Lágrimas negras

¿Puede la realidad dar sentido a la fantasía? ¿Puede el amor superar unas barreras que no entiende? Si la fantasía se convierte en realidad ¿qué es la realidad?

Fuera de los géneros tradicionales, esta historia nos lleva directos a un viaje con reglas diferentes. Un viaje que atravesará varios mundos, hasta embarcar en el viaje a las estrellas definitivo.

En el mundo de Brin la magia flota y forma parte cotidiana de la vida. Está en los objetos, en la ropa, en las personas y en la naturaleza. La magia se nutre de la emoción humana. Grimm no siente nada desde que se quedó huérfano, pero la magia, también tiene otras formas de alimentarse.

Lágrimas negras de Brin
Borrador de portada

Con el título de “Lágrimas negras en el Jardín de Brin“, continúo la historia de 11,4 sueños luz, pero de una forma alternativa, no lineal. No obstante los lectores de 11,4 no se sentirán en absoluto defraudados y probablemente, me odien aún más por dejarles aún con más ganas de leer la próxima novela. Confío que Lágrimas negras esté antes de navidades de este año (2017).

 

AVANCES

Alanna

Miró a su alrededor y su expresión cambió de nuevo. Miedo. Grimm podía reconocerlo, olerlo, era tan familiar como el aire. En silenció observó y luego cerró los ojos unos instantes, sintiéndolo.

—¿Qué pasa? —preguntó Grimm alarmado. Pero ella no contestó. Sus labios se movían en silencio. Finalmente, murmuró algo, casi inaudible.
—Falaich do smior, am falach agad dath agus do fhìrinn.
Grimm no sintió nada, excepto unas potentes vibraciones sordas a su alrededor.
—Vuelve a casa. Rápido. Y no mires atrás —dijo Alanna, cuya aura ahora era débil y casi descolorida.
—Pero…
—¡¡Corre!! —chilló Alanna.


El hechizo de curación, no eliminaba las cicatrices, y las nuevas se superponían sobre las antiguas. Alanna decía que su cuerpo era un libro, un libro de poemas al dolor. Grimm no entendía a que se refería, pero le gustaba sentir el tacto de sus manos sobre su piel desnuda.


Observó a Nika, y ella le devolvió la mirada. Definitivamente no era como Alanna, pero necesitaba compañía. Ya no quería estar solo, nunca más.

Próximamente más actualizaciones.

 

 

 

 

Shares

Apúntate a mi lista de correo

Te enviaré novedades y una recopilación de artículos semanal. No seré pesado y juro por mi madre que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!