main

Reseñas

Las partículas elementales

22 abril 2016 — 1

Captura-de-pantalla-2016-01-21-a-las-2.36.23.png

Según un crítico del NY Times, un libro profundamente repugnante escrito por Michel Houellebecq, un escritor criticado por misógino, decadente, reaccionario, islamófobo, racista y pornógrafo por sus detractores: religiosos, intelectuales de izquierdas y gente de la derecha. Criticado por todos, pero traducido a 25 idiomas significa que dice cosas interesantes de manera interesante. “Las particulas elementales” es un ejemplo.

particulas elementales houllebeqc

Me pregunto yo, si el señor crítico pasó de las primeras páginas de “Las particulas elementales”, donde Houellebecq probablemente quería espantar a aquellos lectores que no merecían llegar al final. Por que sí, durante muchas páginas Houellebecq se reserva el desenlace de un libro que tiene muchas capas. Es un libro complejo, pero fácil de leer. Por lo que es fácil que el lector se vea deslumbrado por el sexo, o la aparente simplicidad de sus personajes. Está narrado de una forma peculiar, por un binomio de hermanos que llevan al desenlace de una forma que sólo se hace obvia, con precisión, al final. El libro no tiene un hilo conductor concreto, ni una secuencia de acontecimientos que genere un interés. Son sus personajes, los que se limitan a sobrevivir y a mostrarnos sus miserias.

Algunos critican la poca profundidad de los personajes de “Las particulas elementales”. Después de leer “Rebelión”, su libro más reciente, es cierto que sus personajes tienen un parecido, y un fuerte componente biográfico, pero en cualquier caso no son planos, ni poco profundos. Son complejos, humanos, llenos de matices y asombrosamente hermosos en su miseria. Se nota que Houellebecq antes de novelista fue poeta. Solo los verdaderos poetas son capaces de mostrar tanta belleza en la más oscura, patética y oscura soledad humana.

Describir el argumento de un libro como “Las particulas elementales” no es fácil. Habla de la humanidad, o más bien, de la descomposición de la humanidad. Algunos dicen que es una crítica a la generación del 68, al newage y a la religiones. Yo creo que va más allá de eso, es ciencia ficción social y biológica, una combinación peculiar, resuelta con mucha solvencia. Es el primer poeta que conozco capaz de escribir C/F hard en términos de biología celular y física cuántica.

Houellebecq escandaliza por que no ahorra adjetivos contra las religiones, o colectivos intelectuales sacralizados, ni tampoco economiza palabras en las numerosas escenas sexualmente explícitas. A mi juicio, es un escritor valiente, inteligente y con una creatividad sin ataduras. ¿Qué más se puede pedir?

Reseñas

Reseña: Sumisión de Houellebecq

3 enero 2016 — 1

Captura-de-pantalla-2016-01-03-a-las-15.14.37.png

Mi experiencia con autores franceses es más bien escasa, mi gran fuente de lectura suelen ser autores norteamericanos, salpicada de algún ruso, quizás un  inglés, como no también latinoamericanos e incluso algún japonés, pero franceses, pocos. Del que siempre me acuerdo es de “Viaje al fin de la noche” de Cèline, del cual todavía recuerdo el regusto amargo y profundo. Con Sumisión, de Houellebecq he sentido el mismo regusto, pero más poderoso, más cercano. Contemporáneo.

Publicado en 2015 y justo durante los últimos acontecimientos del terrorismo islamista, no podía ser más actual. Sumisión llegó a las librerías francesas el mismo día del atentado contra Charlie Hebdo. Sumisión es una novela de «política ficción» –como 1984 y Un mundo feliz–. Dado que ambos son uno de mis libros favoritos y que me gusta mucho el género de la ciencia ficción, especialmente las distopías futuristas, esta mezcla que encontramos en “Sumisión”, que narra un hipotético ascenso de islamistas moderados al gobierno de Francia, me parecía fascinante.

Michel-Houellebecq-Sumision

Sumisión es el primer libro de Houellebecq que leo, y lo puedo clasificar de nihilista, oscuro e incluso mórbido. Muy inteligente y crítico, aunque la distopía en sí tiene muchos flecos y hace aguas ya que utiliza demasiadas referencias actuales a personalidades existentes: al final es imposible “creerse” lo que uno lee y resta fuerza al texto. Su fuerte no es la distopía, es la desintegración de la V República y lo que representa, en sus personajes. No solo es creíble, si no que sabe amargo, como la pólvora después de un traca de petardos gigante. Uno sale aturdido después de leerlo. Sumisión es pura literatura, para lo bueno y lo malo.

Muy recomendado, yo voy a empezar a leer una de sus obras más conocidas: “Las partículas elementales”, del que un crítico del NYTimes (Michiko Kakutani) llegó a decir que era “profundamente repugnante”. ¡Tengo ganas de empezarlo! :-)

kubrick

Apúntate a mi lista de correo

Mi lista de correo sirve para enviarte por email una recopilación de mis últimos artículos cada tres semanas. Así no se te pasará nada de lo que escriba. Te prometo que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte, esto queda entre tú y yo. Bueno, y cualquier visitante del futuro que conozca nuestro destino.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!