main

Reseñas

A vuestros cuerpos dispersos. Reseña

14 mayo 2017 — 4

riverworld-960x514.jpg

Llevo una sequía de lecturas de ciencia ficción importante, hace al menos cuatro meses que no leo algo que me interese del género, no encuentro una lectura que me guste, y he “picoteado” de varios títulos, pero los he abandonado a las pocas decenas de páginas, así que para no olvidar mi pasión por ciencia ficción y seguir dándole de comer al blog un poco del material que necesita, voy a tirar del último clásico que leí, hará cosa de cuatro o cinco meses: A vuestros cuerpos dispersos, de Philip José Farmer, escritor estadounidense de ciencia ficción, que es el primer volumen de la conocida serie Mundo del Río. Este señor, con cuatro premios Hugo y otras muchas nominaciones a decenas de premios, tiene publicadas mas de treinta novelas, y más de sesenta cuentos. Es uno de los grandes autores de género y quizás no es tan conocido en España como Asimov, Clarke o Phillip K. Dick, ya que está alejado de lo hard y se sitúa entre los límites de la fantasía y la ciencia ficción.

a vuestros cuerpos dispersos

Hace ya veinte años, intenté leer el segundo libro de la serie El fabuloso barco fluvial  (por que no tenía el primero), pero esta vez hice las cosas bien y ataqué el primer volumen de la saga: A vuestros cuerpos dispersos. Lo cierto es que el comienzo está muy lejos de lo que uno espera de un clásico, y nos acerca a una trama muy diferente de cualquier otra cosa que hayamos leído, muy de ciencia ficción puñetera y fascinante, de esa que te agarra de las orejas y te hace seguir leyendo: El libro comienza con la muerte de un señor del siglo XIX que de pronto se despierta suspendido en un almacén gigantesco de cuerpos, en suspensión, como si fuera un jamón en un gigantesco secadero. La historia narra el “renacer” por así decir, del personaje en un mundo fantástico, poblado por seres humanos de diferentes épocas de la humanidad. Existe un rio navegable, ancho y tranquilo, que permite al personaje construirse un barco y recorrerlo en busca de respuestas. Esto da pie a cuatro libros y pico, imagínense. Al mas puro estilo “Pórtico”, aventuras con un sinfín de imaginación, acertijos y artefactos con misterios a los que poco a poco los personajes van dando forma. Al leerlo, uno se pregunta que pasó con ese tipo de ciencia ficción, que pasó con los libros que se conformaban con maravillar al lector y hacerle pasar un buen rato, que no pretendían ser otra cosa más que un buen libro de ciencia ficción.

Philip Jose Farmer
El bueno de Philip Jose Farmer con ojos de Alien. No pregunten, yo no lo retoqué así, Google sabrá….

Farmer es un autor interesante, A vuestros cuerpos dispersos se publicó en el 71, y tiene lo mejor del sabor de la ciencia ficción clásica, de la literatura rápida y sin perifollos de los norteamericanos. Sus personajes tienen un par de facetas más profundidad que los de los autores “Hard” contemporáneos como Clarke o Asimov, y una imaginación bastante menos limitada a conservar el aspecto “hard” de la ciencia ficción. Si te gusta Silverberg o Pohl, como a mí, disfrutarás enormemente de esta novela, llena de sorpresas, y posibilidades fantásticas.

Además de la saga de “Mundo rio” el autor escribió otras obras, yo he leído ademas “Los amantes” una novela escrita en los años 60 que hoy sería tildada de machista, misógina y quien sabe cuantas cosas más, pero que resulta bastante entretenida. Hay que entender que el mundo hace cincuenta años era bastante diferente. Por lo mismo podrían hoy lapidar al buen doctor (Asimov) ya que en sus libros, como en los de Farmer, la mujer suele ser poco más que un elemento decorativo, lo cual, independientemente del tema feminista, limita mucho las posibilidades de la historia.

Reseñas

Los detectives salvajes: Reseña

8 septiembre 2015 — 1

detectives_salvajes.jpg

El por qué alguien como yo, con tan poco bagaje literario en autores hispanoamericanos, escoge a Roberto Bolaño es todavía una incógnita. Tras atragantarme con las obras largas de Cortázar, Borges o García Márquez, pruebo con el chileno. En algún sitio leí que era diferente. Yo creo que desde lejos, “Los detectives salvajes” estaba trabajando en mi subconsciente. ¿Lo elegí yo, o me eligió él a mi?

Los detectives salvajes

Según la wikipedia, “Los detectives salvajes” es un homenaje al infrarrealismo, movimiento poético, que en la novela es denominado realismo visceral, y a sus integrantes. Arturo Belano es el alter-ego de Bolaño, y Ulises Lima es el poeta mexicano Mario Santiago Papasquiaro. Sea como sea, esta novela, publicada en 1998 y de 662 páginas, fue ganadora de un par de premios, pero sobre todo, ha sido aclamada por la crítica, y más aún y muy importante, por otros escritores. “Los detectives salvajes” está traducida a 17 idiomas, quizás debí haber empezado por ahí.

Clasificar “Los detectives salvajes” es imposible, vaya eso de partida. Estamos hablando de un bicho que no se deja masticar, se mete entre las muelas y transmite sabores incorrectos. Tras la confusa historia de un personaje, surge una segunda parte, y una tercera, todos ellos llenos de situaciones narradas de forma cinematográfica: estamos ahí, escuchamos, olfateamos y sentimos la vibración en la piel. Suceden cosas, personajes que respiran y sudan. Hechos sin demasiado sentido se suceden en una historia que trae algunos recuerdos de los relatos de Kerouac y sus amigos de la generación Beat, pero en formato sudamericano, mucho más sabroso y peligroso. La historia en sí es insignificante, pero tan verosímil que sabe a crónica. Los personajes, logrados hasta el punto que te los encuentras en el reflejo del ascensor, mirándote de refilón cuando subes pensando en si lo que leíste anoche era un sueño o de verdad estaba escrito.

“Los detectives salvajes” no es un libro normal. Puedes sufrir secuelas de por vida, puede que seas inmune a él. Si la próxima vez te sorprendes pensando “esto lo viví yo antes”, igual fue Bolaño quien lo metió en tu cabeza sin que tu lo supieras.

Reseñas

Reseña: Crónicas de Thomas Covenant el Incrédulo

4 septiembre 2015 — 1

Cronicles_of_Thomas_Covenant_the_Unbeliever-1024x558.jpg

Cuando lees la página de la Wikipedia del autor de las Crónicas de Thomas Covenant: Stephen R. Donaldson, lo primero que choca es su comparación con Tolkien, por la complejidad de los mundos fantásticos que recrea. Y es cierto: es un autor que logra arrastrarte a mundos inverosímiles, a una historia poco convencional que te seduce página a página. Al menos, su prosa no es tan farragosa como la de Tolkien, y sus personajes, tienen alguna doblez más -no demasiadas desgraciadamente-, pero lo cierto es que la genialidad de sus mundos puede sobrepasar otros defectos, como un estilo más bien aburrido y reiterativo, una profundidad en el desenlace de la historia más bien plano y unos finales lamentables, digno de la peor serie de televisión de serie B. La saga de Thomas Covenant, está repartida en diez libros, en “series” de tres, tres y cuatro respectivamente. Yo me leí las seis primeras. La sexta entrega tuvo un desenlace tan decepcionante que me ví sin fuerzas para seguir leyendo.

Thomas Covenant

A pesar de ello, guardo un recuerdo muy, muy especial de esta serie, ya que la riqueza de su imaginación, de su creatividad, es algo poco habitual en un género que ya está ya demasiado sobado. Sólo por descubrir la riqueza de este universo tan peculiar que ha creado Donaldson merece la pena leer los primeros libros, eso sí, solo si valoras la fantasía y la creatividad, no esperes una obra maestra. Una de las cosas que más me gustó fue la sonoridad y belleza de muchos de los nombres creados por Donaldson, tanto es así que algunos los he usado como propios para mis relatos :-)

Otra de las particularidades de esta saga es que Thomas Covenant, el protagonista, no es un paladín, un mago, o un hobbit. No, es un pobre diablo del siglo XX afectado por una enfermedad horrible que lo margina de la sociedad donde vive, un auténtíco antihéroe que se ve lleno convertido en el elegido que un pueblo entero lleva esperando generaciones. Este planteamiento parece clásico, pero basta leer unas páginas para darse cuenta de que es auténtico y original.

Donaldson tiene otra saga, “El caballero a través del espejo” que leí hace quince años, y que aún recuerdo con cariño por sus escenas calientes y su extraña heterodoxia, similar a la empleada con Covenant. No obstante, esta saga tiene mucho más calado. En cualquier caso, un autor con personalidad.

Reseñas

Reseña: Geralt de Rivia

24 agosto 2015 — 1

Portadas-de-Alejandro-Colucci.jpg

La primera vez que oí hablar de la saga de Geralt de Rivia fue en boca de la misma persona que me recomendó “Ready player One”: una de las mejores novelas de C/F que he leído en los últimos dos años, así que abrí bien las orejas para escuchar mejor lo que decía.

La saga de Andrzej Sapkowski consiste en –agárrate– ocho libros, de los cuales, cuatro son de cuentos independientes y otros cuatro forman una saga de género fantástico. El último libro finaliza la saga. Se puede decir que como novelas, hay cuatro libros, y que los otros no son imprescindibles. Yo me leí los dos primeros y los cuatro que forman la novela. Tiene un estilo bastante tosco, que va mejorando en cada libro.

Geralt de Rivia
Geralt de Rivia, muy fucker

Geralt de Rivia, es como decirlo, un fucker medio mutante, medio guerrero, con algunos poderes mágicos y que utiliza la magia del mundo en el que vive de una forma casi trivial. Es un protagonista lacónico que tiene su pepito grillo en forma de su amigo Jaskier, un trovador/bufón que de vez en cuando le acompaña y es quien cuenta sus aventuras por todos los reinos. Las novelas aportan una línea argumental larga, y mucha acción, sobre todo los primeros libros. Lo cierto es que el personaje cautiva, sea por su “maldición” como por su personalidad de tipo que no quiere ser el más chungo de todo el barrio, pero que sin embargo, lo es. Ese aura de maldito que le rodea junto con su falta de miedo, construye un antihéroe muy resultón.

 

Sin embargo, a mi lo que me cautivó del libro es el mundo mágico en el que viven. Llenos de criaturas malvadas que en el fondo son pobres diablos. Un libro en el que los algunos personajes secundarios son mejores que los principales. No porque estén mejor definidos, sino porque casi nunca son arquetipos. Sorprenden. Un libro lleno de fantasías, pequeñas, mundanas, rodeadas de otras fantasías, cuidadas y extravagantes. Construye un mundo coherente en torno a la magia. Sin llegar a los extremos barrocos de Juego de tronos o Dune, crea un mundo político muy convincente, donde ningún malo es malo del todo, ni ningún bueno es bueno del todo: Eso sí, a todos les gusta el dinero y las mozas (o los mozos, según toque). Me gustan mucho los personajes de este mundo, en la fantasía priman otras cosas, pero los personajes creíbles no. En este se consigue con creces.

Las escenas épicas lo son también, la magia es magia, de la buena. Y sí, también hay algún muerto. Los últimos libros sin embargo empiezan a desdoblar demasiado los personajes principales en pequeñas sagas independientes y el libro empieza a perder fuelle. Sobre todo por parte del personaje principal (Geralt de Rivia) al que su laconismo empieza a pasarle factura y pierde protagonismo en favor de su amada y contra-protagonista: Yennefer.

El libro concluye como no podía concluir: mal. Es una desgracia menor, ya que compensa con una de las mejores idas de pelota que he leído en fantasía: haciendo un crossover de universos con el mundo clásico, una idea que me parece soberbia y bien ejecutada.

La lástima es que el autor no supiera “deshacerse” antes de los bultos que acarrea durante cuatro libros. Bultos que poco a poco lastran la agilidad de la verdadera protagonista: Yennefer, de la que el autor se enamoró. Su desafortunado amado, Geralt de Rivia, estorbaba, junto a sus amigos los personajes secundarios de relleno. Esto fastidia el último libro, aunque si exceptuamos el bochornoso desenlace final (en la torre) y en la revuelta de la ciudad, creo que el conjunto es merecedor de una buena calificación.

kubrick

Apúntate a mi lista de correo

Mi lista de correo sirve para enviarte por email una recopilación de mis últimos artículos cada tres semanas. Así no se te pasará nada de lo que escriba. Te prometo que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte, esto queda entre tú y yo. Bueno, y cualquier visitante del futuro que conozca nuestro destino.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!