Ficción personal

El presente ya es el futuro ciberpunk

18 marzo 2018 — 19

main

Ficción personal

El presente ya es el futuro ciberpunk

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…


18 marzo 2018 — 19

La mayoría de los que disfrutamos la ciencia ficción lo hacemos también leyendo periódicos de actualidad. Me encantan los planes de viajes a Marte, las predicciones sobre la capacidad de los ordenadores de hacer tal o cual cosa dentro de cinco años o como serán las ciudades del futuro. Hablé de ello en mi artículo sobre como “inventar el futuro” pero tras la charla con un amigo mio economista con dos copas en un bar con muy poca luz, me gustaría tener la oportunidad de elaborar un poco más ese presente futuro ciberpunk que no espera al otro lado de la esquina. Algunos lo llaman futuro inmediato, y yo digo que ya lo estamos viviendo, aunque mucha gente aun no sea consciente del todo.  Otros sin embargo aseguran que han nacido ya en esa realidad, y que nuestro día a día y nuestro pasado feliz, es una utopía del cine y la literatura.

Como me gusta hacer, primero voy a hablar de aquellas cosas de las que algunas personas hablan entusiasmadas, como parte de ese procedo de futuro que dicen que ya está aquí. Yo creo, sin embargo, que nos están intentando vender una moto. Lo importante no es la moto en sí, si no que nos la están intentando colar.

El neurolink

Este quizás sea la tecnología más importante del género ciberpunk. La interfaz definitiva entre el hombre y la máquina. Es un clásico desde la publicación de Neuromante, e incluso aparece en alguno de los cuentos anteriores de Gibson. Ahora, Elon Musk, que parece la reencarnación de Tony Stark en el mundo real, nos deleita con otro titular: “Neuralink, la empresa que permitirá conectar tu cerebro con el ordenador” (aunque una visita a neurolink.com me dirige a neuralink.com con una web que parece sacada de una película de misterio…. WOW)

Esto es lo más parecido que tenemos al neurolink. Aun nos queda ¿verdad?

Este invento no lo veo: ni en cinco años ni en quince. Llevo siguiendo este tema desde hace dos décadas y los progresos son ínfimos. El problema sigue siendo el mismo: sabemos muy poco de como funciona el cerebro ¿como pretendemos hacer una interfaz completa, siendo capaces de reemplazar los sentidos orgánicos por una fuente digital externa generada por ordenador? Lo más avanzado que tenemos hoy día es un chip que permite emitir unos pocos pixels en el nervio óptico. Es prometedor, pero avanza muy despacio. ¿Cómo podemos pretender que el futuro esté “ya aquí”?, esta es una moto que ni tiene ruedas, ni planos de diseño ni nada de nada.

La realidad virtual inmersiva

Vaya, otro clásico ciberpunk. Os prometo que en mi día a día no hablo siempre de los mismos temas, solo en mi blog. Cuando hablo de este concepto, hablo de que haya gente que pase mas tiempo real dentro de un mundo virtual que fuera, en nuestra realidad. Gente que se pueda ganar la vida dentro de un mundo virtual, tal como menciono en “11,4 sueños luz“.  Tiene que ser algo que merezca la pena para que algunas personas prefieran vivir en él antes que el mundo físico que nos vio nacer.

realidad virtual inmersiva

He conocido de primera mano los avances en hardware y en software de la VR (tengo un Sony VR!), y conozco gente que trabaja en multinacionales precisamente en estos temas y la mala noticia es esta: no veremos eso en los próximos 5 o 10 años, ni de lejos. Todavía hace falta muchísimo hardware para que la experiencia, sin un Neurolink, sea inmersiva.

Colonias espaciales

Elon Musk (de nuevo!) tiene un gran plan para desembarcar en Marte allá por el 2024, con el diseño de una nave que podrás transportar hasta 100 personas directamente desde nuestro planeta, y ojo, que la nave podrá también aterrizar en cualquier cuerpo sólido del sistema solar. Solo el nombrecito del cohete dice mucho: BFR (Big Fucking Rocket) (Puto Cohete Enorme).

Los que tienen más edad y que vieron como el hombre pisaba la luna, probablemente soñaron algo parecido a lo que soñamos todos después de escuchar a Musk: ver como se establecían colonias en la Luna, y poco después, constatar que la realidad de la mayor fantasía de todo fan de la ciencia ficción se convertía poco a poco en algo cotidiano y maravilloso: el viaje espacial.

Pero la realidad es que seguimos utilizando la misma tecnología de cohete químico (algo mejorada por el software) que inventaron Von Braun y sus compañeros soviéticos. Big Fucking Rocket (100m) no deja de ser un cohete más bajito que el Saturno V que llevo a la luna a tres astronautas en el año 1969, hace la friolera de 46 años, casi medio siglo. No quiero ser agorero, porque quizás este sea el más realista de los tres (neurolink, realidad virtual y colonias espaciales), pero quizas 2024 sea una fecha poco realista. ¿Que tal 2030?

El futuro (ciberpunk) que ya está aquÍ

Ahora sí, ya llegamos. Pero me temo que no es una innovación tecnológica revolucionaria. No, no será la inteligencia artificial -de eso tengo otro artículo pendiente-, ni tampoco las drogas. ¿Ya has adivinado cuál es?

No, hoy no hablaré de la moda del futuro. Dios me libre.

Las mega-corporaciones

Evilcorp, Cyberdyne, Tyrell,Weyland-Yutani, Haselfroch, Umbrella. Llámalo X, pero todos sabemos de qué estamos hablando: de empresas mucho mas poderosas que cualquier estado del planeta. Aun no estamos ahí, porque empresas como Amazon todavía están ligadas fiscal y políticamente a un país: EEUU. Amazon es la primera empresa que empieza a asomar los dientes, creando subempresas que cada vez representan más las funciones de un estado, como la logística, seguridad, transporte, distribución y en próximos años veremos sin duda, seguridad social, seguros y planes de pensiones y un largo etcétera, ocupándose del 100% de las necesidades de sus trabajadores.

Ese cambio, de libertades de un ciudadano, a derechos de un trabajador, lo llevamos viendo ya en varias petro-monarquías. Lo que ocurre es que aún no es llamativo porque se da en segmentos de trabajadores con pocos recursos, pero el mismo cambio está llamado a ocurrir con las élites del mundo del trabajo del primero mundo. Y creo que este cambio lo veremos mucho antes que la realidad virtual inmersiva, muchísimo antes que el neurolink y probablemente a la vez que las primeras colonias espaciales, que sin duda serán privadas y fuera de la órbita de una protección nacional. Después de todo, si Elon Musk funda una colonia en Marte ¿quien le va a impedir que cree su propio país? Sus ciudadanos no habrán nacido allí, y tendrán derechos y obligaciones para con el nuevo pais reino, pero no tendrán que responder ante una carta magna, sino ante un contrato.

Podréis pensar que tengo una imaginación poderosa, pero esto ya existe, en pequeña escala en ciudades estado dentro de países de Oriente Medio,  donde tienen ciudades protegidas, al margen de sus propios estados con leyes diferentes y mucho más liberales. También se da, en menor escala en plataformas petrolíferas, y por supuesto, lo hemos visto en el cine, en peliculones como “Atmósfera cero“.

La democracia se agota, por la propia naturaleza de la tecnología que hace innecesaria la burocracia e incluso la ley. ¿Y quien domina la tecnología?, el que es capaz de aglutinar recursos y talento. Los impedimentos por importar talento de los gobiernos y sus políticas restrictivas de inmigración, provocarán que grandes empresas tarde o temprano, funden zonas francas, seguras y totalmente controladas por ellos para que sus trabajadores y su familia no tengan que preocuparse de absolutamente nada. Vivir en los nuevas ciudades gobernadas por las mega-corporaciones será vivir en un estado totalmente liberal, sin control por parte de un estado, tan solo bajo las reglas de una empresa privada. Una visión pervertida del capitalismo, donde el estado regulador no existe. La pesadilla del liberalismo absoluto.

Imaginaos el precio del alquiler en las grandes torres…

Este concepto es la esencia de ciberpunk, más allá de las fluorescencias tecnológicas y los personajes atormentados. Más allá de los implantes y las drogas. Ese ciberpunk significa vivir en un mundo donde todo se compra, todo se vende, y el valor de todo se mide en dinero. Un terrible futuro que estamos destinados a vivir.

Este es el futuro que planteo en la novela que ya he empezado a escribir (aun sin título). Un futuro tan inmediato que es casi indistinguible del presente. No se trata de ciberpunk al uso, sino más bien una ucronía demasiado cercana a la realidad. Un futuro donde un personaje como Mikel, su protagonista, puede esconder sus sombras a placer, y un lugar ideal para contar un thriller. En próximas entradas os contaré más acerca de ella.

19 comments

  • Jimmy Olano

    19 marzo 2018 at 1:10 am

    «Una visión pervertida del capitalismo, donde el estado regulador no existe. La pesadilla del liberalismo absoluto.»
    Si vuestro nuevo libro va de esto, pues es escalofriante ya que los otros escenarios uno los ve lejanos, pero esto de las multinacionales que dominan al mundo, INCLUSO AL GOBIERNO DE LOS EEUU es la más pura realidad.

    Excelente artículo y os voy a dar una fecha del pasado que considero clave para completar este artículo (o para que lo incluyáis en vuestro relato, tiene “copyleft”):

    23 de diciembre de 1913 (justo dos días antes de nochebuena) cuando crearon el Sistema de la Reserva Federal en los EUA (que no es pública sino privada: allí comenzó la manipulación de masas por los medios).

    Reply

  • Jorge Luis Acosta Torres

    21 marzo 2018 at 3:37 am

    Esa idea de las corporaciones dominando al mundo por extraño que parezca tienen un antecedente real en el siglo XIX. En EEUU la familia Rockefeller creo el primer monopolio petrolero, (en ese entonces EEUU no tenía leyes que regulasen a las empresas petroleras, ni una tesorería nacional) en el que controlaba todo el mercado del petroleo del país, sobreexplotando a sus trabajadores (no había sindicatos), contaminando el medioambiente (no había leyes ambientales hasta la decada de los 1950) y coaccionando a los propietarios de tierras que tuviesen petroleo para que se las vendiesen a su corporación. La familia Rockefeller fue una de las dinastías petroleras que estuvo más cerca de crear un estado corporativo permanente. Tuvieron un reinado de cerca de una decada haciendo lo que les daba la gana hasta surgieron las primeras leyes antimonopolio.

    Por lo que no es imposible que surjan otros estados corporativos en el futuro cercano.

    Reply

    • Avedon

      22 marzo 2018 at 9:31 pm

      Curiosa historia, no la conocía…. gracias por el aporte.

      Reply

    • Jimmy Olano

      23 marzo 2018 at 12:18 pm

      Muy buen comentario. Un detalle que aporto sobre el impacto ambiental: la gasolina era considerada una basura ya que lo que interesaba era el “kerosén” para las lámparas, la gasolina era muy explosiva Y SE VERTÍA DIRECTAMENTE EN LA TIERRA, SE DESECHABA. Luego se les ocurrió utilizarla como combustible para las bombas de petróleo de las refinerías (a las cuales se les descargaba los barrilles de petróleo de los trenes, luego cuando los trenes se volvieron poderosos instalaron los oleoductos, todo esto conformó al mundo tal como lo conocemos hoy) para luego APOYAR a Henry Ford en los tribunales a romper la “patente” del vehículo de combustión interna y vender esa gasolina; EL RESTO ES HISTORIA, TODO ESTÁ ENLAZADO Y SALE UN BUEN CAPÍTULO INICIAL o al menos reminiscencias en cada capítulo. Todo esto tiene “copyleft”, es historia universal ya. GRACIAS POR VUESTRO COMENTARIO, TENÉIS RAZÓN.

      Reply

  • Jorge Luis Acosta Torres

    21 marzo 2018 at 4:01 am

    Nota. Y en lo que se refiere a la literatura, la novela Metrópolis de la alemana Thea von Harbou (1927) plantea por primera vez la idea de un empresario como una suerte de emperador romano que esclaviza de sus trabajadores. Y plantea también una visión más probable del hombre maquina que en el neuromante, en el que el trabajador sobreexplotado tiene que trabajar más duro contra otros seres humanos perdiendo por completo su calidad de vida hasta convertirse en una suerte de automata sin identidad.
    Otro aspecto interesante, era el porque el ser humano no era reemplazado por la maquina.
    El villano Joh Frederson creía que la razón por la que las maquinas no reemplazaban al hombre era por el poder, la maquina no siente, no llora, no rie y no la puedes humillar ni degradar y es por eso que sigue habiendo trabajadores humanos aunque las maquinas sean más eficientes que ellos en todos los demás aspectos. El poder se ejerce entre hombres no entre hombres y cosas.
    También me llamó la atención el hecho de Futura fuese el primer modelo femenino belico de la compañia, fuese creado no como los robots asesinos que tanto vemos en el cine, sino como una suerte de instigador de conflictos entre distintas clases sociales. Lo que es completamente distinto a la visión de Asimov y original para la época en que se planteo.

    Reply

    • Avedon

      22 marzo 2018 at 9:33 pm

      Si que es original ese concepto de “robot” instigador, sí. Habrá que poner en negrita ese clásico que comentas, yo lo desconocía totalmente :-O cuanta buena literatura hay por descubrir. Gracias por pasarte por el blog.

      Reply

    • Jimmy Olano

      23 marzo 2018 at 12:23 pm

      «El villano Joh Frederson creía que la razón por la que las maquinas no reemplazaban al hombre era por el poder, la maquina no siente, no llora, no rie y no la puedes humillar ni degradar y es por eso que sigue habiendo trabajadores humanos aunque las maquinas sean más eficientes que ellos en todos los demás aspectos. El poder se ejerce entre hombres no entre hombres y cosas.»
      Con todo el debido respeto a la “audiencia”, mi opinión cruda y sincera:
      ¡ SADISMO PURO EN SU ESTADO MÁS ELEMENTAL !

      Reply

      • Jorge Luis Acosta Torres

        27 marzo 2018 at 11:34 am

        Puede que tengas razón en eso de que hay algo de sadismo en el personaje, pero no deja de ser verdad de que hay empresarios y politicos con esa mentalidad. Y la autora fue más bien sutil, porque los empresarios tanto de su época como de la actualidad pueden llegar a ser mucho peores.

        Reply

  • Jorge Luis Acosta Torres

    27 marzo 2018 at 11:36 am

    El libro de metropolis esta descontinuado en físico, pero se puede conseguir en la pagina epub.org

    Reply

  • Francisbru

    29 marzo 2018 at 2:53 am

    Primer visita al Blog y primer artículo… muy interesante! Continúe

    Reply

    • Avedon

      29 marzo 2018 at 4:14 pm

      ¡Gracias!, espero verte de nuevo por aquí.

      Reply

  • M

    1 abril 2018 at 11:39 am

    Ahora que está de moda Richard Morgan todo el mundo debería leer Leyes de mercado, la novela que mejor refleja que el cybepunk no es un futuro alternativo lleno de cromo y luces de neón, sino una realidad palpable en forma de neoliberalismo y redes sociales alienantes.

    Reply

    • Avedon

      1 abril 2018 at 11:44 am

      Wowowowowow, espera que ese no lo conocía. Lo voy a conseguir en 3..2..1..Ya

      ¡Gracias por el aporte!

      Reply

      • M

        3 abril 2018 at 11:19 pm

        Me he animado y he escrito una reseña para ponerte los dientes largos :)

        Reply

        • Avedon

          8 abril 2018 at 8:41 pm

          No me he atrevido a leerla entera por si destripas algo (estoy leyendo la novela justo ahora), pero… me gusta tu blog ;)

          Reply

    • Leatus

      4 abril 2018 at 10:45 am

      Leyes de Mercado fue la primera novela de Richard Morgan que leí y es la que trata con más crudeza el sistema de megacorporaciones por encima de los gobiernos. Me dió la impresión de que lo que estaba leyendo no era ficción. De que era una predicción de lo que nos espera en un futuro cercano, muy cercano… Triste y aterrador.

      P.D. Es de los poquísimos libros que me he releído. Un 8/10.

      Reply

      • Avedon

        8 abril 2018 at 8:40 pm

        Ya estoy leyéndolo ;). Me está gustando mucho. El estilo de Morgan a veces tiene cosas que no me convencen (sus escenas de sexo y sus relaciones personales), pero aunque me daba un poco de grimilla el tema de los duelos, la verdad es que me está gustando mucho. No dejaré de agradecer las recomendaciones que me hacéis :)

        Reply

  • Javier Valladolid Antoranz

    2 abril 2018 at 11:37 pm

    Lo de las corporaciones por encima de gobiernos, yo diría que podemos retrotraernos todavía más allá de nuestro presente y pensar en corporatocracias como la Compañía Británica de las Indias Orientales. Claro que los casos que comentas son muestras de preocupación. Quiero ser optimista y pensar que, en los países del primer mundo, se mantendrán limitaciones a esas corporatocracias de ciberpunk para no llegar a una situación tan tan negra. Los otros avances que comentas… Es verdad que su estado actual y su previsión a corto plazo es de risa, pero también que ya nos enfrentamos a pequeña escala a las implicaciones de esas tecnologías y a lo que nos supone. No podemos vivir en el espacio más allá de unos meses, pero desarrollar colonias no permanentes y la cuestión de los recursos son elementos fundamentales porque seguramente nos encaminamos cada vez más a mirar el desarrollo como generación de espacios de producción y sostenibilidad al margen del entorno que hacia una reutilización de los recursos disponibles en el entorno inmediato; esa ha sido la tendencia de la humanidad desde la agricultura y no parece que vayamos a tomar otra dirección; de forma que el crear colonias en Marte es un objetivo lógico hacia el que tendemos desde nuestra base cultural, social y económica. No tenemos realidad aumentada o conexión mente cerebro, pero debemos procesar manualmente con un ratón y un teclado una cantidad ingente de información utilizando nuestros sentidos pegados a una pantalla en entornos sociales que muchas veces no animan a estar pendientes de ellos sino a estar pendientes de lo que alguien nos cuente a través de un ordenador o la red y los vídeos que aparecen puedan proporcionarnos. Es verdad que todo es muy rudimentario todavía, pero ya podemos ir mirando cosas sobre los rasgos sociales ciberpunk en nuestro mundo social actual.

    Reply

    • Avedon

      8 abril 2018 at 8:43 pm

      Tienes razón en lo que comentas de las corporatocracias. Yo la principal diferencia que veo es que hace siglos, el capitalismo aun estaba humanizado. Claramente vamos a un capitalismo salvaje que ha modificado la sociedad por completo, la esencia del ciberpunk.

      Reply

Deja un comentario, me encantará contestarte

Tu email no será publicado

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

kubrick

Apúntate a mi lista de correo

Mi lista de correo sirve para enviarte por email una recopilación de mis últimos artículos cada tres semanas. Así no se te pasará nada de lo que escriba. Te prometo que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte, esto queda entre tú y yo. Bueno, y cualquier visitante del futuro que conozca nuestro destino.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!

Por fin está aquí.

Por fin está aquí.

Seis historias de amor en tres universos distintos. Huyendo de géneros y etiquetas. Escapando de lo convencional y enfrentados a un futuro incierto esta novela habla del verdadero coste de ser humano y de las elecciones que a veces tomanos para no dejar de serlo.

Continuación de mi primera novela, "11,4 sueños luz" pero que puede ser leída de forma independiente.


480 páginas. Disponible en papel y eBook

You have Successfully Subscribed!