Ficción personal

Fiesta de disfraces

14 marzo 2019 — 3

main

Ficción personal

Fiesta de disfraces

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…


14 marzo 2019 — 3

Hoy me he encontrado cara a cara hablando con un tipo que llevaba una máscara conocida, a juego con un traje que ya he descartado varias veces y que siento casi como mío. Un disfraz que ya he visto antes y por el que nunca me he decidido. Hasta me sé su precio y lo incómodo de sus zapatos. No sé si el que yo llevaba le resultaba familiar al tipo en cuestión, yo creo que no, por que lo miraba con descaro, probablemente pensando que para la próxima fiesta le gustaría llevar uno igual. Quizás no sabe escribir, pero eso es lo de menos, sabe mirar a través de la máscara, que es lo que importa.

El otro día descubrí una nueva manera de empuñar una pistola, es curioso que a estas alturas todavía me maraville con cosas tan inanes. Lo he visto cientos de veces en las películas, pero nunca se me había ocurrido pensar que los dos pulgares se cruzaran de aquella manera. Mientras pienso en la siguiente caja de cartuchos, sigo escuchando la lista de música (Southern Gothic) que compartió conmigo una misteriosa chica de Twitter, es ideal para hundirme en mi pantanosa imaginación, esa que me lleva a escribir sobre las sombras de nuestras vidas. Hoy me han preguntado cómo hago para inventarme las historias que escribo, si investigo y en qué me baso. No vas a contarle al tipo que te pregunta eso que sabes perfectamente a que huele el pollo podrido porque luego te hará preguntas aún mas directas y odio mentir con desgana. Pero sí, sé a que huele el pollo podrido. Nunca me hacen las preguntas buenas, aquellas para las que no tengo respuesta, esas que me dejarían en pelotas delante del escenario. Sigo buscando desesperadamente que alguien me haga una pregunta que no sepa esquivar. Me he vuelto demasiado bueno en eso. Sé contar historias, pero lo que me gusta es descubrirlas y quedarme sin habla. Pensar que estaba delante mío durante todo ese tiempo y no lo vi. Me gusta enamorarme.

Sólo se puede amar con los sentidos. Lo demás es filosofía y matemáticas. ¿Tienen género los sentidos?, las matemáticas seguro que no. Aquel que se pregunta si el amor dejará de existir, está mas cerca de las ecuaciones diferenciales que de experimentar placer al escuchar un susurro o una risa. La belleza entra por los sentidos y se transforma en ganas de vivir y no hace falta calculadora, sólo respirar y dejar que la sangre circule, calentita. Me miras, te miro y no hace falta ponerse en uno u otro lado de la ecuación. El tiempo que pasa entre cada parpadeo tuyo puede ser un instante o una eternidad. Infinito, si lo prefieres. Mariposas de rímel, lagos de lágrimas. Te digo todo esto con palabras, tendidas muertas sobre una hoja de papel, porque no sé hacerlo de otro modo. Las palabras se las lleva el viento, empujadas por la respiración. Los tipos como yo no suelen contestar a la primera, necesitan pensarlo. No, el amor no morirá nunca mientras el hombre sea capaz de apreciar la belleza de todo aquello que no se percibe con ninguno de los cinco sentidos.

La belleza del pollo podrido no está en su olor, si no en lo que nos evoca ese pollo al ajillo antes de ponerse malo y apestar: tardes de domingo comiendo con mi madre, escuchando las mismas anécdotas de la misma media vida. Ahora que ya no está, son hermosas, porque son una parte de mi que nunca morirá, al contrario que ella. La belleza es inmortal y a menudo se reproduce a su alrededor, como las flores. Necesita morir de vez en cuando, para que no la demos por hecho, para no acostumbrarse, como ese parpadeo que puede durar un instante o una eternidad, pero que sea como sea, es único. Lo sabrás cuando lo experimentes. Igual que has mirado a cientos de chicas hermosas pero solo recuerdas a unas pocas. Si eres afortunado, nunca olvidarás a una de ellas. Eso es el amor. Lo que permanece por muchas olas que intenten borrar lo que una vez escribiste en la orilla.

Me empieza a quedar pequeño este disfraz de escritor. Creo que voy a tener que ir a la tienda y buscar otro, intentaré que sea uno parecido, le estoy cogiendo cariño.

3 comments

  • Jimmy Olano

    14 marzo 2019 at 3:46 pm

    La suma de los cinco sentidos, en su conjunto, totaliza más de lo que debería y es lo que nos permite detallar el arte y todo lo que nos es inherente a los humanos. No hay matemática que pueda explicarlo, pero sin embargo es un hecho que existe y que de paso mueve nuestro mundo, que tal vez lo forzamos demasiado buscando una supuesta perfección de las formas, y de las maneras. Este universo es increíble.

    Reply

  • Medussa

    19 marzo 2019 at 3:13 pm

    Nicholas, solo voy a decirte una cosa, tal vez para ti sea irrelevante, seguramente lo es, pero : me hipnotiza leerte.

    Reply

    • Avedon

      19 marzo 2019 at 4:21 pm

      ¿Irrelevante?, vivo por instantes como este :-)

      Reply

Deja un comentario, me encantará contestarte

Tu email no será publicado

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

kubrick

Apúntate a mi lista de correo

Mi lista de correo sirve para enviarte por email una recopilación de mis últimos artículos cada tres semanas. Así no se te pasará nada de lo que escriba. Te prometo que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte, esto queda entre tú y yo. Bueno, y cualquier visitante del futuro que conozca nuestro destino.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!

Por fin está aquí.

Por fin está aquí.

Seis historias de amor en tres universos distintos. Huyendo de géneros y etiquetas. Escapando de lo convencional y enfrentados a un futuro incierto esta novela habla del verdadero coste de ser humano y de las elecciones que a veces tomanos para no dejar de serlo.

Continuación de mi primera novela, "11,4 sueños luz" pero que puede ser leída de forma independiente.


480 páginas. Disponible en papel y eBook

You have Successfully Subscribed!