunque esto último no se cumple ni mucho menos en todas las obras de este género.

ciberpunk
Como curiosidad, esta era una de las imágenes que había escogido para mi novela “11,4 sueños luz”

Derivados del ciberpunk existen una nueva serie de géneros que no debemos confundir con el verdadero género:

Biopunk, orientado a tecnologías biológicas como la manipulación genética, los ejemplos más citados dentro de este subgénero podrían ser “Gattaca” y “Dark Angel”.

Post-cyberpunk, que suele incorporar elementos de transhumanismo (evolución de la raza humana), viaje a las estrellas, y tecnologías que en los 80 no existían y que no imaginaron y que hoy son onmipresentes o imaginamos que lo serán.

Por último, mencionar otro subgénero relacionado, pero solo por el nombre, por que no tiene nada que ver, se trata de Steampunk, asociado casi exclusivamente al mundo de los videojuegos. Se basa en crear un mundo de ciencia ficción cercana, basada en una evolución tecnológica de la era victoriana. Incorporando a dicho universo visual, avances técnicos de finales de siglo XXI. Si queréis enfadar a un fanático del género, sugeridle que es la misma cosa que el Steampunk.

Actualización: Febrero de 2017.

Si quieres seguir leyendo sobre Ciberpunk, puedes mirar estos artículos:

También he escrito un par de colaboraciones específicas de Ciberpunk para otros blogs:

Y algunos enlaces externos imprescindibles:

Y por último ¿que hay más ciberpunk en todo el planeta que la Hidden wiki ;)

14 comments

  • Pingback: Virus ciberpunk: ¿Un troyano en tu implante neural? - Nicholas Avedon

  • Novedades Le Secret Du Marais

    15 Septiembre 2016 at 7:36 am

    Buenisimo post. Gracias por publicarlo…Espero màs…

    Saludos

    Reply

    • [email protected]

      17 Septiembre 2016 at 7:00 pm

      ¡Gracias!, suscríbete a mi newsletter y te llegarán al correo ;)

      Reply

  • jondoe

    17 Septiembre 2016 at 6:37 pm

    te dejaste en el tintero la vertiente mas cachonda y divertida del cyberpunk: Shadowrun.
    pero para convertirte en un autentico chummer tienes que dejar la comodidad de los libros y convertirte en un cowboy de los dados y el lapiz xD

    Reply

    • [email protected]

      17 Septiembre 2016 at 6:59 pm

      Yo jugaba al Cyberpunk 2020, me molaba más que el shadowrun ;)

      Gracias por pasarte y comentar!

      Reply

  • Hugo

    21 Septiembre 2016 at 8:58 pm

    Muy interesante. Me suscribo.

    Reply

    • [email protected]

      21 Septiembre 2016 at 8:59 pm

      ¡Gracias por el comentario! :)

      Reply

  • Javier Valladolid Antoranz

    24 Septiembre 2016 at 12:13 pm

    Gracias por el post. La verdad es que muchas veces cuesta identificarlo como tal. Ahora me venía a la mente “I giorni della maschera”, primer volumen de la saga “LE GRANDI STORIE DI NATHAN NEVER”, que compré hace unos años cuando viví en Italia y que tiene elementos claramente ciberpunk, con un personaje que no es exactamente el policía más respetuoso con las normas, un entorno pesimista que nos evoca “Blade Runner”, la realidad virtual con una escena de artes marciales en tatami que parece sacada de “Matrix”, a veces con alucinaciones, la robótica vista como algo oscuro en aquel robot terrible del que se habla, de virus informáticos que afectan al cerebro, de ciertos personajes que viven al margen de la sociedad y son víctimas del asesino, pero también aparece el tema de una estación espacial donde el protagonista se cura de sus heridas; con lo que queda casi en el límite del post-ciberpunk, El steampunk tiene el rasgo punk de ser una variante de la filosofía de esa cultura, pero ni el ciberpunk ni el steampunk actualmente tienen necesariamente esa corriente cultural.

    Reply

    • [email protected]

      24 Septiembre 2016 at 3:13 pm

      ¡¡¡Otras!!!, me has recordado a Nathan Never, lo tenia totalmente olvidado, ya que cuando lo tení debia tener unos 15 años, y me lo encontré tirado en la basura (no toda la colección si no un montón de números, junto con la espada salvaje de Conan y otros). Madre mia que tiempos. En esa época, en el Comic, los géneros no estaban tan diferenciados. Recuerdo grandísimas historias de Ciencia Ficción en comic, en revistas mensuales, historias cortas pero llenas de imaginación. Que tiempos, debería escribir un artículo un dia sobre esto. Yo en cuanto empecé a leer novela pura y dura dejé los comics totalmente de lado, pero… menudas historias habia :)

      Gracias mil por el apunte, otro trocito de mi memoria recuperado ;)

      Reply

  • Pingback: Zona libre, de John Shirley: La esencia pura del ciberpunk de los 80

  • Pingback: Ciberpunk, Nietzsche y el nuevo hombre - Nicholas Avedon

  • Pingback: Los subgéneros de la ciencia ficción – Mundos de Leyendas

  • Pingback: La importancia de una buena primera página por Nicholas Avedon - Simplemente MJSimplemente MJ

  • Pingback: 10 consejos para escribir tu primera novela de Ciencia Ficción por Nicholas Avedon - Simplemente MJSimplemente MJ

Deja un comentario, me encantará contestarte

Tu email no será publicado

 

Apúntate a mi lista de correo

Te enviaré novedades y una recopilación de artículos semanal. No seré pesado y juro por mi madre que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!

¿Todavía no la has leído?

11,4 sueños luz es una novela de ciencia ficción cyberpunk: implantes, mundos virtuales, inteligencia artificial, metacorporaciones, mentiras, drogas y un París oscuro y decadente. De fondo, un macabro thriller en mitad de la mayor empresa humana jamás llevada a cabo: la colonización de un nuevo mundo en otro sistema solar a 11,4 años luz. 

Disponible en papel y eBook (Varios formatos) en las tiendas online de Kobo, Amazon, Nook, Lektu y la iBookStore de Apple.

You have Successfully Subscribed!

Shares