Ensayo y no-ficción

Por qué escribo ciencia ficción

4 Marzo 2017 — 4

main

Ensayo y no-ficción

Por qué escribo ciencia ficción

4 Marzo 2017 — 4

Hablando con un lector que me comentaba que le da reparo comprar por Internet, le contestaba que yo soy todo lo contrario. Y he encontrado una relación en el hecho de que, escribo ciencia ficción y gran parte de mi vida transcurre en “la red”…

¿Hace cuanto que no compro un libro físico en una tienda?

Mucho. escribo ciencia ficcion ¡como Ray Bradbury!Mucho tiempo (diría que más de diez años), teniendo en cuenta que leo entre 4o y 50 libros anuales, me ahorro muchos paseos y elijo con precisión lo que leo gracias al sueño de cualquier filósofo, intelectual, escritor o amante de la lectura que nació antes del último tercio del siglo XX: buscar un libro y ponerlo en tu mano en menos de cinco minutos. Casi cualquier libro. De forma instantánea, asequible y fácil. Llevo años intentando acostumbrarme, pero me sigue dando placer solo de pensarlo. Tengo cientos de libros en papel en casa y ¿sabéis que?, podría prenderles fuego sin ningún remordimiento, por que están todos en la red y no necesito poseerlos.

¿Cuando fue la última vez que compré ALGO en una tienda física?

Sólo cuando no la he podido comprarlo por Internet. Mis manías llegan al extremo: he comprado guitarras, ordenadores, zapatos, cámaras de fotografía, muebles, ropa y por supuesto comida. Todo por Internet, evito pisar una tienda, y cuando lo hago sé exactamente lo que voy a comprar y procuro no tardar demasiado. Es una operación quirúrgica, sin bajas colaterales. La última compra fue… mierda, ¡no lo recuerdo! ¡Odio comprar!

porqué escribo ciencia ficcion y ciberpunk
Aviso, esta imagen puede provocar ansiedad –
(AP Photo/Charlie Riedel)

Sí. Frenadol en la farmacia. El constipado no perdona. No ayuda que cada vez que entro en un comercio me miren raro. No tengo la culpa de medir casi dos metros y estar muy perdido por la falta de costumbre. Me ocurre lo mismo cuando alguien pone la televisión, me quedo pegado como un niño de tres años, por la falta de costumbre.

Es curioso, la gente tiene miedo de los “timos” por Internet, robo de datos o que te manden un ladrillo. Tengo varios centenares de votos en Ebay, y he realizado miles de compras por Internet, y jamás he tenido ninguno de esos problemas.

Soy una rareza… ¿o una avanzadilla de lo que viene?

No lo sé, pero intuyo que mi forma de ser tiene mucho que ver con que desde muchos años, concibo el mundo como una red, de personas, de entidades, de intereses. Redes mas o menos separadas, sin demasiado contacto entres sí. Como ya he contado en otro post, me considero una persona bastante asocial, vamos, que no me gusta la gente en general. Nunca he estado cómodo el las situaciones sociales cotidianas diurnas, sobre todo cuando era niño y/o adolescente. De noche todo mejora bastante, ehem.

introvertido

Mi primer contacto con las redes fue desde antes que existiera Internet en España como algo público y accesible. Con quince años mi primer contacto con ellas fue a través de FidoNet, en los años 90. FidoNet era una especie de precursor de Internet que se basaba en el intercambio de datos entre particulares, que se conectaban entre sí con modems a través de la línea telefónica. Durante mi adolescencia fui SysOp de una BBS de Madrid -bastante conocida-, y quizás eso me marcó para siempre. Las redes permiten conectarnos no solo con datos, sino con personas que de otro modo no conoceríamos. Gente especial. Gente rara, ¡por fin! Los escritores, como otras personas creativas, no evitamos a la gente, evitamos a ciertas personas que resultan ser mayoría. Vemos el mundo diferente y nos cuesta compartir nuestra pasión, por que por la razón que sea -y hay decenas de ellas- no es fácil encontrar a alguien que entienda lo que decimos o que diga algo que nos apasione tanto o más que nuestro mundo interior. De las personas que conocí en esa época, la gran mayoría han terminado desempeñando trabajos muy creativos en organizaciones referentes de la industria mundial.

Jardin de Brin

A pesar de ser del 75, comparto algunos rasgos con la generación de Millenials que tanto está de moda ahora. Tengo la misma empatía natural con la tecnología, ya que al fin de cuentas, fue la que me rescató de una sociedad que no entendía. Desde muy pequeño los videojuegos fueron mi pequeña pasión, junto con los libros de aventuras (Emilio Salgari y los comics salvaron mi vida). Como ya comenté en otro artículo, la primera vez que experimenté la realidad virtual, con doce años, supe que cambiaría mi forma de ver el mundo. Siempre he perseguido ese mundo, lejos de la realidad, que nos permite experimentar posibilidades sin límite, que nos permite reinventarnos a nosotros tantas veces como queramos. Yo lo he llamado el Jardín de Brin, y si has leído mi novela 11,4 sueños luz, sabrás de que te estoy hablando.

Ahora que os he explicado de donde vengo entenderéis….

Por qué escribo ciencia ficción

elige tu propia aventuraAunque en mi blog parece que solo hablo de ciberpunk, y ciencia ficción en general, los autores que más leo y más me gustan son de género “realista”, aunque odio esa calificación. También he leído fantasía durante años y de hecho tengo relatos y cuentos en todos los géneros. Sin embargo, todos mis relatos acaban derivando en la ciencia ficción. Inexorablemente. El primer relato que puedo recordar lo escribí con catorce años y era una ucronía en el paleolítico. Cuando participé en mi primer taller literario, en la Semana Negra de Gijón y me pidieron algo negro, escribí como rompía con mi novia de aquella época, gracias a un viaje en el tiempo. En ese momento no sabía lo que era aquello, pero los libros de “Elige tu propia aventura” fueron lo mejor que me pasó de pequeño, luego llegó Asimov y ahí empezó todo, supongo.

Cuando intento escribir algo, siempre fluyo al mismo mundo oscuro de moral difusa y posibilidades infinitas. Ese lugar que a algunos de vosotros os gusta aunque tenga reflejos de algo cruel y solitario. Sé que también le veis su lado fascinante. Con el tiempo, leyendo, supe que se llamaba Ciberpunk, y aquí me he quedado. Esperando a que pronto pueda conectarme a él.

Mientras, seguiré escribiendo todo lo que vivo, aunque sea tan solo en mi cabeza.

 

4 comments

  • Ana González Duque

    5 Marzo 2017 at 1:53 pm

    Pues yo no te vi demasiado asocial en la última cena ;D
    Yo también tenía ese libro de “Evasión”. A ver si tenía algún tipo de virus dentro…

    Reply

    • [email protected]

      5 Marzo 2017 at 3:28 pm

      La noche tiene un no se qué que me hace más social.
      Ah, y el vino también ;D

      Reply

  • Jimmy Olano

    19 Julio 2017 at 1:19 am

    “Cita con Rama” de Arthur C. Clarke de 1972 es el libro de ciencia ficción “dura” y que considero el mejor en esa área; seguid escribiendo ciencia ficción, esa es una forma y manera de viajar en el tiempo, os lo aseguro.

    Reply

    • Avedon

      19 Julio 2017 at 10:49 pm

      Clarke es demasiado “Hard” para mi, pero de la saga de Rama, ese es el mejor, precisamente por esa gran incógnita que pende sobre el libro. Supongo que ese tipo de ciencia ficción ya no se escribe. Cada día es más complicado salirse de lo ya conocido.

      Gracias por comentar!

      Reply

Deja un comentario, me encantará contestarte

Tu email no será publicado

 

Apúntate a mi lista de correo

Te enviaré novedades y una recopilación de artículos semanal. No seré pesado y juro por mi madre que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!

¿Todavía no la has leído?

11,4 sueños luz es una novela de ciencia ficción cyberpunk: implantes, mundos virtuales, inteligencia artificial, metacorporaciones, mentiras, drogas y un París oscuro y decadente. De fondo, un macabro thriller en mitad de la mayor empresa humana jamás llevada a cabo: la colonización de un nuevo mundo en otro sistema solar a 11,4 años luz. 

Disponible en papel y eBook (Varios formatos) en las tiendas online de Kobo, Amazon, Nook, Lektu y la iBookStore de Apple.

You have Successfully Subscribed!

Shares