Ciencia FiccionSeries de Television

Por qué el Doctor Who es ciencia ficción (y mucho más)

Enero 3, 2017 — 6

main

Ciencia FiccionSeries de Television

Por qué el Doctor Who es ciencia ficción (y mucho más)

Enero 3, 2017 — 6

El otro día en una cena con un buen amigo salió un tema muy interesante relacionado con la ciencia ficción. Mi colega es quien me introdujo en la ciencia ficción con catorce años, con Asimov bajo el brazo. Ahí es nada. Asimov y sus cuatro leyes de la robótica. Asimov, el de la fundación. Sí, tengo un amigo que ve la ciencia ficción desde el punto de vista “hard”. Ahora se estaba leyendo el segundo de la saga de Rama, de Clarke. El tipo es muy hardcore. Ingeniero, y además jefe de proyecto en una de las empresas de ingeniería aeroespacial más importantes de Europa. Y este buen amigo, va y me dice: “No entiendo por qué dicen que Doctor Who es ciencia ficción.

aviso: Este artículo ¡es más grande por dentro!

También hay que decir que este buen amigo se ha leído varias veces el Señor de los anillos y libros suplementarios, como el Silmarilion, al que yo me he atrevido a acercarme a menos de 500 metros. Pues sí, hablemos del Doctor Who. Este artículo nace por que no le contesté en su momento, y me quedé con ganas de explicárselo. Es difícil, por que el Doctor Who, es un fenómeno, no una simple serie de televisión.

Según la wikipedia, el Doctor lleva en antena, producido por la BBC desde 1968. No tengo datos que lo avalen, salvo otros blogs que lo afirman, pero estoy casi seguro que es la serie de ficción más longeva de la historia de la televisión. Para colmo, sigue todavía en emisión con nuevos capítulos. Eso debería enviar un mensaje: no estamos hablando de cualquier cosa. Varias generaciones ingleses consideran ya Doctor Who como algo parte de su historia y de su cultura, igual que las cabinas rojas, los autobuses de dos pisos o el “God save the queen” de los Sex Pistols.

doctor who

Doctor Who es a los amantes de la ciencia ficción británicos, lo mismo que el Té a los británicos en general. O eso sería yo si fuera británico. Representa una producción cuidada, con una imaginación desbordante y unas tramas que enganchan tanto a amantes de la ciencia ficción como de las series en general. Representa la unión progresiva entre lo antiguo (años 60) con lo más actual (Siglo XXI). Rara avis en la ciencia ficción, donde los decorados de una serie, diez años después parecen de cartón piedra. Doctor Who es tan especial, que hasta doce actores diferentes han encarnado a su protagonista. 53 años de serie en antena, bañando de color e imaginación a generación tras generación de ingleses. He de reconocer que les envidio. Tienen un referente cultural con nombre propio en la ciencia ficción.

Inteligencia y pasión

La serie narra las aventuras de un alienígena de forma humana conocido en toda el universo como  “el doctor”. Es uno de los últimos descendientes de una especie extraterrestre que viaja por el tiempo y puede cambiar de forma para regenerarse. Hasta ahora siempre han sido hombres, pero tarde o temprano será una doctora o un hombre de piel negra. El caso es que se enfrenta a todo tipo de amenazas, generalmente en forma de razas alienígenas poco amistosas. Visualmente es una mezcla entre las películas Norteamericanas de serie B de los años 50 y 60 y diferentes concepciones de la estética inglesa. Los malos y los decorados, como en la mejor tradición de StarTrek, tan entre pena, asco y risa.

El estilo del doctor
Una serie cuyo protagonista, tiene un estilismo propio y bien marcado.

Se podría decir que Doctor Who es la respuesta británica a StarTrek, pero con un punto de vista muy, muy inglés. La primera diferencia es que la mezcla entre lo que parece coña y lo que realmente lo es, es tan sutil, que a veces no existe. La otra diferencia, es que aunque todo pueda parecer una gran coña -como en “el enano rojo”-, no lo es. A veces las cosas más estúpidas tienen uno o dos dobles sentidos que a la postre, muestran una historia más profunda de lo que parecía.

En suma, se puede decir que lo que caracteriza al Doctor es su inteligencia, su humor y su pasión por el conocimiento. Grandes cualidades para un personaje que se caracteriza por encarnar -con el ejemplo- una visión de la existencia muy amplia, lo que hace que su moral sea a veces muy cuestionable y difícil de entender. Ah, y algo más….

El doctor jamás emplea la fuerza para solucionar sus entuertos.

Sí, amigos, el Doctor lleva más de medio siglo salvando el mundo, que carajo, el universo entero -y el de diferentes dimensiones- sin emplear jamás la violencia, tan sólo el cerebro y la picardía que le caracteríza. Siempre con estilo propio. Según mi amiga Saya, tiene muchas fans femeninas, que ven al doctor con buenos ojos. Eso no le pasó nunca a Spock.

Doctor Who no es una serie hecha para un público en concreto, se diría más bien que uno crece viendo Doctor Who. Sin darte cuenta  te vas amoldando a sus irregularidades, a sus rarezas británicas a la vez que te adaptas a  cada cambio de doctor. Mi favorito, por cierto, es David Tennant, sin duda, aunque el último, Peter Capaldi, no lo hace nada, nada mal.

david tennant
David Tennant, el doctor con más carisma y estilo de los últimos cuatro (opinión personal del autor).

Ficción, ciencia ficción y fantasía.

Si has llegado hasta aquí coincidirás conmigo en que Doctor Who no es ciberpunk, ni tampoco ciencia ficción hard, pero el trabajo de los guionistas es excepcional, sobre todo el de Russel T. Davies y Steven Moffat, quienes han firmado los mejores guiones de los últimos diez años.

Dalek
Daleks, los villanos mas chungos del universo. Son malísimos y parecen lamentables. Exterminate!, exterminate!. Adorables.

Entre los enemigos del Doctor podemos encontrar unos robots de aspecto lamentable (Cybermen), unos alienígenas en un exoesqueleto que parece una versión cutre de R2D2 (Daleks) y unas estatuas de piedra (Ángeles llorosos) que ni siquiera se mueven o hablan. Nadie daría un duro por ellos, sin embargo, a fuerza de ingenio, se transforman en unos malos increíbles, en una historia fabulosa, donde la tecnología, por cierto, es casi siempre secundaria. Quizás esto les moleste a los radicales “hard” como mi amigo, que necesitan una explicación para todo. El Doctor utiliza un chisme, llamado “destornillador sónico” que a modo de tricorder (Startrek) sirve como herramienta de diagnóstico o actuador ante la tecnología ajena. En el fondo, es una burla clara a aquellos que creen que un chisme puede ser realmente importante en una historia. Los personajes lo son: su humanidad.

Destornillador sonico
¿Es una espada láser?, ¿es un tricorder?, no… ¡es un destornillador sónico!

Lo cierto es que si hay un desarrollo muy potente de argumentos de pura ciencia ficción, pero casi siempre partiendo del punto de vista psicológico -de personaje- o sociológico -entendiendo el por qué una raza entera quiere aniquilar a otra-. A veces se apoya en épocas históricas, pero nunca como parte de una trama histórica, sino casi como una ucronía paralela a la historia. Pocas veces la serie se centra en detalles concretos. De hecho los mejores episodios de Doctor Who son aquellos en los que una guerra entre especies se desata sin que la humanidad sea siquiera consciente. La humanidad, y el Doctor, junto con sus improvisados asistentes o acompañantes, se encargan de reclutar refuerzos y encontrar ese punto débil que todo malvado tiene. Aunque sea una raza entera.

Amy Pond
La preciosa acompañante del 11º Doctor: Amy Pond. Sigo enamorado.

Los giros de guión a veces cubren varios episodios, y pueden hacer cosas que el cine no puede. Recuerdo con especial cariño la trama donde Rory Williams (el novio de Amy Pond) la espera durante 2000 años por amor. Es un giro de guión increíble donde mezcla pura ciencia ficción con una preciosa historia de amor. Solo el Doctor Who puede hacer así. Nadie más es capaz de utilizar la imaginación para construir historias que son ya parte de la cultura mundial. Puede que no sea la ciencia ficción que uno espera, puede que no encaje en ningún género, por que Doctor Who es sin duda única en su género.

 

6 comments

  • Ramiro

    Enero 4, 2017 at 9:32 pm

    Vale, vale, el amigo “hardcore” agradece el esfuerzo pedagógico. Tendré que verme algún capítulo más, pero sigo pensando que los Daleks son una copia pero que muy cutre de R2d2.

    Reply

    • nicholas.avedon@gmail.com

      Enero 4, 2017 at 10:24 pm

      Jajajajaja. Prueba superada!. A los dalek terminas cogiéndoles cariño, en serio. Exterminate, exterminate!!! ya lo verás ;) Busca un buen capítulo (uno firmado por moffat).

      Reply

    • David

      Enero 6, 2017 at 7:44 pm

      Bueno que no sea al revés los daleks aparecen por primera vez en un capítulo en diciembre de 1963… En esa época R2D2 no estaba ni en proyecto y George Lucas aún no había hecho ni THX 1138. Y ya sabemos que Lucas es un experto en coger influencias…

      Reply

      • nicholas.avedon@gmail.com

        Enero 6, 2017 at 7:58 pm

        Wow, eso no lo sabía. Como bien dices, a veces las cosas son al revés. Pobres Dalek, siempre unos incomprendidos :D

        Reply

  • Javier Valladolid Antoranz

    Enero 22, 2017 at 8:27 pm

    Los daleks salían en el serial “The dead planet”, en su planeta natal, medio destrozado, siendo bastante más simples que el de la primera aparición en la serie moderna (He visto la primera temporada y hasta el serial “The space museum”, lo tengo a medias, de la clásica). Un serial en el que vemos la extinción definitiva de los daleks. Es también la primera trama propiamente de ciencia ficción más allá del viaje en el tiempo que la serie emplea. Una de las diferencias más notables entre los comienzos de la serie clásica, he leído cosas de wikipedia sobre la clásica más allá, y la clásica la llevo al día con Estados Unidos, es que la clásica mantenía una separación radical entre las tramas históricas y las de ciencia ficción, así como su función. La clásica partía de la base, no recuerdo dónde lo leí, de ser un programa diseñado a aficionar a los jóvenes a la historia y a la ciencia. Se puede cuestionar su rigor histórico, pero los episodios históricos buscaban mantener un valor histórico crucial y los únicos extra terrestres que aparecen son “El doctor” y su sobrina. Los de historia recuerdan a Indiana Jones o a obras de teatro inglés con enredo o estilo muy de la época. Las de ciencia ficción sí son bastante peculiares.

    Reply

  • Javier Valladolid Antoranz

    Enero 22, 2017 at 9:38 pm

    Para mí, la ciencia ficción es mucho más amplia que la hard. Ambos tipos, junto a todos los matices no prototípicos, tienen su valor. Puedo disfrutar con Killjoys, con Doctor Who, con los súper héroes, con Martian, con Continuum, con Star Gate, con Star Trek, con Star Wars,.. En efecto, “Doctor Who” toca infinidad de temas de la ciencia ficción y hace homenajes a mansalva en todos los géneros. Amy Bond era un gran personaje, también de esos con los que fantasear hasta la llegada de Clara.

    Reply

Deja un comentario, me encantará contestarte

Tu email no será publicado

Shares

Apúntate a mi lista de correo

Te enviaré novedades y una recopilación de artículos semanal. No seré pesado y juro por mi madre que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!

¿Todavía no la has leído?

11,4 sueños luz es una novela de ciencia ficción cyberpunk: implantes, mundos virtuales, inteligencia artificial, metacorporaciones, mentiras, drogas y un París oscuro y decadente. De fondo, un macabro thriller en mitad de la mayor empresa humana jamás llevada a cabo: la colonización de un nuevo mundo en otro sistema solar a 11,4 años luz. 

Disponible en papel y eBook (Varios formatos) en las tiendas online de Kobo, Amazon, Nook, Lektu y la iBookStore de Apple.

You have Successfully Subscribed!