La inmolación por la belleza, de Marco Denevi

Hoy leí un cuento breve, brevísimo que me encantó por su simplicidad y su significado. Es de un autor argentino que desconocía, Marco Denevi. Espero que lo disfrutéis tanto como yo.


El erizo era feo y lo sabía. Por eso vivía en sitios apartados, en matorrales sombríos, sin hablar con nadie, siempre solitario y taciturno, siempre triste, él, que en realidad tenía un carácter alegre y gustaba de la compañía de los demás. Sólo se atrevía a salir a altas horas de la noche y, si entonces oía pasos, rápidamente erizaba sus púas y se convertía en una bola para ocultar su rubor.
Una vez alguien encontró una esfera híspida, ese tremendo alfiletero. En lugar de rociarlo con agua o arrojarle humo -como aconsejan los libros de zoología-, tomó una sarta de perlas, un racimo de uvas de cristal, piedras preciosas, o quizá falsas, cascabeles, dos o tres lentejuelas, varias luciérnagas, un dije de oro, flores de nácar y de terciopelo, mariposas artificiales, un coral, una pluma y un botón, y los fue enhebrando en cada una de las agujas del erizo, hasta transformar a aquella criatura desagradable en un animal fabuloso.

Todos acudieron a contemplarlo. Según quién lo mirase, semejaba la corona de un emperador bizantino, un fragmento de la cola del Pájaro Roc o, si las luciérnagas se encendían, el fanal de una góndola empavesada para la fiesta del Bucentauro, o, si lo miraba algún envidioso, un bufón.

El erizo escuchaba las voces, las exclamaciones, los aplausos, y lloraba de felicidad. Pero no se atrevía a moverse por temor de que se le desprendiera aquel ropaje miliunanochesco. Así permaneció durante todo el verano. Cuando llegaron los primeros fríos, había muerto de hambre y de sed. Pero seguía hermoso.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Comments

  • 7 años agoReply

    Hmmm “híspida” y “Bucentauro”, cada día se aprende algo nuevo.

    NO SE PUEDE VIVIR DE LAS APARIENCIAS, eso ya lo sabía, ¡pobre erizo!

  • Jose A. Sánchez

    4 meses agoReply

    Hola, Nicholas.
    Una interesante y simpática fábula; para nosotros, claro, no para el pobre erizo de triste final.
    Cuántos se empeñan en mantener una imagen toda su vida sin vivirla realmente.
    Gracias por traer este relato, no conozco al autor, pero buscaré más cuentos suyos.
    Un Abrazo.

    • 4 meses agoReply

      Gracias Jose por leerme y comentar

Leave a Reply

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Featured

rosemary williams kubrick reading e1480180373542

Apúntate a mi lista de correo

Mi lista de correo sirve para enviarte por email una recopilación de mis últimos artículos cada tres semanas. Así no se te pasará nada de lo que escriba. Te prometo que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte, esto queda entre tú y yo. Bueno, y cualquier visitante del futuro que conozca nuestro destino.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!

¿A tí tampoco

te gusta la gente?

 

Puede que entonces te gusten mis libros.

Hablan de personas, sí, pero de personas diferentes.

Todas mis historias hablan de lo mismo, de esa búsqueda.

Mi última novela habla de un tipo que lo ha perdido todo y dejó de buscar hace tiempo.

Un tipo que ya no sabe quién es.

Un tipo especial.

Haz click aquí para saber más

You have Successfully Subscribed!

Hijos de Brin media

¿Quieres ayudarme con mi nueva novela?

 

 

Si leíste "Lágrimas negras de Brin" y te gustó, puede que quieras leer un borrador mi nueva novela, "Hijos de Brin" y ayudarme a pulirla. A eso se le llama "lector cero", te llevará tiempo y necesitaré todos tus sentidos para encontrar incongruencias, fallos y huecos.

 

 

Haz click aquí para saber más

You have Successfully Subscribed!