Ficción personal

No me gusta la realidad

5 mayo 2019 — 4

main

Ficción personal

No me gusta la realidad

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando…


5 mayo 2019 — 4

No es ningún secreto, y casi con toda certeza podría asegurar que a ti te pasa lo mismo. No me gusta la realidad. Todos huimos de ella y nos refugiamos en nuestras propias fantasías; a veces en las de otros, para eso se inventó la literatura o el cine. Evasión lo llaman. La realidad acaba siendo eso que compartimos sin demasiado entusiasmo, nuestro lenguaje común entre los mundos interiores de cada uno. La mayoría de gente que conozco transita como puede entre sus propios mundos y la realidad, supongo que los locos son aquellos que no saben diferenciar su propio mundo de aquellos a lo que hemos convenido en denominar realidad. Me pregunto qué ocurre con aquellos que no tienen mundo interior en el que refugiarse, debe ser terrible vivir a la intemperie en el mundo real. No podría soportarlo.

En twitter, foco de sabiduría del siglo XXI, escuché que un viejo dicho japonés decía algo así como que todos tenemos tres caras, la primera, es la que conoce todo el mundo, la segunda, la que conoce nuestro círculo mas cercano, y la tercera la que sólo nosotros conocemos. Pues bien, yo creo que existe una cuarta: la que ni siquiera nosotros conocemos. Me guardo mi opinión sobre la quinta cara para otro artículo.

Si alguien nos pudiera visitar, dentro de nuestro mundo interior, vería esa cuarta cara. Vería un rostro que no envejece, porque en nuestro mundo interior, no existe el tiempo. No existen consecuencias, la eternidad significa que todo puede existir eternamente, al contrario que la realidad, donde todo muere. La verdad que yo no invitaría nadie a mi mundo, sería incómodo. No creo que tenga nada de especial, todos guardamos cosas dentro que no se pueden enseñar, pero si alguien lo viera, sería como dejar testigos vivos de un crimen horrendo mezclado con una belleza prohibida.

Llegados a este punto me gustaría hablaros de una de mis novelas favoritas de ciencia ficción y para mí, la mejor de su autor, Robert Silverberg. Hablo de «Muero por dentro«, la historia del único telépata de la Tierra y un ejemplo inmejorable para hablaros de porqué no me gusta la realidad.

muero por dentro - Robert Silverberg

Narrada en primera persona y en presente perfecto. Es un estilo muy difícil de dominar, pero el único posible para contar una novela así. Esta novela habla de alguien capaz de ver en el mundo interior de las personas, con la desgracia de que no puede evitarlo al no poder controlar el alcance de su poder.

De chaval era adicto a las historias de superhéroes, en especial de aquellos que no querían sus poderes, ya que los hacían diferentes del resto y ellos sólo querían ser como lo demás. Pertenecer a algo, ser normales. Pasa algo parecido con el protagonista de este libro, que pese a tener acceso a los mundos interiores de toda la humanidad, se siente terriblemente solo pues todo el que conoce su poder inmediatamente lo evita. Más que un superpoder se trata de una maldición.

Cuando leemos un buen libro estamos asomándonos por una ventana a un mundo diferente al nuestro, y por supuesto, muy diferente a la realidad. El lenguaje es el vehículo, pero solo eso, lo importante es el viaje. Hay autores que nos permiten que durante un rato ni siquiera seamos conscientes de que estamos asomados a una ventana. Un buen escritor es capaz de crear mundos interiores a voluntad y hacer que este conecte con los lectores, y para crear algo así, tiene que haber ángeles y demonios en su interior. Creo que ya os he hablado de algunos de los míos en mi proceso de expurgación de pecados. Me ahorro un dineral en psicólogos gracias a esto. Además que es complicado saber ya cuales son los demonios de Avedon y cuales los míos propios. Es divertido cuando mis personajes también van al psicólogo dentro de la historia y reconocer a mis psicólogos como inspiración de mis propios personajes.

El caso es que ocasionalmente, a veces, pocas, se juntan mis demonios y ángeles en el mundo real. Se saludan entre ellos, sin ser conscientes de quienes son en realidad, porque en esa realidad que tanto odiamos todos, son de carne y hueso. Son seres de diferentes mitologías, de diferentes mundos, pero en el aquí y ahora maloliente, sometido al imperio del reloj, no se conocen. Son Clark Kent y Peter Parker dándose la mano en una reunión de trabajo. A mi me retuercen un poco las tripas, y tengo fogonazos de todo lo que podría ocurrir. Es un choque de universos, del que pueden surgir mil historias. En el presente mundano sonrío y pongo cara de pánfilo, pero si alguien supiera todo lo que pasa por mi mente en ese momento, pasaría un rato entretenido.

A todos nos ha pasado alguna vez pensar que si la mujer que tenemos al lado pudiera leernos la mente en ese momento saldría disparada, sin embargo nos sonríe y nos da los buenos días. Pero si toma un segundo en mirarnos en silencio y mantiene la sonrisa, quizás, sólo quizás, nos ha leído la mente. Sabe quiénes somos al otro lado y nosotros no sabemos nada de ella. Quizás estemos jugando en su realidad, con sus reglas. Pero no. Ella está atrapada ahora en mis renglones, aplastada bajo mis adjetivos y amordazada con mis artículos. Y es que al final, nadie sabe nada de la realidad. La única realidad que existe la construimos nosotros debajo de nuestros sueños, en nuestra cabeza. Aquí fuera solo somos cáscaras dentro de otras cáscaras.

Piénsalo la próxima vez que te subas en ascensor con un desconocido.

4 comments

  • Jimmy Olano

    5 mayo 2019 at 10:09 pm

    Esto ya no es literatura, es filosofía, de plano. LA REALIDAD es lo que une los mundos interiores de cada quien, nos diferenciamos de los animales porque somos portadores de símbolos que se convierten en lenguaje complejo para transmitir esos mundos interiores (o al menos un atisbo de ellos). La tarea de un buen escritor es saber combinar, dentro de sus infinitas posibilidades, los símbolos correctos para poder crear empatía por mundos interiores ajenos.

    Los orates, pues sí, se olvidan de la realidad y se aíslan al punto de ni siquiera comer, pero son felices. Lo que plantea esta novela va más allá de las pelis de Hollywood: no leer el pensamiento sino los mundos interiores (me recuerda a la película «Interstellar» cuando el padre está atrapado dejándole mensajes a la hija en una ¿dimensión? extra a esta realidad).

    Acá estamos en espera de la explicación de la «quinta cara».

    Reply

    • Avedon

      7 mayo 2019 at 12:08 am

      Lo de la quinta cara es un tema que excede lo filosófico y entra en el campo de lo místico, no digo más ;)

      Reply

  • Meliora

    27 mayo 2019 at 5:49 pm

    Me ha encantado lo que has escrito, estaré atento a lo que publiques sobre la quinta cara, sólo había oído hablar de las tres de los japoneses, (muy sabios a todo esto).
    ¿Será que aquellos cinéfilos, melómanos, lectores voraces, son más intolerantes a la realidad?
    Me declaro culpable de estar en la constante búsqueda de algo que distraiga mi rutina y de descuidar ésta última a veces, por ese mismo motivo.
    Excelente «post», un agrado leerte.
    Saludos c:

    Reply

    • Avedon

      28 mayo 2019 at 3:13 pm

      Gracias Meliora (precioso nombre, permíteme que te lo diga) por pasarte y comentar.

      Sobre la quinta cara, me lo reservo para un día que me ponga especialmente místico, que no suelo.

      Me encanta esa frase, «intolerancia a la realidad»; dios mio, me da para el título de una novela entera. Gracias.
      Efectivamente, nos describe con terrible precisión y economía de palabras. Si no fuera por la literatura o el arte, la vida sería un castigo.

      La belleza nos hace libres.

      Reply

Deja un comentario, me encantará contestarte

Tu email no será publicado

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

kubrick

Apúntate a mi lista de correo

Mi lista de correo sirve para enviarte por email una recopilación de mis últimos artículos cada tres semanas. Así no se te pasará nada de lo que escriba. Te prometo que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte, esto queda entre tú y yo. Bueno, y cualquier visitante del futuro que conozca nuestro destino.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!

Por fin está aquí.

Por fin está aquí.

Seis historias de amor en tres universos distintos. Huyendo de géneros y etiquetas. Escapando de lo convencional y enfrentados a un futuro incierto esta novela habla del verdadero coste de ser humano y de las elecciones que a veces tomanos para no dejar de serlo.

Continuación de mi primera novela, "11,4 sueños luz" pero que puede ser leída de forma independiente.


480 páginas. Disponible en papel y eBook

You have Successfully Subscribed!