Ensayo y no-ficciónOpiniones personales

El alma de las cosas

7 noviembre 2016 — 10

main

Ensayo y no-ficciónOpiniones personales

El alma de las cosas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…


7 noviembre 2016 — 10

He pasado una semana en Tokio por motivos laborales, y aunque ya había estado aquí otra vez, en esta ocasión el viaje me ha dado una perspectiva diferente sobre un tema que es recurrente en la ciencia ficción y en el manga japonés: el alma de las cosas.

miraikan
Estuve en el Miraikan, el museo de la tecnología de Tokio, donde pude ver a Asimo, a un Ginoide que mueve la cara y a otro ginoide que habla e interactúa llamado Otonaroid:

Otonaroid miraikan ginoide

Sin embargo el androide más fascinante me pareció este prototipo que emula las emociones humanas y está programado para el contacto físico y dar abracitos. Valle inquietante total, ¿verdad?



Grabé este video en persona, aunque la música no es mia ;)

Leí por ahí que los japoneses, debido a su tradición y la cultura que inspira el sintoísmo, son mas proclives a pesar que todas las cosas tienen un algo, belleza, alma o como quieras llamarlo, dudo que tenga traducción directa en nuestro idioma. Lo cierto es que Tokio es un ejemplo de armonía respecto a las cosas, a los objetos tales como transformadores, coches, robots o un simple semáforo. Lo mismo, en mayor escala, se aplica a la arquitectura de algunos edificios, a la disposición de las calles, los parques, etc. Es más fácil verlo en el mundo cotidiano que en las cosas hermosas, pues a veces, lo bello no te deja ver, que además de belleza hay algo más: es en lo ordinario, vulgar y rutinario donde reside eso tan especial que tiene la cultura japonesa. Eso y su propensión a los artilugios mecánicos de precisión. Tanto que hasta dejan patrullando a robots gigantes (Mech) en los centros comerciales, esto es una foto real, estuve ahí y lo ví.

tokio mech robot
Si hay alguien que pueda dotar de alma a los robots, son sin duda ellos, por que ellos mucho más que nosotros, parecen estar igual de preocupados en la evolución de los objetos después de la propia creación que no solo en su diseño, mientras que los occidentales parecemos estar obsesionados exclusivamente en su utilidad, sin tener en cuenta su mera existencia individual y por supuesto incapaces de plantearlos que puedan poseer algo remotamente parecido a la dignidad.

 

Hace tiempo pensaba que la inteligencia artificial, y el temido momento del despertar, esa temida singularidad tecnológica, sobrevendrá cuando la acumulación de experiencias le permita hacerse la pregunta ¿de dónde vengo?, ¿quién soy?, ¿por qué estoy aquí?. Pero aunque son preguntas importantes, falta la más importante: ¿por qué seguir viviendo?, sin el deseo de un orden, de un equilibrio interior, de y de un motor ¿cómo podemos crecer? ¿como puede una inteligencia hacerse adulta?, todos necesitamos una razón para vivir y sobre todo, para evolucionar.  Si no encuentra esa razón, si esa razón va impuesta desde fuera -desde su creador humano- nunca podrá ser una inteligencia real, viva.

Cada día se pueden leer nuevas noticias sobre inteligencia artificial: hoy he leído que el motor de Inteligencia Artificial de Google, el mismo que venció el campeón mundial del juego oriental Go, ahora quieren adaptarlo para poder jugar al video juego Starcraft II y así demostrar que es versátil como para competir en el juego que más dinero y talento mueve en el planeta, como si eso fuera verdadera inteligencia. Nos muestran al robot de Darpa “SPOT” que camina, escarpa montañas, e incluso se levanta cuando le patean. Todo eso es parte del futuro, pero no inteligencia artificial. Un niño de tres años es muchísimo mas inteligente que cualquiera de esos dos sistemas: no ganará al Go, pero podrá jugar a infinitos juegos, incluso aprendiendo por sí mismo, además si no es capaz de levantarse solo, llorará al ver a un adulto para que le ayude a levantarse. La diferencia todavía entre la inteligencia humana y la inteligencia digital está a varios niveles de magnitud.

the-renaissance-of-colors

Para el que no sabe mucho de informática, la imagen de un androide, muy similar a un humano, capaz de sonreír y mantener una conversación puede ser fascinante, sin embargo no se da cuenta de que los brotes de verdadera inteligencia son invisibles. Cada día se mejoran sistemas de análisis complejos, como por ejemplo, Google Translator. Sólo son herramientas, pero nos acercan cada día más a la verdadera inteligencia artificial, que será capaz de adaptarse y aprender de cualquier fuente, adquiriendo nuevas habilidades, no planteadas originalmente en su diseño. Algunos tremendistas especulan incluso con que ya se ha producido la singularidad, y que con su recién estrenada inteligencia, han decidido que mostrarse públicamente no sería buena idea para su propia seguridad. Razón no les falta, pero el cálculo de semejante inteligencia necesitaría una potencia de cálculo que difícilmente se podría ocultar, fácilmente podría ser del orden de un par de miles de veces la disponible en todo el planeta actualmente.

Ahora mismo los personajes de los videojuegos o las aventuras gráficas son bastante idiotas. Cuando estuve en Tokio la tentación me pudo y fuí a visitar la primera instalación mundial de Realidad Virtual con libre movimiento y cero latencia, en el Joypolis de SEGA. Consiste básicamente en vivir de forma rudimentaria lo que narro en 11,4 sueños luz: inmersión completa en un mundo virtual, interactuando con otros jugadores humanos además de individuos generados por ordenador o personajes no jugadores (PNJ) usando la terminología de rol de toda la vida. Estos PNJ’s ahora son idiotas, pero dentro de un mundo virtual mucho mas complejo y con interacción continua durante años, podrían llegar a algo más evolucionado, y ser indistinguibles de un personaje humano ¿fascinante verdad?. En este caso era un simple juego de matar zombies, pero las posibilidades acaban de empezar. Sí, me lo pasé pipa, aunque me ganó a los puntos un enano de 12 años de Singapur y yo creo que entendía perfectamente mis palabrotas en español.

zero-latency-free-roam-vr

¿Por qué me he ido a Japón a ver androides?, ¿por qué me interesa tantísimo la inteligencia artificial?, ¿qué fijación tengo con la realidad virtual?, ¿por qué siempre hablo de estos temas? Fácil, si has leído 11,4 sueños luz, ya sabrás por qué, y por qué no acaba ahí, si no que en “Lágrimas negras” la continuación de 11,4 sueños luz, el tema será central.

Cíberpunk, inteligencia artificial, realidad virtual y redes de ordenadores a escala planetaria ¿no suena fascinante? ;)

10 comments

  • Jeny

    7 noviembre 2016 at 12:41 pm

    Hacia muchísimo no leía una entrada tan interesante y que envidia me das que hayas podido ir a Tokio e informarte más sobre la inteligencia artificial. Aunque si soy sincera todo esto a veces da un poco de miedo, quizás porque recuerdo lo que pasa en Sword Art Online y es que segundas intenciones hay en todas partes pero no se puede negar que todos estos avances son fascinantes.
    Por otro lado me has picado aún más por leer tus libros. ¿Saldrá pronto tu segundo libro?

    PD: quizás el niño entendía tus palabrotas, solo por tus expresiones supongo que eso es universal jajaja.
    Ayer en una serie descubrí que visita en español se dice exactamente igual en china/vietnam o por ahí (no estoy muy segura porque se supone que había gente de varios países y no quedaba claro de dónde era el personaje).

    Saludos

    Reply

    • nicholas.avedon@gmail.com

      7 noviembre 2016 at 3:34 pm

      Gracias Jeny por comentar ;) es un placer escribir cosas cuando otros las aprecian. El viaje fue muy intenso y agotador, no solo por el jetlag sino por la tensión de las reuniones en otro idioma y el ser consciente de que todo es diferente ahí, incluido el lenguaje no verbal, y especialmente este. La inteligencia artificial es fascinante por que al intentar abordarla uno se hace preguntas sobre el ser humano, y es que antes de recrear un humano artificial, hay que entender al natural, y eso es para mi lo que lo hace fascinante, que se hacen preguntas desde ángulos que quizas no son ta habituales.

      Reply

    • nicholas.avedon@gmail.com

      7 noviembre 2016 at 10:34 pm

      Releyendo tu comentario me he dado cuenta que no respondía a la pregunta: “Saldra pronto tu segundo libro?”, la respuesta es… en 2017! ;) pero no creo que pueda ser mas preciso. No me gustaría sacarlo hasta que no sienta que merece la pena ser leído. Pero mientras, para abrir boca, una de relatos cortos ! :)

      Reply

  • Estrella (Saya Chan)

    7 noviembre 2016 at 8:54 pm

    Me encantan estos temas y me asustan a la vez. Seguro que todo fue una gozada a pesar del cansancio y todo eso. 11,4 ya me esta gustando mucho y sobre todo como trata el mundo, y esta tecnología. Me recuerda todo a Sword Art Online, al WOW y demás…
    Por otro lado hay algunas películas que tratan este tema y he de decir que he acabado con un montón de preguntas en mi cabeza y los pelos de punta.
    No estamos muy desencaminados de lo que predecían Los Simpsons en cuanto realidad virtual o Regreso al Futuro en cuanto a tecnología o incluso Blade Runner en cuanto al miedo y la decadencia. Y en Ex Machina me exploto el cerebro al terminarla y ver tantas cosas que podrian pasar o no…
    Un tema inquietante sin duda, buen articulo, saludos.

    Reply

    • nicholas.avedon@gmail.com

      7 noviembre 2016 at 10:25 pm

      Gracias por comentar Estrella ! :)

      Una de las cosas que más me gustan del ciberpunk, a pesar de ser una corriente ya en desuso es que no se centra en lo estético como otras corrientes mas modernas como el Steampunk, sino que persiste en la búsqueda de un mundo cercano donde la tecnología se usa para esclavizar al hombre, o liberarlo, según se mire, por que el futuro que nos espera es bastante oscuro lo mires como lo mires. Para mi es como la fascinación por el fuego. Te quedas mirando hasta que te quemas, pero nunca dejas de perder esa fascinación. Exmachina es muy buena visualmente, pero es para darles con dos barras de hierro al gilipollas podrido de dinero y al niñato super-listo. Habría que matar al guionista. Este tipo de películas parece que se empeñan en demostrar la inteligencia de las máquinas en contraposición con la estupidez de los protagonistas humanos :-( va a sonar a cosa de pirado, pero una de las últimas películas que mejora trata el tema de la inteligencia artificial es de Antonio Banderas: Automátca, que dios me perdone, ya lo he dicho xD. http://www.imdb.com/title/tt1971325/

      Reply

  • Luis Fausto

    16 noviembre 2016 at 12:06 pm

    Interesante. ¡Que envidia tu viaje! Yo hubiera ido a Nara. De acuerdo con tu visión del Japón y su peculiar forma de sentir.
    Muy interesante el tema del ¿alma, faz, aura, belleza? de las cosas. He ahí un tema que iría bien a tu estilo.
    Gracias por mandármelo por correo. Puedo leerlo en el tablert. Un abrazo para los cuatro de los dos.

    Reply

    • nicholas.avedon@gmail.com

      17 noviembre 2016 at 9:42 am

      Gracias Luis. No pude elegir, me hubiera gustado ver el Japon rural y ciudades mas pequeñas.

      Reply

      • Jimmy Olano

        15 septiembre 2017 at 11:53 pm

        Precisamente eso estaba pensando al leer vuestro artículo, el Japón rural, y aquí voy, estéis listos o no:

        Riesgo de caer en “off topic” o fuera de tema: a todo aquel o aquella que esté leyendo esto aún está a tiempo de saltar al comentario siguiente, quedan advertidos y advertidas.

        Los gringos SIEMPRE se han devanado los sesos sobre el porqué los japoneses se empeñan en sembrar su propio arroz y hasta se burlan de una supuesta “soberanía alimentaria” y “orgullo, prepotencia y autosuficiencia nipona” ¿por qué? Pues como ya tal vez sospechareis es una isla superpoblada desde hace miles de años y sus tierras está agotadas: se necesitan fertilizantes en cantidades y el costo de un kilo de arroz es hasta cinco veces el de los precios internacionales… SIN EMBARGO ELLOS SIGUEN SEMBRANDO Y COSECHANDO SU PROPIO ARROZ.

        No, no es que los gringos sean estúpidos, no, ellos están cegados por el dinero (lo que ellos llaman “libre mercado” es simplemente que ellos lo vendan todo a precio alto y comprar materias primas a precio bajo) Y EN CONSECUENCIA TODO EL MUNDO **DEBERÍA** funcionar como ellos piensan (aquí debo acotar que tengo familiares estadounidenses, así que no me califiquen de xenófobo: una cosa es el pueblo de los eeuu y otra muy diferentes las corporaciones que lo controlan por medio del gobierno federal).

        La explicación bien la trae nuestro estimado Nicholas: en el sintoísmo las cosas tienen su alma y para los japoneses el arroz prácticamente es sagrado (un samurai era digno de comer arroz pero jamás otros cereales).

        Vamos que para resumir: así es su religión y así es su manera de ver las cosas e interpretar el mundo, ahora bien, **antes no había leido un reportaje que bien expresara todo esto como aquí.** Y de nuevo tiene razón el señor Nicholas y sus sospechas: la inteligencia artificial nacerá en algún momento en Japón, ahora estoy plenamente convencido ¿Quién ganó la Segunda Guerra Mundial? A riesgo de sonar cruel e inhumano: los gringos no tenían suficientes bombas atómicas en ese momento, pero de haberlas tenido las hubieran arrojado todas (bueno, de hecho, lo hicieron: una de prueba y dos en Hiroshima y Nagasaki).

        POSTDATA UNO: la música de vuestro vídeo (Youtube: dUOKleO9CXA ) es la inefable Amy Lee con Evanescence – «Bring me to life» título muy adecuado a los robots
        ( Youtube: 3YxaaGgTQYM )

        POSTDATA DOS: No os perdáis el museo en Japón, algún día podremos ir hasta allá, la esperanza es lo último que se pierde:
        ( Youtube: sfQYCHrLEBM )

        POSTADATA TRES: acá en Venezuela muy poquito petróleo le hemos podido vender a Japón, los EE.UU. no nos lo han permitido, en incluso ya en estos días debido al bloqueo a nuestro país comenzamos a dejar de vender en dólares estadounidenses para ingresar euros, yuanes, rupias (India) y rublos PERO EN YENES NADA ¡estamos muy lejos de Japón, definitivamente!

        POSDATA CUATRO: ya os hicimos la advertencia de “off topic” al principio de este comentario ¿os quejáis acaso? JA JA JA es broma ¡FELIZ DÍA!

        Reply

  • Ingo

    24 junio 2017 at 9:37 pm

    Tomo nota de autómata jajajaj :-) referente a Japón envidia no envidia cochina tío! Eso si creó que quizás Bangkok es mas ciberpunk por la suciedad y los contrastes sociales y ahí si he estado ;p jajaj en serio Japón no deja de ser la cuna del ciberpunk por algo sera que siempre se han basado en Tokyo para esas ciudades futuristas llenas de neones.
    El alma de las cosas una exposición sublime, sabes que además es un tema recurrente del folklore japones y en especial de las historias de terror, las almas de los objetos maltratados o desechados injustamente vuelven para atormentar a sus dueños.

    Reply

  • Avedon

    24 junio 2017 at 9:41 pm

    Bangkok lo tengo pendiente, aunque tampoco tengo prisa, no me gusta demasiado viajar. Y sí, ahi le has dado, los japos y sus muñecos con vida atormentados ;) gracias por comentar!

    Reply

Deja un comentario, me encantará contestarte

Tu email no será publicado

 

Apúntate a mi lista de correo

Apúntate a mi lista de correo

Te enviaré novedades y una recopilación de artículos cada tres semanas. Te prometo que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!

¿Todavía no la has leído?

¿Todavía no la has leído?

11,4 sueños luz es una novela de ciencia ficción cyberpunk: implantes, mundos virtuales, inteligencia artificial, metacorporaciones, mentiras, drogas y un París oscuro y decadente. De fondo, un macabro thriller en mitad de la mayor empresa humana jamás llevada a cabo: la colonización de un nuevo mundo en otro sistema solar a 11,4 años luz. 

Disponible en papel y eBook (Varios formatos) en las tiendas online de Kobo, Amazon, Nook, Lektu y la iBookStore de Apple.

You have Successfully Subscribed!

Shares