Ciencia Ficcion

El jardín de Brin

29 julio 2017 — 0

main

Ciencia Ficcion

El jardín de Brin

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…


29 julio 2017 — 0

¿Mundos virtuales multijugador?

¿Que es lo que hace necesario un mundo virtual a principios del siglo XXIII? ¿cuál es el secreto de El jardín de Brin y por qué es el mundo virtual más popular de la historia?

Al igual que el trank es la droga perfecta, el jardín de Brin, es el mundo ideal por excelencia. Un mundo ideal no es aquel que está exento de peligros o de brutalidades por parte de otros jugadores,  no, un mundo ideal es aquel donde puedes alcanzar tus sueños, o al menos, intentarlo.

A todos aquellos que nacimos en el baby boom o después, se nos ha olvidado lo que es la guerra o la pobreza extrema. Ni mi generación ni las posteriores ha vivido ese drama de cerca. De la misma manera, desde que nacimos se nos ha dicho que nuestros sueños están al alcance de la mano, y que es posible lograrlos si peleamos por ellos: una familia, el conocimiento, un buen trabajo, vacaciones en islas paradisíacas o un premio Nobel.

Cada uno rotula sus ilusiones con lo que le da la gana, pero la mayoría de nosotros nos olvidamos de otras épocas de la humanidad donde era imposible escalar socialmente, como la edad media.

En el futuro distópico que vislumbro en “11,4 sueños luz” y “Lágrimas negras en Brin” la humanidad vuelve a estar encajada socialmente. Existen tres grandes clases sociales inamovibles: los mugrosos, habitantes del piso 0 -sin trabajo ni futuro-, los ciudadanos con trabajo y cierta comodidad económica y la élite que domina las meta-corporaciones -también conocidas como megacorporaciones- que gobiernan de facto el mundo, por encima de las antiguas naciones soberanas.

En mi universo distópico, el mundo cambio de forma irreversible tras varias crisis y conflictos globales que se sucedieron en el siglo XXI y XXII, de manera que ya no existen naciones fuertes. Aun así, existen diferencias entre ser un mugroso en la Unión de Estados Europeos del Norte y ser un ciudadano de Kenia. El primero tiene casa, comida y ocio asegurada, mientras que el segundo, sólo tiene asegurada una existencia agónica o una muerte rápida si tiene mala suerte.

Los mundos virtuales, como el jardín de Brin, suponen un escape para la población. Desde que se inventara el neurolink, la realidad virtual tuvo un auge espectacular, ya que a través del interfaz que permitía a un ordenador manipular las sensaciones que percibía el cerebro de un ser humano, era posible que el usuario fuera capaz de usar cualquiera de sus cinco sentidos dentro de las simulaciones recreadas por ordenador. Así, una persona podía experimentar cualquier situación, agradable o desagradable. Al principio muchas aplicaciones eran meramente lúdicas -sexuales en su mayoría- que satisfacían al usuario durante un tiempo, tras el cual se aburría sin remedio. El logro de Brin consiste en tener el mayor porcentaje de usuarios online de larga duración. Con una población de más de cien millones de jugadores humanos y un total de casi quinientos millones de jugadores, incluyendo personajes y animales controlados por el sistema, el jardín de Brin es el sistema de juego global más complejo del planeta.

libertad absoluta.

Este es el secreto de Brin: la inexistencia de límites.

En el jardín de Brin puedes encontrar traficantes, violadores, asesinos, torturadores de niños, pederastas y vendedores de drogas ilegales en el mundo real. Se puede contactar con una asesino en Brin que lleve a cabo un crimen en el mundo real, se puede ganar dinero de forma legal e ilegal -no hay gran diferencia- en Brin y convertir a divisas reales en el mundo real y lo más importante, se pueden tener trabajos a tiempo complejo dentro de Brin, para poder llevar una vida saneada fuera de Brin.

El secreto de que haya más de cien millones de personas queriéndose conectar a Brin es que es más fácil vivir en el jardín de Brin que fuera. Ocho horas limpiando camas y poniendo cervezas podrían parecer igual de aburridas que ocho horas limpiando camas y poniendo bebidas en un local de cualquier ciudad de la Tierra. La diferencia es que en Brin tu vida no está predefinida de antemano y puedes aspirar a experimentar cosas nuevas, mientras que en la Tierra, sabes de antemano como va a transcurrir el resto de tu vida.

La magia

Ademas, en el jardín de Brin existe la magia. Todo Brin es mágico. Hasta el más tonto puede aprender algo de magia que haga su vida más entretenida y creativa. En Brin, existe el dolor y la muerte. Puedes  morir, pero por una módica cantidad de dinero, te puedes reencarnar de nuevo, volver a donde tu personaje fue asesinado o empezar en otro lugar. En ciertos países o regiones de Brin existen cuerpos de defensa civil, jueces y normas. Hay ejércitos, leyes y mercados. Existen organizaciones humanas de todo tipo. También hay bandas de salteadores, extorsionadores, traficantes de esclavos y muchos, muchos aventureros. Y lo mejor de todo, si te aburres de ser un joven banquero, te puedes transformar en una salteadora de caminos rubia de cuatro brazos. La magia es quizás lo único que permanece, como conocimiento adquirido a lo largo del tiempo, de forma que una de las formas de medir la experiencia es el conocimiento de la magia. En Brin existe un número prácticamente ilimitado de conjuros diferentes, y varias escuelas de magia.

Naturaleza sin límite

En un mundo donde cada piedra tiene un dueño, y este será una metacorporación, la naturaleza es algo privado. Ni siquiera las estrellas son accesibles para un ciudadano del piso cero. Tendría que pagar por subir a una torre que le permita ver el cielo limpio, sin polución o la telaraña de conexiones aéreas que existe en cualquier megápolis moderna. Todavía existen reservas naturales en la tierra, y animales salvajes, pero solo están al alcance de la élite mundial. Pisar en soledad una playa o una pradera verde, disfrutando del silencio, el viento y las olas del mar es una utopía en el mundo real… pero no en el jardín de Brin, donde hay terreno de sobra para poder vivir frente al mar y despertarse cada mañana con la agradable sensación del agua salada sobre tu piel. Lo mismo ocurre con los animales: domésticos, dóciles, salvajes y incluso mágicos o extintos. Brin es siempre una caja de sorpresas.

Control de masas

En Brin se puede ser quien uno desee, sin restricciones. Esto incluye raza, sexo y apariencia al gusto. Cambiar el avatar de juego es una de las cosas más económicas del juego, de forma que el aspecto físico no determine en absoluto el límite de las posibilidades de Brin. Esto abre muchas puertas a usar Brin de formas sociales, para establecer relaciones, nuevos grupos de amigos o abrirse a nuevas experiencias personales. Hablo de ello en un artículo específico titulado “Los hijos de Brin“.

Brin, propiedad de la metacorporación mas poderosa de la Tierra, MoHo, subvenciona a través de los gobiernos locales los equipos básicos de conexión, y las cuotas mensuales de conexión a las personas sin recursos -a los que viven en el piso cero-, de forma que millones de personas que no tienen trabajo, pasan sus horas divirtiéndose en Brin. Esto ahorra a los gobiernos miles de millones en delitos, seguridad social, transportes, subsidios de desempleo y revueltas sociales.

Residencias de juego

Zaarak y Symiodari, en América y Europa respectivamente, tienen miles de residencias de juego. Lugares donde jugadores de larga duración pasan prácticamente sus vidas online. Comen y duermen lo mínimo para seguir jugando, y renuncian a todas sus posesiones y pensiones para ser cuidados por las corporaciones hasta su muerte, conectados hasta el final. Zaarak y Symiodari son corporaciones muy relacionadas con MoHo, y el juego más extendido en ellas es Brin, aunque existen otros como SpaceQuest o Loopion, también muy populares, especialmente entre gente más joven ya que uno tiene como temática la exploración del espacio y el otro, los viajes en el tiempo en la historia humana.

Brin: un juego sin reglas

Cuando surgió Brin, fue muy criticado por la ausencia de reglas. El propio Papa de la iglesia Católica de Roma condenó el juego y lo tachó de refugio del pecado y la inmoralidad, hogar del demonio y recomendó a sus fieles alejarse de él. Cinco años más tarde, disponía de varios templos y su mayor fuente de fieles provenía de Brin. La única regla de Brin era y es su restricción absoluta de conexión a menores de dieciocho años y la imposibilidad de tener más de una cuenta por cada persona física. Si por la razón que fuera un jugador queda prisionero o varado en el sistema sin posibilidad de renacer, en la práctica esto resulta una forma de destierro en Brin. Aunque oficialmente no es algo contemplado en las reglas, la mayoría de los jugadores con experiencia han oído hablar de ello. Un ejemplo habitual es el uso de magia poderosa para  engañar al sistema y hacer imposible la localización exacta del cuerpo por un tiempo, o hacer que la resurrección sea especialmente costosa para el jugador. Aunque no están regulados por el sistema de juego, existen diversos mecanismos para hacer que cuando un grupo de jugadores poderosos se reúne, otros se tomen muy en serio la posibilidad de ser capturado o neutralizado.

El jardin de brin - Fëras
Mapa de Brin – Fëras, el continente más poblado de Brin

Renacimiento y muerte

Otra regla esencial de juego está relacionada con el número de renacimientos. Cada renacimiento es más caro que el anterior, de forma que a partir de cierto número de muertes, empieza a ser un asunto delicado. Por eso lo normal es que los jugadores pendencieros sean gente joven que lleva poco tiempo jugando y que con la experiencia, se valore más la vida propia dentro de Brin. Es un sistema de juego que permite aprender con el uso, y encontrar cada vez más alicientes para jugar de una manera colaborativa, y que Brin no sea un pasatiempo efímero. Esta es una gran diferencia respecto a otros grandes juegos como o-WA, un sistema relativamente popular, que está basado en una copia del mundo real, donde sólo se puede jugar una vez, y al morir, es imposible conectarse de nuevo.

el jardín de brin - mapa global
Los cinco continentes de Brin: Vohoor, Fëras, Iswindmid, Rö y As’kro.

Inteligencia Artificial

Para que el jardín de Brin creciera era necesario que los primeros jugadores humanos se relacionaran con un mundo ya en funcionamiento. Por ello el juego comenzó con casi quinientos millones de seres vivos -entre humanos, bestias y animales de todo tipo- que dieran réplica a las necesidades de los jugadores humanos. Las mismas reglas que se aplican a los humanos se aplican a las criaturas nativas de Brin excepto una única regla: ellos si pueden morir. Esto hace que los seres inteligentes de Brin se afanen por proteger sus vidas y prosperar en el juego, junto con los jugadores humanos. La interacción de jugadores humanos con personajes no jugadores controlados por Brin, es otra de las características únicas de Brin, por su altísima complejidad y el gran realismo de personalidades únicas desarrollados por sus habitantes. Muchos han sugerido incluso la posibilidad del peligro de que alguno de los jugadores controlados por una Inteligencia Artificial desarrollen su auto-consciencia, aunque MoHo ha asegurado en numerosas ocasiones que los controles internos del sistema evitarían que algo así llegara a ocurrir.

¿Te gustaría saber más de Brin?

Puedes sumergirte en la lectura de “11,4 sueños luz” la novela donde el jardín de Brin es una parte importante de la historia, o si ya la has leído, esperar a Diciembre de 2017, cuando publicaré  “Lágrimas negras de Brin, donde podrás sumergirte de lleno en Brin y conocer a muchos de los personajes que viven en él.

También puedes leer más en mi otro artículo titulado “Los hijos de Brin

Y supuesto, si tienes alguna duda o comentario, déjalo aquí mismo, estaré encantado de contestarte.

Deja un comentario, me encantará contestarte

Tu email no será publicado

 

Apúntate a mi lista de correo

Apúntate a mi lista de correo

Te enviaré novedades y una recopilación de artículos cada tres semanas. Te prometo que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!

¿Todavía no la has leído?

¿Todavía no la has leído?

11,4 sueños luz es una novela de ciencia ficción cyberpunk: implantes, mundos virtuales, inteligencia artificial, metacorporaciones, mentiras, drogas y un París oscuro y decadente. De fondo, un macabro thriller en mitad de la mayor empresa humana jamás llevada a cabo: la colonización de un nuevo mundo en otro sistema solar a 11,4 años luz. 

Disponible en papel y eBook (Varios formatos) en las tiendas online de Kobo, Amazon, Nook, Lektu y la iBookStore de Apple.

You have Successfully Subscribed!

Shares