main

Ciencia FiccionFicción personal

Veluss m2210: una nave generacional

20 noviembre 2017 — 3

Pasted-Graphic-1.jpg

Esta gigantesca nave generacional es la que transporta algunos de los protagonistas de “11,4 sueños luz” y de “Lágrimas negras de Brin” a su destino final, el cuarto planeta del sistema estelar Procyon (también conocida como Alpha Canis Minoris), a 11,4 años luz de la Tierra. Quizás os he desvelado uno de los secretos de mi primera novela, pero no pasa nada, tengo muchos más todavía.

La nave Veluss M2210 no está acoplada a ninguna estación espacial, si no que espera su pasaje final en uno de los puntos troyanos del sistema Tierra-Luna, el L4, cerca de la nube de Kordylewski. Construida en los astilleros de Malais Rellian, en el punto de Lagrange L2 Tierra-Luna usando material de la Luna, enviado al espacio a través de una catapulta electromagnética. Junto a sus hermanas menores, es el proyecto de ingeniería espacial más ambicioso de la raza humana. La tercera nave del proyecto Veluss es la más grande. Formada por dos toroides concéntricos y un huso central, gira sobre su eje 0,8 veces por minuto, para generar la gravedad artificial a la cara interna del toroide, donde se halla el hábitat central, con un gravedad similar a la de la Tierra. Su interior, una franja de poco más de medio kilómetro de ancho, se parece a un estrecho, largo y recto valle glacial, cuyos bordes se curvan hacia arriba y que se desvanecen en un sol y un cielo artificial, dotado de un sistema de clima controlado que incluye lluvias, viento y días nublados. El anillo interior, con algo menos de gravedad, se dedica a la agricultura. La sección central, el núcleo, sin gravedad artificial, se dedica a la producción y manufactura, allí se llevan a cabo la mayor parte de procesos industriales pesados.

Aunque ni “11,4 sueños luz” ni “Lágrimas negras” son historias que tengan como centro el viaje espacial en una nave generacional, cuarenta años de viaje entre la Tierra y su destino final dan para mucho. Así que la nave que alberga a más de 30,000 personas en su interior, tiene, como os podéis imaginar, un poco de ingeniería, aunque sea en la ficción. Gracias a películas como Interstellar o Elysium (2013) tengo algunas imágenes espectaculares para mostrar como sería su interior:

Interstellar
Elysium (Hábitat principal)
Interstellar
Interstellar (Hábitat secundario)

Sin embargo, Velus M2210 tiene un diseño singular ya que dispone de tres hábitats diferenciados:

  • Un hábitat principal (toroide), de 1300m de radio, 500m ancho, un perímetro de 8km y un área total de 4km2.
  • Un hábitat secundario (de forma cilíndrica), de 500m de radio, con un ancho de 1000m, un área de 3,14km2 y un perímetro de 3.1km.
  • El cuerpo principal de la nave (con forma de huso), con un perímetro 628m2, un volumen de 0,13km3, un área de 2,5km2, un radio de 100m y una longitud total de 4km. En uno de los extremos del huso es donde los motores iónicos impulsan la nave.

Cito las palabras de Ariel en “11,4 sueños luz” para describir su impresión la primera vez que la vio desde el espacio: Era una inmensa rueda de seis radios con una aguja larga y fina. Al acercarnos nos dimos cuenta de su inmenso tamaño.

La nave generacional Veluss M2210
Veluss M2210

Aunque no está a escala, tendría un aspecto similar a este:

La nave generacional Veluss M2210
Veluss M2210

Aquí podéis ver un vídeo completo de como sería la vida en el interior del hábitat principal:

El vídeo claro está no es mío (es de Uzi Berko), pero es lo más parecido que he encontrado. En el caso de la M2210 el cinturón sería algo más ancho de lo que aparece en el vídeo, pero el concepto es similar.

La tripulación

Además de las 30,000 almas seleccionadas por el programa Veluss, hay una carga esencial en esta nave generacional: el centenar de filántropos que cofinanciaron el proyecto Veluss y que viajan dormidos en hibernación profunda hasta llegar al destino. Ancianos que desean en los últimos años de sus vidas, ver un nuevo mundo y dejar su huella en la creación de una nueva sociedad. Ricos y poderosos en la Tierra, esperan ser de utilidad cuando se funde la colonia. Por supuesto sus identidades son secretas, y su vida está protegida por la inteligencia crítica de la nave: EME.

EME: La inteligencia crítica

Por supuesto que una nave de semejante tamaño debe tener un sistema que la controle. Para eso esta EME, la computadora central de la nave, una Inteligencia Artificial que sirve a los tripulantes. El viaje espacial es demasiado complejo para dejarlo en manos de humanos. Gracias a sus motores iónicos, acelerará poco a poco la nave hasta lograr una velocidad media de 85,000Km/sec, utilizando además la asistencia gravitatoria de algunos planetas del sistema solar, para salir a velocidad de escape de nuestro sistema. EME se encarga de todo, aunque los astrofísicos de a bordo por supuesto están informados en todo momento, y si la tripulación al mando de la nave se pusiera de acuerdo, podrían ordenarle a EME un cambio de planes… siempre que no pusiera en peligro la misión, ya que una cosa está grabada a fuego: el viaje debe terminar en Procyon-4.

Si te has quedado con curiosidad por saber más sobre el proyecto Veluss, podrías empezar leyendo el comienzo de esta historia en “11,4 sueños luz”….

Un thriller en el París del siglo XXIII

345 páginas de puro ciberpunk. Disponible en papel y eBook

kubrick

Apúntate a mi lista de correo

Mi lista de correo sirve para enviarte por email una recopilación de mis últimos artículos cada tres semanas. Así no se te pasará nada de lo que escriba. Te prometo que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte, esto queda entre tú y yo. Bueno, y cualquier visitante del futuro que conozca nuestro destino.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!