main

CiberpunkReseñas

Cyberpunk entrañable: Alita Angel de combate

7 abril 2019 — 3

alita-angel-de-combate-ciberpunk-1-960x508.jpeg

Llevamos muchos años escuchando, o más bien leyendo que la adaptación del manga de Yukito Kishiro era un proyecto pendiente de ser llevado al cine. Al igual que la ya mil veces anunciada y posteriormente cancelada Akira. Alita Angel de combate llevaba más de veinte años apuntada en la agenda de James Cameron, rumores y noticias que aparecían y desparecían con esa misma facilidad con la que la información fluye en el ciberespacio.

Según las entrevistas, Cameron llevaba varias décadas con la espina clavada de realizar la adaptación de Alita Angel de combate, describiendo este proyecto como uno de sus sueños, confesando ser muy fan del manga en sus declaraciones, pero que tuvo que posponerla para realizar primero Titanic y luego Avatar, otro sueño, posponiendo un sueño por otro. También comenta que estaba a la espera de que la tecnología le permitiera hacer una digna adaptación, pero eso tuvo lugar ya con Avatar. Simplemente, como artista le motivaría más desarrollar su propia obra que recrear la obra de otro autor.

alita-angel-de-combate-ciberpunk-manga-portada

El manga original es muy ochentero, cyberpunk original, puro y duro con todos sus ingredientes fue publicado en 1990, eso lo dejaría fuera de la década de los 80, pero su estilo, diseño e historia era un fiel reflejo de la década que acababa de terminar. El manga fue distribuido en formato comic book de grapas en los noventa por Planeta, con bastante éxito además, llegando a ser reeditado varias veces por la misma editorial y actualmente por Ivrea en una edición definitiva muy fiel a la japonesa, formato tomo japones (Tankōbon), respetando el sentido de lectura oriental, y todos los nombres que fueron cambiados en la edición española viniendo de la versión yankee. Por ejemplo, el nombre original de Alita es Gunnm, o el de la ciudad de Salem es en realidad Tiphares.

Sea como sea la versión animada de Alita Angel de combate que pudimos disfrutar pocos años después, y distribuida en nuestro país por la ya mítica y desaparecida en combate Manga Films donde se mantuvieron los mismos cambios, viniendo la traducción y adaptación de USA por Manga Entertainment con los consecuentes cambios que solían hacer en esos tiempos en vez de ceñirse a la fidelidad de la obra original. Un anime que ha envejecido  bastante mal a pesar de contar con un buen diseño de personajes, y que como suele ocurrir, quiso abarcar mucha historia en poco tiempo. El desarrollo de personajes desaparece casi por arte de magia y la historia se muestra como partes inconexas en ocasiones, hasta preguntarte si no estas viendo una versión censurada o con cortes abruptos, pero no;  así es esa miniserie de OVA’s (Original Video Animation) que nos llegó en su día y que podéis visionar fácilmente en la red.

Toda esta “herencia” de renombrar a los personajes y/o directamente inventarse la terminología de su worldbuilding (mundo), sospecho que para fines comerciales, se ha mantenido en el Blockbuster que tenemos ahora en cines.

¿Que qué me ha parecido Alita Angel de combate?

Vamos al lío.

Dirigida por Rober Rodriguez (Desperado, Abierto hasta el amanecer, Sin City) y con “Papa” Cameron detrás supervisando el proyecto. Según declaraciones de ambos prácticamente dirigida a cuatro manos, los dos muy fans de la serie, y se sabe que muy ávidos consumidores de manga y anime. La película ha recibido en general buenas criticas y bastante por encima de la media contando con un 6,7 en Filmaffinity y un generoso 5.95 en Rotten Tomatoes  que, tratándose de una web de calificación bastante dura, vale la pena resaltar que  ha recibido una puntuación superior a la de Ghost in the Shell con la que no puedo estar más de acuerdo. Por último, en la web de referencia incluso para los profesionales del sector, IMDb  le dan un abrumador y sorprendente 7,6. Seguramente quien haya visto la película, fan del manga, o quien sea un consumidor de cyberpunk puro y duro se estará echando las manos a la cabeza ante la perversión del subgénero hacía el lado más azucarado y romanticón. Pero, un momento: ¿consideramos los amantes del cyberpunk la versión occidentalizada de Alita como auténtico cyberpunk?

Pues sí, absolutamente. Conste que escribo esto ante el riesgo de ser largado a patadas del blog de Avedon, y seguramente el resto de cyberpunkers literarios me repudien para el resto de la eternidad, pero a fin de cuentas, voy a defender una obra que se ha renovado y re-interpretado siendo bastante más honesta y sincera que otras producciones cyberpunk que han sido estrenadas en los últimos años. Negarlo sería pecar de hipocresía y mirar hacia otro lado ante la renovación y actualización del subgénero (me niego a usar subetiquetas que no aportan nada como neocyberpunk o postcyberpunk, cyberpunk y punto). Eso sería como decir que el punk de los 80’ y 90’ y hasta la actualidad es neopunk o postpunk o neogaitas. Y ya es bastante complicada la existencia.

Bien, ya he dejado claro que Alita es cyberpunk, ahora falta aclarar a qué me refiero con eso. El manga original era bien gráfico en cuanto a la hyperviolencia como suele ser el seinen (manga para adultos) o el shonen (manga para adolescentes) dando cabida a una estética muy clásica en cuanto a implantes, recordando en algunos momentos a la fusión que Ballard ya inauguró en La nueva carne, (mezcla de carne y mecánica) o la película de culto Tetsuo (con una fusión carne metal como mínimo perturbadora) y lo que conocemos como cyborgs, que son humanos modificados o mejorados; los robots, con forma no humana o mas rudimentarios y los androides, prácticamente la escala en la siguiente forma evolutiva. Todos estas formas de vida se encuentran presentes en el universo del señor Kishiro y por consiguiente en la cinta de Rodríguez.

Si queréis ver dibujar al maestro Yukito Kishiro :

 

La película tiene todos y cada uno de los ingredientes del ciberpunk, con un estilo propio siendo más una obra de aventuras y luchas en la ciudad que de intrigas corporativas. De hecho, aquí a las megaporporaciones las sustituye la tierra prometida de Salem, un lugar en las alturas donde viven las clases acomodadas de la sociedad. Una ciudad encima de una plataforma que flota por encima del vertedero convertido en ciudad del hierro donde viven nuestros protagonistas y  donde el Doctor Ido (Christoph Waltz) suele acudir a reciclar piezas para reparar implantes (nótese la herencia punk en el Do-It-Yourself). En un día cualquiera encuentra a una cyborg (Rosa Salazar) que alguien desechó de la próspera ciudad flotante por encima de su mundo, y así es como empieza esta historia.

Alita cumple con la premisa básica del “High tech, low life” , tiene implantes a punta pala; son más los personajes con implantes y/o modificados que los que no. Hay cyborgs, androides y robots, una sociedad decadente y peligrosa, un sistema opresor que destierra a algunos habitantes a la “ciudad de los desperdicios” y además, la lucha de los personajes, no se centra tanto en vencer a ese sistema injusto si no,  en última instancia, en formar parte de esa sociedad afortunada y aparentemente idílica que es Salem. La hyperviolencia, aunque quizás algo suavizada en el film, sigue presente: el descarnado deporte popular Motorball provoca unas escenas trepidantes de acción que disfrutaréis a tope.

Como ingredientes imprescindibles que definen el subgénero y que no están presentes en Alita tenemos: las drogas, aunque se presupone que existen a pesar de no ser importantes para la trama; el ciberespacio o la conexión virtual, aunque puede verse como cierto personaje usa a otros para comunicarse mediante algún tipo de conexión neuronal que casi parece una posesión; y por supuesto el cielo oscuro y la lluvia, el mundo de Alita es soleado, lo cual no esta nada mal porque sigue siendo sucio, decadente y con mucho bullicio. El dadaismo a su vez, es inexistente, pues en el mundo del ángel de combate lo humano aún tiene algún valor y lejos de repudiarlo se valora y se intenta mantener a pesar de la tecnología y/o algunos seres desalmados que lo pueblan. Lo que no impide que sea con una corriente H+ (Transhumanismo) bien arraigada e inseparable, como es ley en este subgénero.

Visualmente es una chuchería deliciosa para los sentidos y sus escenarios bien aprovechados para la acción encantarán a los amantes del cyberpunk y la sci fi. Además es divertida y con un gran ritmo, adaptando los puntos más importantes de la historia original. Si estoy a favor de la acción disfrutable y la adrenalina bien llevada, puedo decir como punto no tan bueno que  el romanticismo noño para adolescentes tiene lugar en un par de momentos, herencia directa de sagas de ciencia ficción juvenil y adaptadas al cine a posteriori (Divergente, Juegos del hambre), Lo que digo siempre: retroalimentación de lo que funciona de cara al negocio, sólo hay que ver el videoclip:

Todo muy encaminado a la comercialidad, aunque la banda sonora original cumple con creces y tiene momentos épicos en las escenas de acción. Hay que aclarar que no se recrean más en ello de lo que un espectador común pueda soportar. Personalmente la encontré más honesta que GITS, y mucho más fiel a su esencia original. Cierto es también, que Alita toca las temáticas que puede tocar cualquier film de aventuras, pues en este caso en ningún momento se duda de la humanidad de Alita, excepto quizás ella misma. Muy bonito uno de los diálogos del film en el que se remarca esto: Eres el ser más humano que he conocido jamas. No puedo estar más de acuerdo en semejante afirmación. El personaje de Alita no sólo es creíble visualmente, si no que sus expresiones y personalidad están muy conseguidas, realmente uno olvida que está viendo un personaje animado con CGI y ve a la actriz que la interpreta.  Por otro lado la fidelidad del diseño es a mi parecer uno de sus mejores aciertos. Hubo alguna polémica en cuanto a esos ojos grandes (aunque no fue nada comparada a la polémica racial que se desato con GITS) pero yo defenderé este diseño fiel al manga y al anime, pues consigue recrear al personaje directamente del papel al cine, un trabajo espectacular. Además, lo encuentro coherente, no necesita una explicación, Alita es un cyborg, con lo que sus ojos pueden ser tan grandes o pequeños como la hayan diseñado sus creadores. Dos puntos irrefutables entonces, por fidelidad al diseño original del personaje y porque dentro del universo de la obra es más que posible, dada su artificialidad. Tengo que decir que, a menos que carezcáis de corazón, os enamoraréis de la adorable y entrañable Alita, uno de los mejores personajes del cyberpunk reciente, dada su humanidad, sus dudas, sus sueños; un corazón puro pero que también puede ser letal y despiadado llegado el caso.

Trailer de Alita Angel de combate en español:

Lo cierto es que después de ver la película dan ganas de leer el manga y sobretodo la saga Last Order donde se nos desvela el misterioso pasado de Alita. Ya sabéis que en cualquier biblioteca publica podéis echarle un ojo y empaparos de este clásico del cyberpunk japonés.

Para dar punto y final, os dejo una reflexión que seguramente dará pie a un futuro articulo:¿Estamos ante la adopción masiva de un subgénero que se solía mover con más comodidad en corrientes artísticas underground más minoritarias que en el de las grandes modas comerciales y populares?

En los últimos diez años ha habido un revival que ha ido a más con cada año que pasaba; desde nuevas novelas, series de las grandes como Neftlix, la secuela de Blade runner, el futuro videojuego Cyberpunk 2077 con un hype tremendo… y al parecer la cosa va a más. Se acaba de confirmar por enésima vez en un comunicado oficial que la productora de Leonardo Dicaprio empezará en unos meses la adaptación de la célebre Akira.

Peparáos para el cyberpunk de todo tipo en el futuro: romántico, aventurero, detectivesco, nostálgico o incluso juvenil e infantil. ¿Quién sabe?, todo es posible.

Quizás esto ocurra por el hecho de que, cada vez más, nuestro mundo se parezca a ese futuro sucio y distópico en el que aún puede haber un reflejo de esperanza en un charco de agua turbia.


Artículo escrito por Jonny Cherokke, autor invitado.

Johnny Cherokke
Johnny Cherokke

Lector compulsivo y escritor radical, adicto al ciberpunk y todos sus derivados. Amante del cine negro y sobretodo del cine negro asiático. Enamorado de la literatura en general.


CiberpunkFicción personal

Akira: ultra violencia metanfetaminas y ciberpunk

18 julio 2017 — 1

akira.jpg

Quizás ya no estemos en 1988 para hacer una reseña de lo último en ciberpunk ultraviolento y transgresor como lo fue Akira en su día, pero todavía no estamos en 2019 así que… ¿voy a perderme semejante gusto? No, la verdad es que no. Que se jodan los de la ultima fila, si esos swagers sedientos de novedad tras novedad. Antes de que conociéramos la palabra hipster, un tipo llamado Neo tuvo que elegir entre una cápsula roja o  azul. En 1992 una de las palabras mas repetidas fue NeoTokyo  y en concreto el eslogan de: NEOTOKYO ESTA A PUNTO DE E-X-P-L-O-T-A-R

Voy a pegarme el gusto de tomarme un par de anfetas, coger la vara de hierro, enfundarme mi chupa de cuero rojo, y subirme a mi  megamoto a ver que cráneos puedo partir por la oscura y turbulenta ciudad ciberpunk llena de neones. ¿Quién se apunta?

Akira, la obra magna de Katsuhiro Otomo empezó como novela gráfica en 1982 pero saltó a la fama por la titánica producción y fama de la película de animación que todos -o casi todos- conocemos. En 1988 se estreno en Japón, después, nada volvió a ser igual en occidente.

Quizás muchos puedan pensar que la fama de esta obra maestra se deba a que llego en un momento, como la archi-conocida Dragon Ball, que abrió fuera de Japón un nuevo mercado sin explotar, el de la animación japonesa. Vamos, que llego en el momento justo, una senda abierta por series tan inocentes como Heidi, Marco o Mazinger Z. Bueno, puede que el impacto hubiera sido muy distinto de estar acostumbrados a cómics y dibujos de ese estilo,  pero quitarle mérito a una obra de culto como Akira es como mínimo pecado mortal y merecéis como poco que la vara de hierro se hunda en vuestra cabeza. A mi parecer, en el cómic europeo underground ya existía Jodorowsky, y el resto de obras no tan underground, que a nivel de narrativa argumental y dureza no tenia nada que envidiar a una novela gráfica como Akira, entonces amigos… ¿Qué hacía a Akira tan diferente?

Veamos, vamos a darle caña a la fascinante moto, según algunas fuentes una Honda según otras una BMW, no es posible corroborrar la marca ya que ni en la película ni en el manga sale una marca clara, pero si os digo que por la conducción y su origen, me decantaría por una Honda o una Suzuki: 154 kg de máquina con una velocidad máxima de 245 km/h, capaz de ir de 0 a 100 en 8,7 segundos, una bestia roja que mide casi tres metros de largo ¡y hay quien dice que usa lector de CD! Funciona con electricidad y puede llegar a las 12500 revoluciones por minuto con una autonomía de dos horas a toda potencia si esta totalmente cargada.

Desde luego todo el mundo recuerda La Moto, nos enamoramos de ella y hay quien todavía espera a que se fabrique algún día (podéis encontrar por la red a varios que la han diseñado para construirla, rediseñado y incluso hay quien se la ha fabricado con un coste de unos 120.000€  aunque dudo mucho que las prestaciones sean las del anime). Para crear el sonido de semejante bestia se mezclo el sonido de una Harley-Davidson de 1929 y el de un jet.

Pero, ¿es ése el secreto de Akira? Claro que no, de hecho el título da lugar al McGuffin principal sobre el que girará toda la obra, el misterio, la excusa que desencadenará el resto de acontecimientos.

¿Qué es Akira?

¿A nadie le suena el modus operandi?

Matrix, ¿qué es Matrix?

Al parecer en un principio y no voy a «spoilear», Akira es el nombre de un proyecto ultra secreto del gobierno. Nos encontramos en un Japón post nuclear después de una tercera guerra mundial donde la capital ha sido reconstruida, y mas o menos devuelta a la normalidad después del caos. No tardaremos en descubrir que a pesar de todo, los bajos fondos y los grupos reaccionarios están fuera de control, en las calles predomina la ley del mas fuerte, y no estás a la moda, si eres joven y no perteneces a alguna banda y sobretodo a una banda de moteros rebeldes que luchan por el territorio o simplemente para ver quien es el mas chulo. Y ese es el punto de partida: una banda de moteros llamados los cápsulas, encabezados por Kaneda y uno de sus mejores amigos, Tetsúo, que siempre ha sido dependiente de su amigo. Tras un accidente en una pelea, Tetsúo desaparece arrestado por el ejército y empiezan a experimentar con él.

Hasta aquí puedo leer, os recomendaría que vayas a cualquier biblioteca pública y leáis los 6 tomos del manga, o si realmente sois fans del genuino ciberpunk de los «80, compréis ya cualquiera de sus ediciones. Comprenderéis mucho mejor los 124 minutos de metraje de la película de animación.

A más visionados más se comprende todo

El director, Katsuhiro Otomo emprendió el mismo la tarea de condensar mas de 2,000 páginas de manga en poco mas de dos horas. La información esta ahí pero hay que estar muy atento a la película, y como en Matrix, a más visionados más se comprende todo. Podéis encontrar política, biotecnología, teología, sociología, amor, poderes psíquicos, terrorismo, drogas, ultra violencia y mucha acción e infinidad de temas mas a lo largo de todo el largometraje.

La película contó con un presupuesto de mas de 9 millones de dolares, y se creo una empresa especialmente para llevarla a cabo, el mítico Comité Akira, formado por varias empresas:

  • Kodansha Ltd., (una de las principales editoriales de manga)
  • Mainichi Broadcasting System, Inc., una de las radios principales, lo que vendria a ser los 40 principales vamos
  • Bandai Co., Ltd., No hace falta presentación desde juguetes a videojuegos, merchandising en general de todas las series con gancho.
  • Hakuhodo Inc., una macro empresa con multitud de actividades.
  • Toho Co., Ltd.,  una de los estudios clásicos de cine, creadores de Godzilla por ejemplo
  • Laserdisc Corporation, ¿Alguien recuerda esta tecnología obsoleta?, la verdad es que en España no tuvo bombo pero en países como Japon fue muchos años antes, antecesora del Dvd.
  • Sumitomo Corporation  al igual que Hakuhodo una red de empresas que abarcan muy diferentes actividades.
  • Tokyo Movie Shinsha Co., Ltd.

Como veis los que se gastaron esa pasta para el proyecto de Otomo no eran precisamente cuatro pringados. Menos mal que la jugada le salio bien al bueno de  Otomo porque quien sabe que le hubiera pasado si estas metacorporaciones no hubieran recuperado el capital.
Akira llego seis años después de Blade Runner, y siete años antes de una obra que tomaría el relevo Ciberpunk de los 90: Ghost in the Shell (GITS).

Akira es, fue y será importante porque tiene todos los ingredientes que describen al género, cumple todas sus reglas y además consta de una visión propia que influenciaría a todo el ciberpunk posterior, fueran novelas, otros animes o películas de Hollywood. Akira sentó un antes y un después en la animación para adultos a nivel internacional, y sentó un antes y un después para el genero ciberpunk.

Aún hoy en día no hay película que supere en presupuesto y detallismo a Akira.

Entre otras innovaciones, incluyó el grabar primero las voces y después ajustar la animación a los movimientos de los diálogos. Neotokyo es el ejemplo de ciudad distópica ciberpunk por excelencia, la referencia madre a nivel visual. Imprescindible. Como curiosidad, el manga tiene un final un poco distinto, y según palabras del propio Otomo, el no sabia como finalizar su obra en papel así que después de unos güiskis con ni mas ni menos que Alejandro Jodoroswky parece que este le dio la idea.

Después de esta orgía de muelas, hierro, velocidad, cápsulas, asfalto, carne y neón creo que es hora de tomar un relajante muscular y recuperarse de tanta acción futurista.

Ya tenéis deberes.


Artículo escrito en colaboración con Johnny Cheerokke

Lector compulsivo y escritor radical, adicto al ciberpunk y todos sus derivados. Amante del cine negro y sobretodo del cine negro asiático. Enamorado de la literatura en general.

Ciencia FiccionReseñas

Antes del ciberpunk, después de los robots. Asimov: Yo Robot

27 junio 2017 — 4

asimov-ciberpunk-yo-robot.jpg

Asimov creó las tres leyes de la robótica, para establecer un marco ético que regulara la coexistencia de los robots y los seres humanos. Ha transcurrido más de medio siglo y siguen de actualidad en la ciencia ficción, e incluso fuera de ella. Veamos cuales son:

#1. Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por su inacción, permitir que un ser humano sufra daño.

#2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entran en conflicto con la Primera Ley.

#3. Un robot debe proteger la existencia en su misma medida para no autodestruirse en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.

Manual de Robótica, 56. Edición, año 2058

El Dr. Asimov siempre me había parecido alguien demasiado realista y por qué no decirlo, algo plano en su concepción moral del mundo. Criado en el ciberpunk ochentero ultraviolento y contundente no veía nada atractivo a priori en su obra. Prejuicios estúpidos en los que cualquiera puede caer, por abierto de mente que uno pueda ser. Ignoraba toda esa ciencia ficción hard y pasada de moda, obsoleta, de la que supuestamente nada nos pudiera sorprender o impresionar, a una generación como la mía. Supongo que la estupidez humana arraiga en nuestros propios programas predeterminados como un limite absurdo.

No fui yo quien decidió leer al gran Asimov, el libro me eligió a mi. Han pasado bastantes años desde que un día un amigo que estaba haciendo limpieza de libros antiguos, que habrían sido de su padre, me regalo unos cuantos ejemplares, entre ellos la Fundación y la obra que nos ocupa: Yo, robot.

yo robot

En el mejor de los casos hubieran terminado revendidos de mala manera por algún comerciante, en algún mercadillo dominguero de segunda mano. En el peor, podridos en el fondo de algún contenedor de basura.

Visitando lo que era mi antigua habitación eche un ojo a algunos libros olvidados que nunca leí, y casualmente haciendo tiempo empezé a leer «Yo, Robot» de nuevo. Mi sorpresa fue el estilo ameno, rápido y con ritmo de Asimov, unos diálogos endiablados que daban toda la información para que la trama avanzara y se desarrollara. El libro tenía un gancho que ya quisieran para si muchos best sellers actuales sean de sci-fi o no.

Todo empieza con una entrevista a una de las figuras mas importantes de la U.S Robots, la célebre robopsicóloga Susan Calvin. La fría y analítica doctora, como si de un cyborg se tratara recuerda a muchos clichés encarnados a posterior por otros personajes, la mayor Kusanagi de Ghost in the Shell o sin ir más lejos el personaje interpretado por Charlize Theron al mando de la expedición en Prometheus.

El primer informe del cual la Dra. Calvin nos pone al corriente sucede en el lejano futuro pasado de 1996, nos cuenta que los primeros robots comercializados eran para servicio domestico, en especial baby siters, puede parecer que el autor no empiece fuerte pero os aseguro que el relato tiene su interés, intriga y suspense a partes iguales aparte de contar el principio de la historia robótica de la humanidad. Los relatos pueden leerse de forma independiente sin ningún problema, de hecho, así fueron publicados muchos de ellos, pero es en su cohesión total donde el sentido de la historia dibuja la evolución de ese mundo.

Las tres leyes robóticas del autor son la base de todo el libro. El autor sienta unas bases con sus tres férreas leyes que servirán para que cualquier acción, accidente, paradoja, dilema, confrontación de visiones u opiniones entre personajes, conflictos o juicio analítico y moral que tenga lugar en ese mundo pueda resolverse o descubrir el misterio a partir de la lógica de sus reglas. El conjunto de historias que contiene el libro nos lleva del dilema ético al espionaje corporativo, de las estrategias políticas a la fundación de una nueva religión atea con los propios creadores, los humanos, del amor artificial de un robot al análisis histórico, de la paradoja que para salvar a otro hay que conservar la propia existencia, sin embargo la inacción acabara con salvador y salvado, la acción acabara con ambos y demás pruebas y experimentos para entender el comportamiento tanto humano como por reflejo, el robótico.

Ley, orden, ética , moral, deber, responsabilidad e incluso el amor. Como si de los clásicos griegos se tratara, todo tiene cabida en el libro, a fin de cuentas habla de nosotros, la humanidad.

Hay que tener en cuenta que el primero de estos relatos fue escrito en 1940 y el último, que fue cuando se publico en España por primera vez, en 1950. A pesar de esto los temas que plantea siguen siendo los mismos que a día de hoy nos parecen interesantes, originales, de actualidad o visionarios. Temas que hemos visto después en multitud de obras, desde Blade Runner pasando por el ciberpunk japonés a Matrix.

Los personajes protagonistas son los robots dv-5 llamado cariñosamente Dave, rb-34, Herbie, qt-1 alias Cutie, spd-13 apodado Speddy y ns-2, Nestor, etc. Muchas veces esos percances son un mal menor por un bien mayor para la humanidad, otras, simplemente diferencias de interpretación de una orden o paradojas de las mismas leyes robóticas. Los mismos robots no están exentos de un tipo de histeria derivada por incongruencias de sus programas ante ciertas situaciones contradictorias o manías religiosas cuando se preguntan por su origen. Una especie de neurosis robótica, presa de la lógica de las tres leyes y su yustaposición al mundo real.

El equipo profesional formado por Michael Donovan y Greg Powel son los que tendrán que lidiar con la mayoría de incidentes y situaciones rocambolescas, como si de una condena eterna se tratara cuando solucionan el percance en una mina de silicio ya son enviados a su próxima misión en alguna colonia o estación espacial. Personajes importantes y con fuerte personalidad que deberían tener un panteón en la historia de la U.S Robots & Mechanical Mens Inc. ya que son los pobres diablos que se comen todos los marrones. Tanto Donovan como Powel son experimentados pilotos y expertos físicos además de hombres con multitud de recursos para enfrentarse a las mas dispares aventuras. La curiosa descripción física de Donovan me recordó a cierta estética ochentera ciberpunk, una cabellera pelirroja encrespada, ¿precursor de la estética de otros futuros distópicos?

Cualquier aficionado a la ciencia ficción debería leer alguna vez a Asimov, una buena manera de entrar en su mundo es Yo, Robot.

Uno de los personajes mas interesantes y realmente importantes que solo sale en los dos últimos relatos es Stephen Byerley abogado de renombre y futuro político, además de ser un buen orador para acompañar a la Dra. Calvin en sus reveladoras reflexiones. Su historia juega mucho con la ambigüedad de su naturaleza, no voy a desvelar nada, creo que una reseña no debe ser un resumen de lo que sucede en un libro o novela pero si compartir la experiencia y lo que nos ha emocionado. Cualquier aficionado a la ciencia ficción debería leer alguna vez a Asimov, una buena manera de entrar en su mundo es Yo, Robot. Hay mas personajes, pero estos son de lejos los mas importantes. El entrevistador que recoge el testigo de todos estos informes por boca de Susan Calvin no deja de ser el lector, pues el entrevistador carece de nombre, ningún dato, en realidad el vehículo para tomar un punto de vista en la historia, solo sabemos su edad 32 años. Una técnica para que el lector se sumerja aun mas en la historia.

El mundo ha dejado de estar organizado por países o continentes, actualmente se distribuye por regiones: la Región Oriental de la cual la capital es Shanghai, la Región Tropical con Capital City como epicentro, la Región Europea con Ginebra como sede y la Región del Norte con Ottawa como capital. Todas estas regiones ya no están formadas por la cercanía geográfica o cultural sino por las funciones. La. Tierra es lo mas parecido a un país con New York como capital mundial. Por lo que nos cuentan, la pobreza y la guerra ha sido erradicada por completo, la economía terrestre permanece siempre estable y las colonias y minas de otros planetas van viento en popa. Los robots no son usados en la tierra desde el año 2007 y fueron desterrados a usos espaciales y de investigación debido a la fuerte oposición social. Si alguien recuerda los cortos de animación Animatrix que complementaban el mundo de las películas en dos de los cortos, Segundo Renacimiento parte uno y dos, se explica el comienzo de las máquinas, las similitudes y sus debates filosóficos recuerdan mucho a los propuestos por Asimov obviando las tres leyes.

Ojo al dato, ni Tokyo ni Seul ni siquiera la ex-colonia británica Hong Kong, Shanghai como capital de la Región Oriental, en 1950. El bioquímico tenia una visión del mundo clara y realmente premonitoria. Algunas cosas como el silicio pronto serán sustituidas pero hasta ahora el silicio es uno de los principales componentes en nuestras tecnologías así que es lógico que se pensara que este componente seria uno de los más importantes para la fabricación de robots y otras tecnologías.

Quizás hay que matar a nuestros padres, pero la mejor forma de matarlos, es conociéndolos antes.

El libro empieza con una niñera y acaba con una calculadora de circuitos calculadores omniscientes controlando el equilibrio económico mundial, un Deus Ex Machina en las propias palabras de la Dra. Susan Calvin. Han pasado ya 67 años del futuro del Dr. Asimov, pero su ritmo ágil y adictivo, el suspense y el misterio que logra, sus lucidos e interesantes diálogos, la emoción que nos hace vivir esas aventuras que viven los personajes de ese nuevo mundo, hacen de esta obra una lectura obligada y una obra que hay que tener en cualquier biblioteca de ciencia ficción que se precie, se reniegue de lo que llamamos ciencia ficción dura o no. Quizás hay que matar a nuestros padres, pero la mejor forma de matarlos, es conociéndolos antes.

Educarse a uno mismo es, lo creo firmemente, la única educación que hay.

Isaac Asimov


Artículo escrito por Jonny Cherokke, autor invitado.

Johnny Cherokke
Johnny Cherokke

Lector compulsivo y escritor radical, adicto al ciberpunk y todos sus derivados. Amante del cine negro y sobretodo del cine negro asiático. Enamorado de la literatura en general.


He dado paso a una nueva generación, que primero conoció el ciberpunk, y más tarde, por sorpresa, la ciencia ficción de la época dorada. Este artículo habla de uno de sus máximos exponentes: Isaac Asimov. Es fascinante ver como las comparaciones siguen un orden inverso, y como la doctora Calvin «se parece» a algunos personajes creados setenta años después. Nos separan generaciones, pero nos une la misma pasión por imaginar un futuro.

Espero que Johnny comparta con nosotros más a menudo su visión de la ciencia ficción y que esta no sea su primera colaboración.

kubrick

Apúntate a mi lista de correo

Mi lista de correo sirve para enviarte por email una recopilación de mis últimos artículos cada tres semanas. Así no se te pasará nada de lo que escriba. Te prometo que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte, esto queda entre tú y yo. Bueno, y cualquier visitante del futuro que conozca nuestro destino.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!