Ficción personal

Mi bisabuela Katalina, la jefa del clan.

1 septiembre 2017 — 10

main

Ficción personal

Mi bisabuela Katalina, la jefa del clan.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…


1 septiembre 2017 — 10

Sí, con K, creo que a ella le gustaría.  Quizás su personalidad era demasiado punk para haber nacido en el siglo XIX, así que he escrito este post en su honor. En mi familia paterna, los hombres han sido siempre unos calzonazos de cojones, y me alegro de tener al menos un antepasado con pelotas, aunque estuvieran en su vientre, y no colgando por fuera, y no os equivoquéis, no es que me haya vuelto feminista, pero cuando llevas algo así en la sangre, da igual que quién sea, lo abrazas con fuerza y das gracias.

Dicen que me parezco un poco a ella (en la mala leche)

Katia (que es más corto que Katalina), nació en un pueblo de mierda en mitad de La Rioja, un pueblo célebre por sus chorizos, no diré más. Era la mayor de once, así que el destino le había deparado la agradable tarea de limpiar el culo de sus hermanos y hermanas, hasta que fueran lo suficientemente mayores para encargarse del negocio familiar: la fábrica de chorizos. Ella se echó novio, tal como se esperaba, pero a finales del siglo XIX y en mitad de ninguna parte, no parecía que tuviera un gran futuro, así que se dijo ¿por qué no emigrar a América?

Yo hablo mucho de viajar a las estrellas en mis libros, pero mi bisabuela tuvo los cojones de hacerlo, o lo más parecido que podía hacer en su época, un largo y peligroso viaje que en aquella época costaba una fortuna. Su novio no tuvo el valor de acompañarla, así que Katia le dejó, y se embarcó sola en un vapor a Argentina. Su padre, que se quedó plantado en su casa con los niños cagones y un corte de mangas, la desheredó, y así, mi bisabuela, quemando las naves, y dejando todo lo que tenía, se lanzó a una aventura incierta. Sola y sin nada en los bolsillos.

La estación Arias, en la Pampa Argentina distaba mucho de ser un paraíso. Debió ser la versión hispana del oeste yanki, donde una mujer no valía demasiado y menos si estaba sola. Sobrevivió, y algo más que eso. Su hermana pequeña, que también hizo las Américas la vió una sola vez y de aquel encuentro sólo trascendió una frase para las generaciones posteriores: “su moralidad estaba muy relajada”. Debió haber más que sonrisas y abrazos, pues las hermanas jamás se volvieron a ver. Mi bisabuela se ganó la vida y salió adelante durante años en la pampa. Tras unos años, Katia viajó a Buenos Aires, donde conoció a mi bisabuelo. Se casaron y prosperaron, hasta convertirse en dueños de varias farmacias y un negocio de Taxis. Katia tuvo a mi abuela Julia y a otro pequeño vástago. Viéndose por fin con dinero y estabilidad, decidieron viajar a España, intuyo que para sacarle otro dedo a su padre, mi tátara-tárata-abuelo, el empresario de los chorizos que la desheredó.

Cuando llegaron a Barcelona, Katia la describió como un lugar infecto y atrasado. Echaba de menos su Argentina civilizada y moderna. Cuando volvieron a su pueblo natal, su familia, muerta de envidia les hizo el vacío, así que compraron una casa en un pueblo cercano y se establecieron temporalmente mientras Katia daba a luz a su tercer vástago: otra niña. Algo debió pasar en Argentina, porque su marido tuvo que salir por piernas para intentar arreglar ciertos entuertos empresariales. Mi abuela se quedó sola, con tres niños, en un pueblo donde no había agua corriente, ni luz eléctrica. Encerrada dentro de un valle de la Rioja profunda, quedó a la espera de noticias de su marido, camino de Argentina. Construyó el primer horno del pueblo, que alquilaba a los vecinos. Se hizo apicultora y arrendó los terrenos aledaños a la casa para que un hortelano plantara patatas, a cambio de un quinto de la cosecha. Ahora sé a quien debo agradecerle mi espíritu emprendedor.

La pobre Katia, antes de que su marido partiera, se quedó embarazada de nuevo. Además de sus hijos, el único recuerdo de su marido que tenía era una cajita de madera labrada con dos fotos, la de él y la de la ex-novia de mi bisabuelo -ya que la caja la fabricó él antes de conocerla a ella-. Ella no quería destrozar la caja sólo para quitar la foto de aquella mujer que ya no era nadie. En esa cajita fue donde guardaron el poco dinero que les quedaba y que año tras año, menguaba. Todas sus esperanzas estaban al otro lado del atlántico.

Mi cuarto tio-abuelo estaba a punto de nacer cuando recibió la carta con la fatal noticia: su marido había muerto en el viaje y su socio se había largado con el dinero, perdiéndolo todo.

Viuda, emprendedora, de fuertes convicciones religiosas y en palabras de la gente del pueblo: una mujer de armas tomar, crió a sus hijos entre cerdos y flores, bordeando la pobreza extrema. Aquel pueblo de la Rioja, no era un pueblo de gente rica, y los terrenos, escarpados y fríos no daban buenas cosechas. Aun con todo, mi abuela se crió entre aquellas paredes húmedas de piedra, y allí conoció a mi abuelo. Mis abuelos se casaron apenas unos años antes de la guerra civil.

Cuando unos anarquistas de la CNT amenazaron a Katia con abusar de su hija menor si no denunciaba al párroco. Katia sacó una pistola automática -que guardaba de su época en la pampa- y les encañonó a la cabeza y les dijo sin que le temblara el pulso:  “No tenéis huevos de acercaros a mi hija, hijos de puta”. Les debió asustar la forma en que amartillaba la pistola. Probablemente ya lo había hecho antes. Quién sabe si disparó alguna vez con ella. La leyenda de la pistola todavía circula, y todos sabemos, que el primo que se la llevó en secreto del desván de la casa, todavía la conserva, una Browning 1900 del calibre .32.

Los de la CNT esquivaron a mi abuela. Pero no terminaron aquí las aventuras de mi bisabuela. Tuvo tiempo de  esconder al cura del pueblo, e incluso de organizar misas secretas en el salón de su propia casa, cuando las checas buscaban alguien a quien quemar que tuviera aspecto religioso. Tampoco tuvo reparos en esconder al comunista del pueblo cuando la falange quiso fusilar a alguien que oliera a azufre. Lo tuvo escondido en el palomar durante seis meses, en el mismo palomar donde yo de niño buscaba fantasmas y de mayor los exorcizaba.

Mi padre nació un año después del final de la guerra civil, en la misma cama donde nació su abuela, en la misma casa vieja de piedra del siglo XVIII. Y así, mi abuela Katia, me dio una bonita historia que contar. También me dejó el amor por las armas, la moral disoluta y las frases contundentes.

Por tí, Katalina. La mejor de la familia. En tres generaciones.

10 comments

  • Silvia Martínez-Markus

    8 septiembre 2017 at 8:58 pm

    Me parece una historia muy interesante. De novela.
    Y hay que reconocer que era muy guapa. Siempre en las fotos antiguas sale la gente algo apaletada, pero en esta no.

    Reply

    • Avedon

      8 septiembre 2017 at 9:17 pm

      ¡Gracias! lástima que no me vayan las historias sin marcianadas, porque como dices, hay una historia ya que realmente sé muy pocas cosas, todos los huecos se prestan a la imaginación.

      Reply

  • Luis Fausto

    17 septiembre 2017 at 8:52 pm

    Leído con verdadero placer. Verdadero o falso está escrito con garra. Muy bueno.

    Reply

    • Avedon

      17 septiembre 2017 at 9:11 pm

      Es curioso, a veces las cosas mas ligeras y menos pensadas salen mejor que las que tienen mas chicha e intencion :)

      Gracias!

      Reply

  • Cherokke

    20 septiembre 2017 at 9:28 pm

    Magnífico artículo, ¿Quien no querría una abuela así? No me jodas, la heroína de la familia. Su historia da para una película y un par de libros.

    Un saludo

    Reply

  • Jimmy Olano

    24 septiembre 2017 at 11:30 pm

    «Tampoco tuvo reparos en esconder al comunista del pueblo cuando la falange quiso fusilar a alguien que oliera a azufre.» Toda desafiante, sin miedo a nada, asì era ella, ¡forjadora de futuro!

    Reply

  • Anónimo

    1 octubre 2017 at 3:04 pm

    Me encantó!!!!!

    Reply

  • Luis, tu tío.

    8 noviembre 2017 at 6:53 am

    He leído la biografía de tu bisabuela Katalina. Interesante; para mí más que las marcianadas. Tuvo a Julia y otro hijo/a de su marido, el que volvió a Argentina. Parece que después hubo algún otro. Con algún vecino del pueblo?

    Reply

    • Avedon

      9 noviembre 2017 at 5:07 am

      Anda esa parte no la sabia :-)

      Reply

Deja un comentario, me encantará contestarte

Tu email no será publicado

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

kubrick

Apúntate a mi lista de correo

Mi lista de correo sirve para enviarte por email una recopilación de mis últimos artículos cada tres semanas. Así no se te pasará nada de lo que escriba. Te prometo que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte, esto queda entre tú y yo. Bueno, y cualquier visitante del futuro que conozca nuestro destino.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!

Por fin está aquí.

Por fin está aquí.

Seis historias de amor en tres universos distintos. Huyendo de géneros y etiquetas. Escapando de lo convencional y enfrentados a un futuro incierto esta novela habla del verdadero coste de ser humano y de las elecciones que a veces tomanos para no dejar de serlo.

Continuación de mi primera novela, "11,4 sueños luz" pero que puede ser leída de forma independiente.


480 páginas. Disponible en papel y eBook

You have Successfully Subscribed!