main

Ciencia FiccionSeries de Television

Incorporated: serie de ciencia ficción ciberpunk

Marzo 15, 2017 — 0

incorporated-ciencia-ficcion-oscura-960x539.jpg

Incorporated es una serie de SyFy de ciencia ficción ciberpunk. Una muy buena serie, que pese a contar tan solo con una temporada, dejará una huella dentro del género. Estrenada a finales de 2016, terminó de emitirse el 27 de Enero de 2017. Cancelada por la mala audiencia, su final, aunque cierra algunas tramas, deja algunas en el aire, pero os aseguro que merece la pena verla.

Incorporated como distopía futurista

Dentro de las distopías futuristas cercanas, INCORPORATED deja huella, mostrando un mundo completamente dominado por dos grandes corporaciones. Siguiendo los cánones del Ciberpunk, encontramos un thriller donde la parafernalia técnica (implantes, manipuladores de recuerdos, armas tecnológicas, drogas) sirve para contar una historia muy humana, la de un skint extremadamente hábil con la tecnología que consigue manipular su pasado para infiltrarse en la élite dominante. Los “trajeados” (o suits), que viven en las “Green zones“, alejados de la vida de miseria en los bajos fondos o “Red zones” donde por dinero, puedes conseguir cualquier cosa. En el aspecto técnico, especialmente la fotografía, la serie lo borda. El reparto, algo irregular, recupera a Julia Ormond, que clava el papel.

Si has leído mi novela, “11,4 sueños luz, el paralelismo con ella es enorme. Yo hablo de piso cero, ellos de Red zones, yo hablo de mugrosos, ellos de skinkt. Mi protagonista, igual que el suyo, es alguien que no es quien dice ser, y en general, se muestran los mismos problemas de una sociedad donde se ha perdido la humanidad, tanto en la élite como en la pobreza. En este sentido, el trasfondo de ciencia ficción social y humana, está realmente bien logrado, mucho más que en otras series con temática ciberpunk como puede ser Caprica, otra serie que tuvo el mismo final: cancelada. Y de nuevo, otra serie que pasará a la historia como algo que pudo ser y no fue, por la maldita audiencia.

incorporated ciudad futurista ciencia ficcion

Distopía futurista. Desastre ecológico y corporaciones

El protagonista, Aaron, o Ben, según para quien, oculta un pasado como skint, un refugiado climático, en un mundo que tras drásticos cambios, ha transformado el planeta, provocando que por debajo de la latitud de Canadá, todo sea un gran desierto. Curiosamente, en la serie nombran a España, como un desierto inservible. Este gran drama planetario ha hecho que los gobiernos en todo el mundo se desmoronen y solo la férrea disciplina del super-capitalismo ha hecho que una parte de la humanidad pueda sobrevivir. Una pequeña élite, incluso de forma notable y cómoda, a costa eso sí, de depredar la sociedad en una suerte de capitalismo extremo, donde todo, absolutamente todo, tiene un precio. Dos grandes corporaciones, Spyga e Inazagi dominan el mundo y la vidas de la humanidad hasta el punto de condenarla a la ruina por satisfacer a los accionistas.

Si la subida en esa pirámide social es dura, la caida lo es más aún, perdiendo no solo el dinero y la posición, sino también a los hijos y los propios recuerdos, ya que se consideran PI (Propiedad Intelectual) de la corporación. La aproximación al mundo de las meta-corporaciones que se plantearon en el Ciberpunk clásico de Sterling y Gibson es muy buena, aunque caiga el cliché visual de todas las películas y series que se han hecho sobre el tema.

incorporated ciencia ficcion

En resumen, estamos hablando de puro ciberpunk llevado a una serie de televisión, y es un mensaje que como se ha vuelto a demostrar, no es muy comercial. El ciberpunk lleva implícito una fuerte crítica social que ataca el capitalismo y a las grandes empresas. Nos dibuja un mundo desolado, no por la pobreza, el caos social y la debacle ecológica, no, es una radiografía del mundo actual sin edulcorar, nos muestra el esqueleto de la sociedad moderna actual y lo que podría pasar si ciertas estructuras sociales, cada vez mas precarias, dejaran de existir.

Prostitución corporativa

Nos muestra como una joven -y guapísima muchacha- Denyse Tontz vende su cuerpo como prostituta corporativa para poder pagar las deudas de su familia, o como un joven idealista pragmático -el protagonista- se transforma poco a poco en lo que más odia, demostrándonos que los monstruos no nacen monstruos, sino todo lo contrario, son idealistas que una vez quisieron cambiar en mundo, y que en el proceso, se transformaron el motor del cambio, justo lo que ellos una vez odiaron. Al final, todos venden su alma por sobrevivir en un mundo hostil.

INCORPORATED -- Season:1 -
(Photo by: Gavin Bond/Syfy)

Incorporated tenía un buen potencial, pero creo que el mensaje es demasiado oscuro, demasiado sucio y políticamente incorrecto. A pesar del intento evidente de no regodearse en ninguna imagen sórdida, existen pequeñas secuencias extraordinarias, que con unas pinceladas y sin mostrar nada, logran transmitir la realidad de un mundo donde no existen límites y hacer que uno se remueva en el asiento. Pasa por encima de temas actuales como el feminismo, la bisexualidad y el ecologismo y no se detiene en ellos, los aplasta sin piedad.

Los productores de Incorporated, Matt Damon y Ben Affleck quizás no sabían donde se estaban metiendo, el pecado de la serie es intentar tener profundidad de historia y a la vez intentar ser comercial, creo que es imposible hacerlo y sobrevivir. Yo creo apreciar los toques de auténtica calidad, pero la mayoría de la gente se quedará en que Incorporated es una serie oscura y con poca acción que acaba deprimiendo, como ha pasado antes en Caprica, Firefly o Stargate Universe. El lado oscuro del alma, no es comercial. Le deseo mucha suerte a Black Mirror, pues con su formato ha logrado sobrevivir.

Incorporated tiene un par de personajes muy bien logrados, como Laura Larson, interpretada por Allison Miller, otra actriz muy guapa. Laura es la mujer del protagonista: una niña de mamá consentida, que poco a poco, va transformándose en un personaje con personalidad y con esencia propia. Alguien que comienza ciego y poco a poco abre los ojos. Una médico de profesión que descubre que el mundo está herido, y que aunque poco puede hacer, intenta cambiarlo. De la mano de ella, aparece otro personaje fantástico, Goran, un héroe en un mundo podrido, interpretado por uno de mis personajes favoritos de Galactica, el teniente Agathon. Lástima que no volveremos a verlo en una segunda temporada, el romance y la tensión entre esos dos personajes estaba asegurado.

incorporated syfy

Necesitada de audiencia, Incorporated incorpora un par de tramas que son lo único que la desmerecen, como la presencia de un “medio hermano” del protagonista que se hace luchador para sobrevivir en el mundo que le ha tocado vivir. Esta es la única parte de la serie que me parece que sobra, ya que parece una mala copia de las películas que se han hecho sobre MMA (Artes Marciales Mixtas) y circuitos ilegales de peleas. Se utiliza para mostrar a la élite, pero cae en el mas manido de los clichés, lástima porque el personaje daba para mucho más. Épica la escena donde la prostituta le “calma” el subidón de droga que emplea para luchar en el capítulo 7.

Espero vuestros comentarios aquí debajo ;)

Ciencia FiccionReseñas de libros

Cyberpunk: Que leer. Recomendaciones de lectura de Nicholas Avedon

Febrero 16, 2017 — 0

que-leer-cyberpunk-guia-lectura-ciberpunk-960x596.jpg

En este artículo voy a intentar resumir a las que en mi opinión son las mejores lecturas del género, en algunos casos además con opiniones personales sobre cada título, y reduciendo la lista a los que yo considero los más relevantes para responder a esa pregunta acerca de que leer. Si tienes curiosidad por saber más sobre el Cyberpunk, al final del artículo hay una recopilación de enlaces de interés y artículos más extensos sobre el tema. Teniendo en cuenta la cantidad de novelas que hay, debo aclarar que no me he leído ni siquiera una parte significativa, así que seguro que me dejo grandes joyas por leer. Si crees que me dejo alguna, por favor, ayúdame con los comentarios en este post.

Bueno, antes de nada,  un poco de…

Historia del Cyberpunk

El cyberpunk es una visión oscura de la ciencia ficción. Toda buena novela ciberpunk casi siempre contiene una distopía, donde se presenta un mundo gobernado por grandes corporaciones que dominan el destino del hombre. El lujo y la alta tecnología (implantes cibernéticos, ciberespacio, realidad virtual e inteligencias artificiales) conviven con la violencia, el crimen, la miseria, las drogas y la prostitución. Lo has visto en Blade Runner, Robocop o Chappie. El género Cyberpunk se inició a principios de los 80 y está mas o menos extendido el criterio de que se pueden diferenciar tres grandes épocas donde puedes buscar qué leer:

  • Cyberpunk clásico (años 80): Entre el 82 y el 89. Los grandes autores del género son William Gibson, Bruce Sterling, John Shirley, Pat Cadigan y Rudy Rucker.
  • Nueva ola cyberpunk (años 90). Donde se incorporó el manga, el cine y diversas corrientes Cyberpunk entre las que destacan la “hard” (Greg Egan) y la más “divertida” (Neal Stephenson), ambas totalmente alejadas del cyberpunk clásico que siempre tuvo un pulso más sociológico y estético.
  • Post-ciberpunk (siglo XXI). Más abiertos, menos integristas y también menos innovadores, pero explotando el terreno conocido y ya abonado por décadas de cine, televisión y literatura de acción cyberpunk. Aquí encontramos nuevas obras tanto de cine como literarias. En este punto surgen nuevos movimientos como el SteamPunk o el BioPunk, que comparten parte de la base del género, pero nada más.

Cómo iniciarse en el cyberpunk: Cuentos cortos

Siempre que me preguntan sobre qué leer de Cyberpunk o como iniciarse en el género, digo lo mismo: empieza por cuentos cortos. No soy un gran fan de los relatos, pero creo que es una buena manera -y rápida- de iniciarse en un autor o en un género en particular.  En el caso del cyberpunk, sobre todo si sigues mis recomendaciones, en tan solo dos o tres libros, podrás encontrar las obras más significativas. Hay dos libros de relatos que ya son clásicos: “Mirrorshades” y “Quemando cromo”, ambos corresponden a la época clásica del Cyberpunk.

Quemando cromo de William Gibson

quemando-cromo-gibson-cyberpunkQuemando cromo, es un libro de relatos de William Gibson, autor de la novela más conocida del género (Neuromante) y que recomendaré después. Esta recopilación de cuentos, anterior a su novela, contiene algunas pequeñas joyas, ambientadas en el mundo particular de Gibson, al que llamó “Sprawl” y que es coherente entre algunos de sus relatos y sus novelas. Entre los mejores relatos de esta compilación, podemos encontrar los siguientes:

“Johnny Mnemónico”, que también representa la primera película del género (y guionizada por el mismo Gibson, aunque luego renegara de ella). El protagonita, Johnny es un tipo que alquila espacio RAM en su cerebro para portar secretos de multinacionales. Hasta que algo malo ocurren y buscan borrar los datos como sea. Bajos fondos, matones y escenas sacadas de una película de Tarantino escrita por Irvine Welsh. Representa la parte “divertida” del Ciberpunk, con acción y sin tintes humanos.

“Fragmentos de una rosa holográfica” y “El mercado de invierno”. Ambos relatos conectados entre sí, son oscuros, poéticos y con personajes magnéticos, malditos. Es la esencia pura de Gibson, dos de sus mejores relatos.

“Hotel New Rose”, mi relato favorito de Gibson. Es un poco inconexo, pero tiene una atmósfera inigualable y unos personajes que dejan huella. No es perfecto, no lo pretende. Es auténtico cyberpunk. Quizás sea el fragmento breve de Ciberpunk que más sensaciones me produce. Sería el relato que recomendaría a alguien que no haya leído nada del género pero que ya tenga una experiencia lectora amplia.

Gibson se caracteriza por utilizar una técnica que en su momento no era habitual: no explicar nada. Entrar a la acción, sin exponer o explicar el entorno, esperando que a ritmo de leer, el propio lector encuentre sentido en el contexto. Esto, junto con la capacidad de Gibson de crear una atmósfera densa y única y proporcionar un ritmo pausado pero constante, producen un efecto de intensidad pegajosa, que para algunos es demasiado pesado. No es fácil de leer, pero tampoco es exigente.

Mirrorshades, de varios autoresmirrorshades-cyberpunk

Mirrorshades (gafas de espejo), es una antología de doce relatos más o menos breves. De los 12 puedo recomendar cuatro grandes relatos que puedes leer y que reflejan diferentes visiones del género:

“Ojos de Serpiente”, de Tom Maddox. Encontramos la primera referencia Ciberpunk al cuerpo humano modificado y a las inteligencias artificiales en un relato mitad ciencia ficción mitad horror. Es un relato corto, pero que deja huella.

“Rock On”, de Pat Cadigan es un relato complicado y barroco, pero muy ciberpunk. Puro ambiente en una historia sobre músicos decadentes en un mundo que se hunde sin remedio. Un relato muy visual y algo vacío para mi gusto.

“Zona libre”, de John Shirley. Una historia negra en un futuro decadente, denso y asfixiante. Drogas, mafias y músicos yonkis. Es la esencia pura de cyberpunk clásico, con una prosa trabajada y como su título: libre. Este es mi relato favorito de esta recopilación.

“Mozart in Mirrorshades”, de Bruce Sterling. Una inteligente e inclasificable historia que mezcla viajes en el tiempo con una sociedad dominada por grandes intereses transnacionales. No es demasiado ciberpunk, pero es buen relato, en una recopilación que incluye algunos relatos que están muy alejados del género (como el de Egan al que se podría clasificar de gótico-fantástico).

NOVELAS CYBERPUNK

Clásicos imperdibles QUE LEER

neuromante-cyberpunk-ciberpunk

Neuromante (William Gibson, 1984)

Tengo una entrada específica para Neuromante que te recomiendo que leas si quieres una opinión mas completa de esta novela. Se podría resumir de una forma sencilla: Neuromante es la unión, irrepetible y única de diferentes factores que producen una novela de ciencia ficción innovadora, diferente y con un estilo muy diferenciado. Con un estilo pesado, lírico y personal. Gibson recrea una historia un tanto confusa, pero con una atmósfera abrumadora. No sólo eso, si no que narra una historia que hoy ya conocemos pero que en su día fue un golpe demoledor a la literatura de ciencia ficción. Digo que hoy la conocemos, porque todos hemos visto ya muchas películas inspiradas en el Cyberpunk de Gibson.

Islas en la red (Bruce Sterling 1988)

islas-en-la-red-sterlingSin duda Sterling está en el lado “del cyberpunk serio”, junto con Gibson. Esta novela es considerada por muchos la mejor novela cyberpunk, y por otros, ni siquiera es cyberpunk. Todo depende qué esperemos encontrar. No hay nada divertido, ni cómico ni esencialmente innovador. Si dejamos de lado que Sterling ha sido capaz de predecir treinta años de historia con bastante precisión, podríamos decir que Sterling al igual que Gibson, tiene excelentes cualidades narrativas y literarias. Sterling es uno de los pocos autores cyberpunk clásicos que se toma en serio el desarrollo de personaje, más aún que Gibson, aunque no tiene la misma habilidad para generar ambiente. En “Islas en la red” nos cuenta una enorme historia, protagonizada por una mujer casada y con un hijo que lucha contra piratas de datos, corporaciones y traficantes de ADN. Aunque carente del ambiente Cyberpunk de otras obras, es una lectura totalmente recomendada.

QUE LEER DE LA NUeva ola ciberpunk

AKIRA (OTOMO, 19821990)

Takira cyberpunk otomookio hoy día es casi cyberpunk. No tiene que ver con la ciudad sea una mole de metal, cemento y cristal en la que es imposible ver el horizonte, o que sea una de las ciudades mas pobladas del mundo. Algo influye su afición por las luces de neón y sus calles llenas de vida. No, tiene que ver con la personalidad de la misma ciudad y de su gente. No es casualidad que Gibson eligiera Japón como parte del corazón de su alma ciberpunk. Otomo, con su novela gráfica “Akira” pone la otra parte, la visión nipona. Akira es un inclasificable novela gráfica que va más allá de lo que Gibson empezó, aventurándose aun más en la distopía y en una sociedad descompuesta. Si tienes curiosidad por conocer más sobre la relación entre Tokio y el cyberpunk, puedes seguir leyendo sobre el alma de las cosas, un artículo que escribir después de una semana en Tokio.

Ghost in the shell (SHIROW, 1989)ghost in the shell cyberpunk manga

Aquí sí que tenemos todo: inteligencia artificial, grandes corporaciones, ambiente y sobre todo, muchas preguntas acerca del significado del ser humano. Desde Japón, esta novela gráfica que habla de inteligencia artificial. de corporaciones y de crimen, da una vuelta de tuerca al género, aportando acción y humanidad y una atmósfera muy lograda.

Están a punto de estrenar una película con este nombre, que probablemente deje mal sabor de boca, pero que aún así, estéticamente será irreprochable.

snow crash cyberpunkSnow Crash (Neal Stephenson, 1992)

Se podría decir que Snow Crash es el Mundo disco del Ciberpunk. Una frase de introducción a uno de sus personajes basta para entender el tono de la novela: “Vitaly es propietario de medio cartón de Lucky Strike, una guitarra eléctrica y una resaca“. La novela mezcla acción, un mundo disparatado e irreal y una histriónica mezcla de tecnología, ucronía distópica y gamberradas sin fin. Desde luego, entiendo que los amantes del género encabezado por Gibson, dijeran que el Cyberpunk había muerto al leer Snow Crash. No obstante, la novela está muy bien escrita, es divertida y entretenida.

diasporaDiÁspora (Greg Egan, 1997)

El único exponente serio de la vertiente “Hard” (más cercano a lo científico) de un subgénero -el ciberpunk- que se caracteriza por importarle un cuerno la ciencia o el rigor científico. Lo he incluido en esta recopilación por pura democracia ya que sale en todas las listas, pero es un autor del que me cuesta un gran esfuerzo leer sus libros. Sus dos libros más cyberpunk son Diáspora (críptico, inasequible para toda aquel que no tenga mentalidad y formación de ingeniero -a ser posible con un doctorado el biología, físicas o matemáticas-) y Ciudad Permutación que me gustó pero que la describiría como “ciencia ficción para informáticos”. Personalmente, no lo calificaría como ciberpunk y no es una lectura que recomendara. La menciono aquí por ello, para avisar ;)

quE leer DE POST-CYBERPUNK

Muchos dicen que el verdadero cyberpunk murió en el 89. No les quito algo de razón, se perdió parte del componente existencial y se perdió de vista la unión entre lo social y lo estético en pos de una tecnología superficial y una acción repleta de neones. No obstante, nuevos autores nos recuerdan constantemente que el cyberpunk quizás no se pueda mejorar, pero sí se puede continuar.

CARBONO ALTERADO (RICHARD MORGAN, 2002)
carbono alterado richard morgan

Morgan es un autor del siglo XXI, combina con habilidad la acción, la tecnología y el sexo duro sin despeinarse. El planteamiento inicial de esta novela -la primera de una saga- es intimidatorio. Es un mundo complejo, oscuro y con muchísimas posibilidades el que muestra Morgan ante nuestros ojos. Con una prosa clara y rápida, alejada de Gibson y sus compañeros de los 80. A pesar de ello, está ahí, el ambiente ciberpunk, la asfixiante sensación de que la vida no vale nada, que todo es un puñado de bytes. Quizás el problema de Morgan es que se acaba por creer más las escenas de acción que a sus personajes. Un buen viaje, aunque echaremos de menos la profundidad de los clásicos. Es una buena forma de aproximarnos al género si buscamos algo que leer entretenido y a la vez con buena atmósfera. Un buen libro, pese a sus defectos.

ready player oneREADY PLAYER ONE (ERNEST CLINE, 2011)

Cline pegó muy fuerte en su primera novela, “Ready player one”. Tanto que probablemente no pueda repetir el éxito, como suele pasar con muchos autores. En esta novela, que bebe claramente de los clásicos, no hay nada que reprochar. La combinación de historia, personajes, ambientes y acción, la sitúan en un clásico para los lectores de dentro de veinte años. Si pudiera decir algo malo de ella, es que dentro de veinte años no se entenderá, ya que sus referencias culturales son demasiado restringidas y resultará una pieza de museo. Disfrútala ahora que puedes leerla, gran novela.

La chica mecánica (Bacigalupi. 2009)
la chica mecánica

Vale, no es exactamente cyberpunk, entraría dentro de la categoría de BioPunk. Algo así como que la tecnología está orientada a lo biológico. Sin entrar en detalles, La chica mecánica es una gran novela que tiene muchos de los elementos que hacen que si te gusta el ciberpunk clásico, por definición te acabe gustando esta novela. Es una novela bien escrita, entretenida, y con personajes que lo han perdido casi todo. Terreno familiar si ya has leído alguna de mis anteriores recomendaciones.

Lo cierto es que seguro me me he dejado en el tintero docenas de obras que no he leído. Pero qué se le va a hacer, además del ciberpunk, además de la ciencia ficción me encanta leer muchas otras cosas. La literatura es un campo enorme, no obstante, si quieres seguir leyendo sobre Ciberpunk, puedes darle un rato a estos estos artículos que escribí sobre el tema:

También he escrito un par de artículos de Ciberpunk para otros blogs como colaborador:

Y no podían faltar algunos enlaces externos imprescindibles:

Ciencia FiccionEnsayo y no-ficción

El arte de inventar el futuro: ¿Existirá IKEA dentro de 300 años?

Enero 16, 2017 — 14

ikea-future.jpg

Inventar el futuro parece parte del oficio de los escritores de ciencia ficción. Sin embargo todos reculan a la hora  de inventar como será el mundo dentro de doscientos años. Mira el pobre Verne y su viaje a la luna, o algo más cerca, Gibson y su ciberespacio. Si viera en que se han convertido sus estructuras de datos de neón y sus vaqueros supongo que le había echado algo más al hielo negro y a los cigarros prensados a mano que se fumaba. Pretender inventar el futuro es un ejercicio extremadamente arriesgado y es muy fácil cagarla. Solo tenéis que ver esas series ridículas de los 90 de corte “cyberpunk”: VR5, Wildpalms, Harsh realm, etc…

¿Como será la Informática en el futuro?

Soy escritor, y también ingeniero de software. Me he pasado casi treinta años rodeado de ordenadores, desde que era muy pequeño me han apasionado y sin embargo, si me preguntas como será la informática dentro de doscientos años, tengo que decirte que es muy complicado imaginar por donde irán los tiros. Escribir sobre personajes es una cosa, inventar el futuro es otra.  Para mi novela “11,4 sueños luz” no quise dármelas de listo y no me mojé demasiado. Hablé de una nueva profesión, basada en los clásicos Ciberpunk, y aunque aparecen Inteligencias Artificiales, no tienen mucho que ver con Wintermute, son bastante más sutiles.

No obstante, para la continuación, Lágrimas negras, no me queda más remedio que hacer el esfuerzo, por que su trama necesita grandes dosis de redes e ingeniería de software. Así que estoy inventando como serán los ordenadores dentro de 200 años. No hablo de computación cuántica, ni desvelo la ingeniería a bajo nivel, sobre todo por que lo mío es el software y de hardware ni tengo ni idea. Lo que describo entre otras cosas, es cómo se usarán los ordenadores dentro de un par de siglos, cuando no tengamos las limitaciones de ahora. ¿Tridimensionales, holográficos?, ¿usarán teclado?, ¿se guiarán por la voz? Ni lo uno ni lo otro. Hasta ahora las interfaces de ordenador han seguido varios paradigmas, el más evidente, el de las máquinas de escribir, que nos ha dejado un legado de conceptos como retorno de carro, o la disposición del teclado.

inventar el futuro - informatica
Vaya hacker de mierda que deja su testamento en el $HOME de la cuenta que usa como backdoor.

Por otro lado el concepto de “escritorio” ha condicionado mucho como se representa la información. Aunque hubo algunos intentos a finales de los 90 de inventar el futuro y convertir el escritorio en algo 3D, una pantalla de ordenador sigue siendo una superficie plana con lucecitas dentro. Además, sigue estando encima de una mesa, y necesitamos una silla, un ratón y un teclado. Ahora imaginad, como dentro de 200 años ya no hay limitaciones de hardware y podemos proyectar en el espacio estructuras en 3D, e incluso interactuar con ellas (con la mano). Incluso…. podemos hacer que esas estructuras sean sólidas y manipularlas, usarlas, como usaríamos un sacapuntas. Un ordenador ya no será algo que pones encima de una mesa, sino que será ESA mesa, y también, la silla. Podremos colocar la información a modo de elementos de trabajo: la aplicación de mensajería instantánea no será una ventana, sino algo con forma de teléfono. Algo virtual, accesible con las manos y que podría metaformosear en unos cascos si necesitamos un manos libres. La pantalla, las pantallas, girarán cuando giremos la vista, mientras que otras, serán estáticas y nos permitirán hacer zoom con los dedos, como quien estira una post-it. Y lo más importante de todo, ningún entorno de trabajo será igual, por que la personalización del entorno de trabajo será la clave del futuro, un futuro donde las prestaciones no serán ya la velocidad, sino el grado de personalización y de integración con el host o usuario. El ordenador será algo tan personal como unos calzoncillos o unas gafas, y cuando vayamos a la oficina, llevaremos parte de él encima, en forma de pod, como un rabo de lagartija virtual que nos servirá para seguir conectados a él, con algo más ligero e igual de potente.

Vale, ¿como he llegado aquí? ¿simplemente por que molo mucho y he jugado a muchos videojuegos?, veamos los trucos que uso para inventar el futuro

¿CÓMO INVENTAR EL FUTURO?

Antes de hablarl del futuro, vamos a ver algunas viejas tecnologias con mucha historia que nos pueden dar pistas de como han evolucionado con el tiempo.

Tecnología del pasado todavía en uso: ARMAS DE FUEGO

Una de las piezas de tecnología más antiguas que ha sobrevivido intacta desde hace casi 500 años es el arma de fuego. Desde los primeros arcabuces hasta el AK47, que popularizó la toma de gases en el cañón para efectuar el reemplazo de la vaina del cartucho (idea tomada del StG44), no ha habido grandes cambios en el concepto de un arma de fuego. Han pasado muchos años y no parece que vaya a cambiar mucho más en el futuro. Quizás haya nuevas armas de energía, pero el arma de fuego como tal no ha cambiado tanto. Disparar una bala a más de 1000m y acercar en una cabeza humana es difícil por las propias leyes de la física, ninguna tecnología balística puede mejorar sustancialmente esto. Ahora que dejo claro que me gustan las armas, espero que me tengas un respeto. Bien, sigamos leyendo. En el próximo artículo si quieres hablo de espadas, mi otra gran pasión.

Tecnología del pasado todavía en uso: AUTOMÓVILES

inventando el futuro - automoviles
104 años entendiendo como debe ser un coche. Rolls Royce

El primer automóvil tal y como lo conocemos hoy (propulsado por gasolina) aparece en 1885. Si miramos 130 años en el futuro vemos que sigue teniendo un volante, pedales, puertas o huecos por donde entrar y un parabrisas. Y lo más importante, sirve para llevar a un señor dentro que mira al pasar a la gente que va por el camino. Ellos le miran, el conductor les sonríe y le produce ese gusanillo, que hoy se traduciría por ponerse las gafas de sol, sacar el brazo por la ventanilla y subir el volumen de la música. Luego aparecen los de BMW haciendo anuncios de “Te gusta conducir” y todos pensamos en esos días de verano, playas y amaneceres con una sonrisa que mira al pasado. Como diría Don Draper, no se trata de en qué consiste el coche, si no adonde nos conduce, qué es lo que hace que sea parte de nuestra cultura, de nuestra forma de vida. Desde los años 50 hasta ahora ha sido el paradigma de la cultura occidental. Ahora muchos lo quieren dar por muerto, pero es otra historia (díselo a los chinos). Lo cierto es que el coche ha mejorado año a año, ha pulido la tecnología, pero en lo principal sigue siendo casi el mismo vehículo durante estos 130 años. Muchos escritores, inventores, soñadores y directores de cine han soñado con el coche volador, pero la historia no es, si tecnológicamente es posible, la pregunta es ¿es rentable?. Y para resolver esa pregunta, tendríamos que hablar de economía y leyes, en suma, de los límites a la tecnología.

Bien, ya hemos visto que tecnologías disruptivas del pasado llegan un límite en su evolución. Veamos que tipo de límites son:

Poniendo límites al futuro

Lo más parecido a un coche que vuela debe es una moto deportiva de 240 caballos. Llamad a vuestra aseguradora y preguntad por cuanto os aseguran una Suzuki Hayabusa. Los costes legales de cagarla y que vuestro coche volador aterrice en casa ajena son tan altos que no vamos a verlo, al menos en nuestra generación, por no hablar de los costes de construcción, mantenimiento, formación, etc. No porque no sea factible tecnológicamente, si no por que la sociedad no esta preparada para ello. De hecho, es más que probable que la conducción autónoma lo que haga sea que cada vez más gente pase de sacarse el carnet e incluso de tener coche propio.

inventar el futuro - coche volador
¿Tendremos que tener pista de despegue en nuestra casa además de garage para este trasto?

Otro ejemplo en mi campo -la telemática- es el concepto de latencia. Es fácil hablar de entornos distribuidos, de algoritmos dispersos que se ejecutan en paralelo en cientos de millones de ordenados en todo el mundo y se coordinan para trabajar juntos. Bien, pero no es lo mismo que charlen tu ordenador y el mío, que son vecinos de Madrid, que lo hagan con uno de Nueva Zelanda, en la otra punta del planeta. La velocidad de la luz condiciona el viaje espacial y la velocidad de transmisión de datos en internet. Así que las IAs malvadas lo van a tener complicado para coordinarse a nivel planetario a través de la fibra óptica. Esos milisegundos adicionales hoy día hacen que las compañías en el mercado de la bolsa paguen miles de dólares para tener información segundos antes de sus competidores, y están financiando un proyecto de $400 millones para reducir 5 milisegundos de latencia entre Nueva York y Londres. Para los algoritmos de las operaciones bursátiles de la bolsa, tener una ventaja en la latencia puede significar miles de millones de dólares. Podremos rascar algunos milisegundos más, pero la latencia es la diferencia entre simular una realidad o no poder diferenciar una simulación de la realidad misma.

Lo malo es que si dentro de 200 años no se inventa el hiperespacio tampoco se inventará una forma mucho más rápida de transmitir información. Es decir, la revolución en la informática tiene un tope, como la balística, o como los vehículos a motor. Inventar el futuro exige tener en cuenta los límites de la tecnología actual.

Cambios de paradigma

Puede que después de todo, el futuro no sea algo muy diferente de lo que es hoy. La gente seguirá sintiéndose sola, seguirá habiendo ricos y pobres, y gente sin escrúpulos que se aproveche de la gente sola y de la gente pobre. Da igual que los coches vuelen o no, da igual que la informática permita bajar películas trimidimensionales y verlas en nuestras consolas de realidad virtual con interfaz neural directa. Inventar el futuro es inventar un paradigma nuevo que cambie la realidad tal como la conocemos, como hizo Dan Simmons en la excente “Hyperion” y su invento de los teleyectores (teletransporte a otros mundos instantáneo). Cambios tan radicales permiten modelar una nueva realidad sin siquiera tener que pararse a plantear si la vieja tecnología serviría o no, simplemente, el futuro planteado es tan brillante que nos deslumbra. Todas las historias o novelas que han inventado una tecnología nueva, han permitido a la humanidad un salto adelante en el futuro, borrando del mapa las limitaciones de la antigua tecnología. Da igual que la tecnología sea algo casi mágico e incomprensible, el hombre se sube encima y empieza a soñar en nuevos mundos, como en “Pórtico”, de F. Pohl.

inventando el futuro - tardis
En el futuro podremos tener nuestra propia Tardis gracias a Ikea :-)))

No obstante, si te interesa seguir un camino algo menos excesivo y ver a los límites que nos puede llevar la tecnología actual, sígueme de cerca: La inteligencia artificial, las redes, la realidad virtual, las drogas y por supuesto, la gente que siente sola, son capaces también de cambiar el mundo que conoces y hasta de llevarte a nuevos mundos, a 11,4 sueños luz… y más allá.

Ciencia FiccionSeries de Television

Por qué no me gusta West World

Enero 6, 2017 — 6

westworld.jpg

Este es el típico artículo con el que no haces amigos, lo sé. Me prometí a mi mismo hace tiempo, no hablar en internet de fútbol, política o religión. Pero hay temas que son una versión más moderna de lo mismo: los veganos, la tauromaquia, el feminismo y West World. Tengo la sensación de que cuando más escribo, más me hundo en el negro barro de mi propio destino. ¡Allá voy!

Supongo que todo el mundo sabe que Westworld está basada en una idea existente, ya filmada como película con el mismo nombre en 1973 y que previamente había sido escrita en una novela por Michael Crichton,

El guión de West World está firmado por Jonathan Nolan (ojo, no confundir con su hermano Christopher) y Lisa Joy. Está producida por HBO (sí, la de “Juego de tronos”). El propio Nolan, en una entrevista confiesa que para escribir la historia, se inspiró en las ideas de Dick y los videojuegos BioShock Infinite, Red Dead RedemptionSkyrim  y Grand Theft Auto. A ver, son unos de mis juegos favoritos y uno de mis escritores fetiche, pero espera… ¿no será ESO exactamente lo que quiero oír?

Sigamos adelante. Desde el primer capítulo de West World nos queda claro el concepto. Los robots están diseñados para que los humanos hagan con ellos lo que quieran y se diviertan sin límite. Dejan claro en la introducción que los robots no pueden herir a los humanos y que siguen una historia grabada en sus cabezas. También nos informan de que algunos de ellos tienen un defecto o un problema que les lleva a pensar que hay algo más. Cualquiera que haya leído un libro de Dick sabe que jugar con la realidad nunca es tan fácil. Es más, hasta el más despistado, cuyo único contacto con la ciencia ficción es a través de las figuritas del Happy meal del McDonalds, sabe que un robot humanoide luchará por su libertad y terminará matando a un ser humano.
Va grabado de serie en todos los guionistas de Holywood, yo creo que esa pregunta siempre cae en el examen final antes de graduarse.

Bien, desde el minuto uno el espectador ya sabe lo que va a ocurrir. Lo que no sabe es cómo. Es algo parecido a lo del mayordomo asesino. Una fórmula un poco antigua de llevar un misterio, pero ¿por qué no? La serie se desarrolla despacio, pero a su ritmo, y hasta el episodio siete no empieza el primer giro de guión relevante. No pasa nada, otras series tardan en arrancar. El siguiente giro inesperado ocurre en el capítulo final, el décimo. Luego termina y uno cambia de canal. Sin sentir nada, igual que uno de los hosts con el umbral de los sentimientos desactivado. ¿Y bien?, se pregunta uno. El final me provocó casi una carcajada por lo delirante, como al vaquero chungo de negro. ¿Ya?

No voy a hablar de los posibles fallos en la línea temporal de West World, ni de como un personaje puede ser tan linealmente plano durante 35 años, ni de como pueden afectar casi cuatro décadas a los avances en la tecnología (especialmente robótica e inteligencia artificial) ni de las implicaciones de los posibles cambios en una gran empresa o en la sociedad en conjunto. Son tantas pegas que para qué. Al fin y al cabo yo soy de esos a los que no les molesta que haya explosiones (con sonido) en el espacio. ¿Que más darán esos “pequeños” detalles? Las espadas láser pueden ser divertidas, los robots también.

Powerup!
Powerup!

Lo que más daño me hizo, sí, y digo daño, es que la mala del cuento (Maeve, la madame) sea capaz de subyugar a dos humanos con tanta facilidad. Y todo ello por que alguien subió su “atributo” de inteligencia y mala leche al máximo, como quien pone el microondas a tope. Un powerup narrativo. La seta de Mariobros. Semejante “atajo” creativo me hizo vomitar. Que además me hablen de Phillip K. Dick como para ver si cuela provoca que mi sangre hierva. Se puede perdonar casi todo, pero no que en una historia cuya base argumental es la inteligencia artificial simplifiquen el concepto de inteligencia a ese nivel.

La mayoría de personajes son de chiste fácil: el guionista británico histriónico, el jefe de seguridad con los cojones de titanio, por lo no hablar de la propensión de las jefas a cepillarse sus activos materiales. Además, y lo peor de todo es que dado que los personajes no tienen verdadera personalidad -y los que tienen son todos unos psicópatas de manual, como el doctor Ford- logran que en el fondo, te de igual lo que les pase. Es decir, sigues viendo la serie para ver si revientan todos de una vez. Hasta los personajes secundarios que viven y mueren, con cara de corderillo te empiezan a dar igual. Es divertido ver como los violan, acuchillan y escupen. Va anestesiándote. Ya ni te fijas en los desnudos integrales, ni en las orgías ni te haces preguntas delicadas sobre los verdaderos límites del macabro juego de West world. ¿Sería a eso a lo que se refería Nolan cuando hablaba de Skyrim?

west world
Tiene un rostro interesante, pero… ¿llega a tener alguna frase de diálogo que aporte algo esta chica?

Quizás sea esa la verdadera historia que quería contar Nolan en West World: cómo los propios espectadores, al igual que los jugadores de su mundo, se deshumanizan con tanta carnaza, violación y liberación de bajos instintos. Todo vale con tal de entretener ¿verdad señor Nolan?, incluso hablar de Dick y limpiarse después la mierda del zapato en su tumba. Pero me temo que la inmejorable fotografía y las interpretaciones profesionales de Jeffrey Wright y Anthony Hopkins eclipsarán el verdadero problema de esta sátira sobre la inteligencia artificial y el alma humana. Ah, perdón, que no es una sátira, que va en serio.

Ciencia FiccionSeries de Television

Por qué el Doctor Who es ciencia ficción (y mucho más)

Enero 3, 2017 — 6

doctor_who_tardis.jpg

El otro día en una cena con un buen amigo salió un tema muy interesante relacionado con la ciencia ficción. Mi colega es quien me introdujo en la ciencia ficción con catorce años, con Asimov bajo el brazo. Ahí es nada. Asimov y sus cuatro leyes de la robótica. Asimov, el de la fundación. Sí, tengo un amigo que ve la ciencia ficción desde el punto de vista “hard”. Ahora se estaba leyendo el segundo de la saga de Rama, de Clarke. El tipo es muy hardcore. Ingeniero, y además jefe de proyecto en una de las empresas de ingeniería aeroespacial más importantes de Europa. Y este buen amigo, va y me dice: “No entiendo por qué dicen que Doctor Who es ciencia ficción.

aviso: Este artículo ¡es más grande por dentro!

También hay que decir que este buen amigo se ha leído varias veces el Señor de los anillos y libros suplementarios, como el Silmarilion, al que yo me he atrevido a acercarme a menos de 500 metros. Pues sí, hablemos del Doctor Who. Este artículo nace por que no le contesté en su momento, y me quedé con ganas de explicárselo. Es difícil, por que el Doctor Who, es un fenómeno, no una simple serie de televisión.

Según la wikipedia, el Doctor lleva en antena, producido por la BBC desde 1968. No tengo datos que lo avalen, salvo otros blogs que lo afirman, pero estoy casi seguro que es la serie de ficción más longeva de la historia de la televisión. Para colmo, sigue todavía en emisión con nuevos capítulos. Eso debería enviar un mensaje: no estamos hablando de cualquier cosa. Varias generaciones ingleses consideran ya Doctor Who como algo parte de su historia y de su cultura, igual que las cabinas rojas, los autobuses de dos pisos o el “God save the queen” de los Sex Pistols.

doctor who

Doctor Who es a los amantes de la ciencia ficción británicos, lo mismo que el Té a los británicos en general. O eso sería yo si fuera británico. Representa una producción cuidada, con una imaginación desbordante y unas tramas que enganchan tanto a amantes de la ciencia ficción como de las series en general. Representa la unión progresiva entre lo antiguo (años 60) con lo más actual (Siglo XXI). Rara avis en la ciencia ficción, donde los decorados de una serie, diez años después parecen de cartón piedra. Doctor Who es tan especial, que hasta doce actores diferentes han encarnado a su protagonista. 53 años de serie en antena, bañando de color e imaginación a generación tras generación de ingleses. He de reconocer que les envidio. Tienen un referente cultural con nombre propio en la ciencia ficción.

Inteligencia y pasión

La serie narra las aventuras de un alienígena de forma humana conocido en toda el universo como  “el doctor”. Es uno de los últimos descendientes de una especie extraterrestre que viaja por el tiempo y puede cambiar de forma para regenerarse. Hasta ahora siempre han sido hombres, pero tarde o temprano será una doctora o un hombre de piel negra. El caso es que se enfrenta a todo tipo de amenazas, generalmente en forma de razas alienígenas poco amistosas. Visualmente es una mezcla entre las películas Norteamericanas de serie B de los años 50 y 60 y diferentes concepciones de la estética inglesa. Los malos y los decorados, como en la mejor tradición de StarTrek, tan entre pena, asco y risa.

El estilo del doctor
Una serie cuyo protagonista, tiene un estilismo propio y bien marcado.

Se podría decir que Doctor Who es la respuesta británica a StarTrek, pero con un punto de vista muy, muy inglés. La primera diferencia es que la mezcla entre lo que parece coña y lo que realmente lo es, es tan sutil, que a veces no existe. La otra diferencia, es que aunque todo pueda parecer una gran coña -como en “el enano rojo”-, no lo es. A veces las cosas más estúpidas tienen uno o dos dobles sentidos que a la postre, muestran una historia más profunda de lo que parecía.

En suma, se puede decir que lo que caracteriza al Doctor es su inteligencia, su humor y su pasión por el conocimiento. Grandes cualidades para un personaje que se caracteriza por encarnar -con el ejemplo- una visión de la existencia muy amplia, lo que hace que su moral sea a veces muy cuestionable y difícil de entender. Ah, y algo más….

El doctor jamás emplea la fuerza para solucionar sus entuertos.

Sí, amigos, el Doctor lleva más de medio siglo salvando el mundo, que carajo, el universo entero -y el de diferentes dimensiones- sin emplear jamás la violencia, tan sólo el cerebro y la picardía que le caracteríza. Siempre con estilo propio. Según mi amiga Saya, tiene muchas fans femeninas, que ven al doctor con buenos ojos. Eso no le pasó nunca a Spock.

Doctor Who no es una serie hecha para un público en concreto, se diría más bien que uno crece viendo Doctor Who. Sin darte cuenta  te vas amoldando a sus irregularidades, a sus rarezas británicas a la vez que te adaptas a  cada cambio de doctor. Mi favorito, por cierto, es David Tennant, sin duda, aunque el último, Peter Capaldi, no lo hace nada, nada mal.

david tennant
David Tennant, el doctor con más carisma y estilo de los últimos cuatro (opinión personal del autor).

Ficción, ciencia ficción y fantasía.

Si has llegado hasta aquí coincidirás conmigo en que Doctor Who no es ciberpunk, ni tampoco ciencia ficción hard, pero el trabajo de los guionistas es excepcional, sobre todo el de Russel T. Davies y Steven Moffat, quienes han firmado los mejores guiones de los últimos diez años.

Dalek
Daleks, los villanos mas chungos del universo. Son malísimos y parecen lamentables. Exterminate!, exterminate!. Adorables.

Entre los enemigos del Doctor podemos encontrar unos robots de aspecto lamentable (Cybermen), unos alienígenas en un exoesqueleto que parece una versión cutre de R2D2 (Daleks) y unas estatuas de piedra (Ángeles llorosos) que ni siquiera se mueven o hablan. Nadie daría un duro por ellos, sin embargo, a fuerza de ingenio, se transforman en unos malos increíbles, en una historia fabulosa, donde la tecnología, por cierto, es casi siempre secundaria. Quizás esto les moleste a los radicales “hard” como mi amigo, que necesitan una explicación para todo. El Doctor utiliza un chisme, llamado “destornillador sónico” que a modo de tricorder (Startrek) sirve como herramienta de diagnóstico o actuador ante la tecnología ajena. En el fondo, es una burla clara a aquellos que creen que un chisme puede ser realmente importante en una historia. Los personajes lo son: su humanidad.

Destornillador sonico
¿Es una espada láser?, ¿es un tricorder?, no… ¡es un destornillador sónico!

Lo cierto es que si hay un desarrollo muy potente de argumentos de pura ciencia ficción, pero casi siempre partiendo del punto de vista psicológico -de personaje- o sociológico -entendiendo el por qué una raza entera quiere aniquilar a otra-. A veces se apoya en épocas históricas, pero nunca como parte de una trama histórica, sino casi como una ucronía paralela a la historia. Pocas veces la serie se centra en detalles concretos. De hecho los mejores episodios de Doctor Who son aquellos en los que una guerra entre especies se desata sin que la humanidad sea siquiera consciente. La humanidad, y el Doctor, junto con sus improvisados asistentes o acompañantes, se encargan de reclutar refuerzos y encontrar ese punto débil que todo malvado tiene. Aunque sea una raza entera.

Amy Pond
La preciosa acompañante del 11º Doctor: Amy Pond. Sigo enamorado.

Los giros de guión a veces cubren varios episodios, y pueden hacer cosas que el cine no puede. Recuerdo con especial cariño la trama donde Rory Williams (el novio de Amy Pond) la espera durante 2000 años por amor. Es un giro de guión increíble donde mezcla pura ciencia ficción con una preciosa historia de amor. Solo el Doctor Who puede hacer así. Nadie más es capaz de utilizar la imaginación para construir historias que son ya parte de la cultura mundial. Puede que no sea la ciencia ficción que uno espera, puede que no encaje en ningún género, por que Doctor Who es sin duda única en su género.

 

Ciencia Ficcion

Ciberpunk: 10 curiosidades que no conocías

Diciembre 29, 2016 — 0

william-gibson-ciberpunk.jpg

Hoy toca volver a los orígenes, hablar de curiosidades que es posible que no conozcas sobre el ciberpunk. He preparado un artículo corto, que espero que ilumine tu camino hacia la sabiduría ciberpunk ;)

1. El padre del movimiento y principal escritor, William Gibson, era un zote en matemáticas y de hecho no tenía ni idea de informática. Si, el visionario que imaginó por primer vez internet y la realidad virtual se lo inventó todo, todo, todo.

william gibson ciberpunk
El bueno de Gibson de joven. Parece un informático cualquiera pero sin tener ni idea de ordenadores.

2. Blade runner (1982) se estrenó dos años antes de la publicación de Neuromante (la primera novela ciberpunk de Gibson), publicada en 1984. De hecho cuando Gibson la vio, estaba escribiendo Neuromante y dijo literalmente “Demonios, esto tiene la misma textura de lo que estoy escribiendo“. Estas declaraciones las confesó en una entrevista bastantes años después.

3. La influencia literaria de más peso en William Gibson no fue la ciencia ficción, si no la generacion beat de los 50, y concretamente Ginsberg y Burroughs. Esto explica el uso explícito de drogas, el gusto por lo oriental y la libertad sexual presente en casi todas las obras del ciberpunk.

4. El término “tekkie” fue acuñado por Paul Saffo en 1993.

5. El escritor de ciencia ficción con más películas ciberpunk adaptadas sobre su obra (novelas y cuentos) es sin duda Phillip K. Dick, sin embargo nunca se le ha considerado dentro del movimiento ciberpunk.

John shirley

6. La estética inicial de tipos rebeldes con chupas de cuero, gafas de espejo y pinta de chulo se debe a John Shirley, que además de un excelente escritor cantaba en una banda de rock punk, y que llegó a escribir letras para grupos de primer nivel.

7. Neuromante vendió 6.5 millones de ejemplares en sus primeras ediciones. La revista Time lo incluyó en la lista de las mejores 100 novelas de habla inglesa desde 1923 y llegó a decir de ella: “no hay forma de expresar lo radical que fue Neuromante cuando apareció”.

8. Akira, fue el primer manga que cruzó con éxito comercial las fronteras de Japón y la mayor superproducción nipona de anime para la época.

9. Los primeros fotogramas que aparecen en Akira tras el título son de un pasillo mugriento con un letrero luminoso titubeante. Una imagen que refleja en sí misma la decadencia y la tecnología de los universos ciberpunk.

akira

10. El guión de Johnny Mnemonic, basado en uno de los relatos de Gibson, está firmado por el propio Gibson.

Johnny-Mnemonic-Ciberpunk

Si quieres seguir profundizando en el Ciberpunk, puedes hincarle el diente a algunos otros artículos de mi blog, como el que escribí sobre Shirley o mi introducción al ciberpunk para neófitos al género, o esta otra entrada sobre “Ready player one“, una de las últimas novelas del género. También tengo una entrada sobre Neuromante, la novela más representativa del Ciberpunk.

Y por supuestísimo, siempre puedes leer mi novela “11,4 sueños luz“, Ciberpunk con un toque diferente :)

 

Ciencia FiccionCine

Atmósfera cero

Diciembre 21, 2016 — 0

atmosfera-cero-960x433.jpg

Atmósfera cero es una película de ciencia ficción inglesa de principios de los 80. Hace la friolera de 35 años. Dirigida por Peter Hyams y protagonizada por Sean Connery, se ha considerado siempre  como una Space Opera, casi como un western espacial. Desde luego por su poster promocional lo parece. Uno de los elementos peculiares de esta película, es el uso de una banda sonora absolutamente memorable y nada convencional. Diferente, extraña y que dota a la película de su propia y única atmósfera. Suena diferente. Es diferente. Igual que la película.

atmosfera cero

Sí, es una película de acción que transcurre dentro una base espacial en el satélite Joviano Io, con un nombre poco exótico: Con-Am 7. No hay armas láser, ni grandes alardes de efectos especiales. Vale,  el argumento es el mismo que el de un western de hace casi un siglo. ¿Qué tiene de especial esta película?, ¿por qué se quedó grabada en mi pegajosa mente de adolescente? ¿Por qué la historia de 2144 hombres atrapados por su propia voluntad en una vida miserable llegó a mi joven corazoncito friki?

Yo os voy a contar mi visión de Atmósfera Cero, lo que realmente cuenta la película para mí. Una visión diferente de una película aparentemente inocua y comercial aunque muy bien realizada: Una película que me acercó al ciberpunk, aunque todavía no existiera el género. Atmósfera cero tiene tres de los elementos característicos del buen ciberpunk. Uno: un ambiente oscuro y opresivo, urbano o industrial, decadente y sin esperanza. Dos: una corporación malvada que oprime a la población y que por debajo contiene una muy sutil trama social. Tres: drogas, prostitutas y violencia sin sentido (mala vida). Le faltarían otros elementos clave para ser considerada ciberpunk: Alta tecnología (implantes, redes, realidad virtual),Inteligencia Artificial, y una estética más futurista. Sin embargo son casi casi los mismos ingredientes que tienen series de éxito mas recientes como “The expanse” de la que ya hablé.

Sí, parece que siempre hay putas, sexo y drogas en las historias que me gustan. Atmósfera Cero arranca con una puta asesinada por un minero hasta las orejas de drogas. El cine de antes comprimía en segundos una historia, un ambiente y un entorno. En apenas unos segundos era capaz de transmitir un mundo oscuro, donde la esclavitud había pasado de ser hereditaria a ser por contrato. El amo, ya ni siquiera era ese gordo cabrón, sino un comité. Las amenazas ya no eran conducidas con violencia: eran un cese de contrato. Como el del protagonista, que debe enfrentarse -como un valiente vaquero- a la realidad de un mundo donde los héroes son molestos hasta para las víctimas. La historia no se regodea en lo social, sino en la acción, pero es un mundo hostil, oscuro y lleno de personajes humanos. Mucho más de lo que cuentan la mayoría de películas de ciencia ficción, ancladas en el cliché de imágenes sintéticas y emociones igual de falsas. Si buscas algo diferente, algo antiguo con sabor auténtico, redescubre esta denostada película de hace treinta y picos años, casi tan vieja como las verdaderas pasiones del ser humano.

Ciencia FiccionCine

Under the skin: Una historia alienígena

Diciembre 10, 2016 — 4

under-the-skin-960x459.jpg

Hoy quiero hablar de “Under the skin” una extraña película de ciencia ficción / terror que ha pasado sin pena ni gloria por los cines y por el mundillo de la ciencia ficción. Lo primero que me llamó la atención cuando supe de esta producción fue el hecho de que una de las divas más cotizadas de Hollywood decidiera hacer su primer desnudo integral en “Under the skin”, una película de bajo presupuesto. Dirigida por Jonathan Glazer, un semi desconocido director inglés de origen judío y con más experiencia en videoclips que en largometrajes. Sí, me llamó la mucho la atención.

Vale, debo reconocer que me enamoré de la voz de Scarlett en Her y de su personaje magistral en Match Point, por eso, para mi inteligencia era chocante aquella decisión. ¿Por qué el desnudo más cotizado de Hollywood iba a darse a conocer en una película casi de serie B?

under the skin, scarlett johanson

Indagando sobre todo esto, descubrí que “Under the Skin” estaba basada en la novela del mismo nombre de otro desconocido: un escritor holandés: Michel Faber. No quise leer el libro hasta no ver la película, pero ya se describía el género del libro con claridad: Ciencia ficción.

Sentiréis una mezcla de terror, horror, asco, excitación, intriga, escalofríos y fascinación viendo “Under the Skin”

Parte de la película se rodó en Escocia, y está poblada de grises y lluvia. Piedra, asfalto y naturaleza indiferente. La mayoría del casting ni siquiera eran actores y muchas escenas se rodaron en plena calle, sin iluminación, ni maquillaje, con cámara oculta. Algunas de las personas que salen hablando con Scarlett ni siquiera sabían que era ella ni que estaban participando en una película. Uno de los personajes protagonistas es Jeremy McWilliams, campeón motociclista de MotoGP, por el hecho de que hacía falta alguien que fuera en moto a todo meter a través de las carreteras desoladas, oscuras y húmedas que forman parte de la narración. Sobra decirlo, borda el papel. Para el papel de hombre deformado, no usaron maquillaje, si no que lo hizo Adam Pearson, que tiene neurofibromatosis y una cara terriblemente deforme. Con hechos así, ¿como podría no tener un aluvión de críticas fantásticas de la crítica profesional?

Si os gusta la fotografía oscura, en esta cinta vais a alucinar. Tiene una fotografía extraordinaria, que además está empleada para potenciar la atmósfera de la narración.

Dicho esto, debo aclarar que pocas veces “investigo” una película antes de verla, prefiero encontrarme cara a cara con lo que sea, y luego, documentarme si me ha gustado para disfrutarla como quien hace una digestión larga y placentera. En este caso hice algo de trabajo previo, ya que me parecía una película “arriesgada”. Pero vamos allá, estoy postergando lo que habéis venido a buscar. ¿Merece la pena?

under the skin

Lo más probable es que no os guste demasiado, que no entendáis muchas cosas, que la fotografía os agreda, que las escenas de desnudo no sean lo que imaginábais y que el final os deje con sabor más bien agridulce. Sin embargo, os aseguro que sentiréis una mezcla de terror, horror, asco, excitación, intriga, escalofríos y fascinación. Sin duda. Es imposible que nos os provoque alguna de esas sensaciones, puras, sin adulterar. Es algo que solo el mejor cine puede producir, y os aseguro que esto es cine del bueno, del que no se entiende del todo hagas lo que hagas por que se transforma en tu mente, como humo. Jamás será una película con la que podáis hablar con otras personas, es una película que quedará como una mancha, sobre vuestras conciencias.

“UNDER THE SKIN” es una de esas contadas ocasiones donde la película es un orden de magnitud superior al libro

Después de ver esta película entendí que Scarlett además de ser una mujer preciosa, tiene la cabeza muy bien situada sobre sus bonitos hombros. Ha conseguido que su desnudo sea parte esencial de la película y que sin embargo, se le juzgue por su interpretación, no por el cuerpo que tiene. No creo recordar un caso así en la historia del cine.  Sus desnudos son feos, y no hay muchos planos en toda la cinta donde luzca hermosa.

under the skin

De hecho, su belleza, terrenal y nada ensalzada, no busca precisamente los más fuertes o los mejores sino aquellos que no se pueden creer que aquella cara bonita, pese a su corte de pelo y sus ropas, se fije en ellos. Bajo la ropa, intuyen aquellos pobres desgraciados que hay una diosa. Lo que no se esperan en absoluto es que su cuerpo sea únicamente un cebo. Ya estoy contando demasiadas cosas, la película en sí no tiene mucho que ver con el libro -que leí después-. Debo decir que esta es una de esas contadas ocasiones donde la película es un orden de magnitud superior al libro. La fotografía, la ambientación, la banda sonora, los efectos especiales, Scarlett, todo apunta a hacer de “Under the skin” una película que puede que jamás olvides. Que te guste o no es casi accesorio cuando se trata de películas de este tipo. A mi desde luego tardará en borrarse de mis recuerdos muchos años.

Ciencia FiccionSeries de Television

3%: Una serie de ciencia ficción diferente

Diciembre 8, 2016 — 0

3.jpg

Vayamos con las verdades por delante: Brasil no es un país conocido por su producción de cine de ciencia ficción. Es cierto que hay una genial película titulada “Brazil” de 1985 que narra una distopía sacada de una pesadilla de Kafka, pero no, en este caso, la serie de la que hablamos, 3% es una producción moderna, distribuida gracias a Netflix. Pura ciencia ficción distópica con tinte social y mucha, mucha tensión psicológica. Además, se puede atribuir el mérito de ser visualmente única y diferente a cualquiera que hayas visto hasta la fecha. Y eso no es moco de pavo.

3% netflix

3% es una historia post-apocalíptica, que narra un futuro cercano donde tan sólo un 3% de una población sumida en la pobreza y la anarquía llegará a formar parte de una sociedad privilegiada -la élite-, después de pasar por unos procesos de selección infernales, destinados a escoger a los mejores. La serie, fiel al principio de mostrar, no explicar, va dando pinceladas de la sociedad anárquica donde vive esa gran mayoría, y del mito que representa “el otro lado”: el lugar donde vive ese 3%.

Siempre me pasa cuando veo algo que no es de factura norteamericana angloparlante (USA o Canadá, tanto me da): uno rápidamente percibe una textura y un lenguaje audiovisual muy diferente. Me pasó con la sudafricana Charlie Jade y con la sueca Real Humans, y en menor medida con producciones inglesas como Doctor Who, Blackmirror o Torchwood. Es una gozada disfrutar de elementos tan diferentes con una historia tan psicológica, porque 3% es una infinita, larga y monstruosa versión retorcida de “el método Gromhölm“. Para los que no hayan visto la obra de teatro (o la excelente película), se trata de un método de selección diabólico para escoger al más capaz. Siendo el término “mas capaz” parte de la ecuación del problema. En este punto, si te gustó “11,4 sueños luz” en la parte de sus procesos de selección, deberías disfrutar mucho con 3% pues tiene un concepto muy similar. Menos mal que publiqué “11,4 sueños luz” un mes antes de que emitieran 3% :-)))

Muy en la línea de 11,4 sueños luz, 3% narra con su picante y colorido acento brasileño, como el mundo se reduce a una gran favela. Los “elegidos” para la prueba -todos aquellos que cumplen 20 años- son ciudadanos que parten más o menos del mismo nivel de miseria, pero con diferentes expectativas, ya que “el proceso” es para algunos más una religión que algo real. Para otros representa la única forma de prosperar, el único camino que queda ante una existencia gris y patética. La historia se centra en seis personajes protagonistas, y los vemos pasar por todas las pruebas, con muchas dificultades y sufrimiento. La serie no decae en ningún momento y mantiene la tensión en sus ocho capítulos sin parar. Todos -todos- los personajes tienen una historia compleja detrás, y el final desvela el secreto mejor guardado del guión justo en su debido momento, Una bomba de relojería muy bien hilada, donde cada participante de la historia coral, recibe tarde o temprano su dosis de realidad o como dirían los ingleses “payback” en algo que no soy capaz de expresar en castellano. Pocas veces se puede ver en una serie a personajes tan bien definidos y una historia tan sólida. Además no utilizan el sexo ni las caras guapas para la historia, aunque quedan claro que también tienen actrices guapísipas, con la aparición de la esposa del director del proceso a mitad de la serie.

3%

No me cabe duda que en otoño de 2017 estaremos disfrutando la segunda temporada. Es una de las mejores series de ciencia ficción de este año. Y lo mejor… es que no se pega ni un solo tiro.

Ciencia FiccionEnsayo y no-ficción

Archillect, el día que conocí al primer artista sintético

Noviembre 26, 2016 — 0

archillect-960x960.png

Desde hace mucho tiempo mi visión de la ciencia ficción ha estado ligada a una percepción estética de la realidad. No soy el único por supuesto, Kubrick era especialista en eso. ¿Sabíais que Kubrick era un excepcional fotógrafo de joven? Esta es una mis fotografías favoritas de él:

kubrick
Rosemary – Kubrick (1948)

A algunos, las imágenes nos atraen de forma casi obsesiva, no a nuestro cuerpo, si no a nuestra imaginación, que es quien en el fondo tira hacia delante, y quien nos obliga de manera compulsiva a vomitar los resultados de la poderosa máquina que reemplaza nuestra alma de humano. Vivimos en un mundo donde las imágenes pueden desatar de forma instantánea sensaciones y sentimientos sin nombre, por que todavía no existen. Lo mismo que el mundo de los sueños, donde todo el posible, en la fotografía, como en la pintura, la realidad no tiene reglas.

En este mundo tan humano, me encanta explorar imágenes. Hoy día, sentados en una cómoda silla y con el ratón en la mano, podemos acceder a más arte que nunca jamás en la historia. A nuestro alcance está la visión y el trabajo de millones de artistas. En Pinterest (de paso os recomiendo mi página) y también en Twitter se pueden encontrar hoy a pequeños artistas desconocidos para el mundo no-virtual. Pequeños por que no salen en los telediarios, pero cuyas visiones y creaciones podrían llenar cientos de visitantes en un museo si tuvieran mejor marketing o hubieran nacido en el sitio adecuado. Además de creadores, también hay personas con especial sensibilidad que “recogen” colecciones de muestras de arte de otros. Así es como descubrí por casualidad un día a John Williams Waterhouse un pintor inglés del siglo XIX conocido entre otras cosas, por que siempre sale la misma “musa” en casi todas sus obras. A mi me fascinan sus pinturas, y luego descubrí que tiene un pequeño club de fans en internet. Lo que es la vida. Esta pintura, inspiró uno de los cuentos que aparecen en “11,4 sueños luz” en forma de capítulo, y que también recojo en “Histerias ficticias“.

waterhouse
Hilias date por jodido

El caso es que Internet está lleno de gente que aprecia el arte, la belleza y que tiene un condenado buen gusto, por lo que al final no visitas una galería fotográfica en internet, al final acabas siguiendo a gente que tiene un algo especial, un estilo muy definido y sobre todo, sabe encontrar cosas que te llaman la atención.

Así es como descubrí a un tipo en Twitter, se hace llamar @archillect. Únicamente su avatar es bastante peculiar, y acabamos de empezar:

archillect

La primera vez que lo vi me quedé pegado a su timeline. Había recopilado cientos de imágenes que provocaban una disrupción inmediata en mi mente. Algunas muestras:

archillect

Prácticamente cada imagen me hacía sentir algo. Y tenía casi 100,000 publicaciones. El tal Archillect me transportaba sin más de un sitio a otro. Además, casi todas las imágenes tenían mucho que ver con mi concepto de Ciberpunk: predominancia de imágenes en blanco y negro, mas bien siniestro y oscuro, donde la simetría jugaba más en el bando de la pesadilla que de la armonía. Lo increíble no era eso, sino que el tipo se limitaba a colgar sus imágenes en internet, sin interactuar con nadie. Casi 200,000 seguidores y tan solo seguía a una persona. Un tal “Pak” cuyo lema en Twitter es “Design is hack”. La cosa se volvía cada vez mas interesante. El sitio web del tal Pak era una página en negro con un círculo en medio gris. Nada más. Hasta aquí, la realidad parecía más el argumento de una novela de ciencia ficción que cualquier otra cosa que haya visto antes en la red. Mirando el código HTML de la web de pak (undream.net) veías en su código la URL de otra web (machinu.net) que era idéntica, pero en negativo (los blancos son negros y los negros son blancos). Y tan solo una dirección de correo electrónico a la que por supuesto, escribí…

Bueno, me compliqué un poco la vida, porque @archillect tiene su propia web: archillect.com: un enorme mosaico de imágenes en tiempo real con un singular lema: “MEMORIES OF AN AUTÓMATON”. La cosa empieza a sonar realmente interesante ¿verdad? Su web no tiene desperdicio, el mensaje (en ingles, el cual traduzco, empieza como sigue):

Hola humano
Archillect (archive + intellect) es una inteligencia sintética (o inteligencia artificial) creada con el fin de encontrar y compartir imágenes inspiradoras en las redes sociales. Ella es un archivo vivo llena de inspiración. Es una musa digital. A través de sus perfiles en las RRSS transforma humanos infelices en artistas inspirados.

Os juro que la primera vez que lo leí se me humedecieron los ojos de emoción al sentir que una IA había logrado realmente inspirarme y hacer sentir algo. Una IA era capaz de eso y no solo conmigo sin con miles de personas más. Es el único ejemplo real que he encontrado de IA capaz de hacer sentir algo a un ser humano. Y está aquí, entre nosotros. Poca gente quizás sepa que Archillect no es un humano, es una inteligencia sintética, creada con el fin de inspirar a otras personas a través del arte.

Si queréis seguir investigando más sobre el proyecto y como está hecho, podéis seguir leyendo en su web, a mi me parece fascinante la idea, el resultado y el proceso en sí mismo. ¡Eso si que es hackear el arte!

 

 

 

 

 

Ciencia FiccionEnsayo y no-ficción

Ciberpunk, Nietzsche y el nuevo hombre

Noviembre 13, 2016 — 4

Nietzsche_Ciberpunk.jpg

Algunos daban por muerto el ciberpunk, género de ciencia ficción inventado en los años 80, y adoptado por algunos como una moda estética y por otros como una postura política. Lo cierto es que comenzó como una extensión de la ciencia ficción, una evolución de las distopías, pero añadiendo el componente tecnológico, especialmente en asuntos relacionados con lo que en aquella época eran simplemente “ordenadores” y que hoy día es mucho más complejo. Vale ¿pero qué pinta Nietzsche aquí?, bien, dejad que siga introduciendo el tema.

Ya escribí un artículo introductorio sobre el ciberpunk, y ahora no quiero hablar de literatura, ni de política, si no que quiero rascar un poco más en su verdadera esencia. Hablemos de por qué el Ciberpunk no sólo no ha muerto, sino que está más vivo que nunca: no hay más que ver nuevas series como “Black mirror” rabiosamente actuales o estrenos como “Ghost in the shell”, posiblemente la película mas ciberpunk de los últimos años y toda una superproducción con el máximo de lo que Holywood puede ofrecer. El secreto de que el ciberpunk no muera es que habla de tecnologías muy cercanas, siempre un punto por delante del presente, pero no muy alejadas de la realidad actual. El ciberpunk es muy consciente del uso que se le dará a la tecnología por parte de la sociedad. Al margen del origen estético nacido en los 80, la ciencia ficción siempre ha tenido la necesidad de hablar de revoluciones sociales. Modas más modernas como el Greenpunk o el Steampunk se han centrado en lo estético o en la ética ecológica como epicentros de un universo particual, pero ninguna de las dos tiene el nihilismo ácido que tiene el Ciberpunk o Cyberpunk como se escribe en su concepción original. Vale ¿y cuando hablamos de Nietzsche?

ghost-in-the-shell
Fotograma de Ghost in the Shell

Nietzsche no inventó el ciberpunk, pero sin él no hubiera podido existir. Podrás leer ensayos en internet que dicen que si el filósofo alemán viviera hoy cargaría con rabia contra la realidad virtual, hablando de su concepto de la naturaleza y blah blah. Lo cierto es que lo que me quedó a mi después de mi adolescencia leyendo a Nietzsche fueron un par de conceptos básicos:  la única forma de encontrar la verdad es destruyendo primero lo que se supone que es la verdad.

Lo bueno de la realidad virtual es que asume que nada existe como real, y que todo es una simulación, una recreación de algo externo. Dentro de un mundo virtual, nada es real, asi que es más fácil partir de que todo es falso. En este punto de partida, también asumimos que no podemos fiarnos de ninguno de nuestros sentidos: Si la base y el concepto de la naturaleza ha muerto. ¿Qué mejor entorno para hablar del superhombre? ¿por qué ser un hombre?, ¿por qué no probar otra cosa? ¿tal vez nuestra verdadera esencia?, aquello que no cabe en el mundo real, aquello que la naturaleza nos niega por una u otra razón.

Tal y como plantea el ciberpunk clásico y los implantes tecnológicos que potencian al hombre por encima de lo humano: devolver el paso a los parapléjicos, la vista a los ciegos, memoria visual ilimitada a través de nuestros ojos y directamente accesible desde nuestro cerebro. ¿No es acaso el superhombre?, o una forma mecanicista al menos.

Volviendo al ciberpunk en la pequeña y gran pantalla, ¿por qué casi toda la ciencia ficción es Ciberpunk? Por que las visiones perfectas del futuro, esas utopías donde todo es luminoso, blanco, pulcro y perfecto no funcionan tan bien, son aburridas y no seducen. Son poco creíbles. Hasta en Startrek tuvieron que inventar primero a los Klingon y luego a los Borg para meter un poco de oscuridad, desorden y maldad en la sociedad tecnificada y perfecta de su universo.

Por eso el Ciberpunk atrae en el cine, porque el Ciberpunk en el fondo, habla de nosotros. Del ser humano. Habla de los efectos de la tecnología en la sociedad, no como masa, sino como individuos. La realidad virtual es siempre en primera persona, no puede ser “observada” por un tercero. Los implantes se sienten y describen en primera persona. La huella digital de la información es la de cada uno, individual y personal. No trata de viajes espaciales, batallas épicas, migraciones masivas causadas por cataclismos cósmicos, ni hay razas alienígenas inteligentes todo poderosas que amenazan la especie humana. Hablan de pasiones humanas, revolucionadas por el uso de la tecnologías: sexo, drogas y rock’n roll. El ser humano en estado puro: El nuevo superhombre. Y el ser humano huele mal, hiere y perjura. Pero al final, con suerte, trasciende y encuentra la luz.

Puro Nietzche v2.0

Ciencia FiccionSeries de Television

SGU – Stargate Universe: La serie de ciencia ficción que no pudo ser

Noviembre 6, 2016 — 0

stargate-universe.jpg

SGU o Stargate Universe, emitida en 2009 y con dos temporadas fue el último intento de la franquicia por exprimir al máximo el fenómeno Stargate. El concepto inicial y el tono empleados esta vez son opuestos a lo que nos tenía acostumbrados la serie clásica: un ambiente oscuro y sobrio, y un trasfondo más maduro, con protagonistas atormentados, con un pasado turbulento e historias inacabadas. El planteamiento inicial es brillante: un equipo “B” se enfrenta a un gran reto para la humanidad: conocer a los creadores de los Stargates, una raza de alienígenas con conocimientos fuera de lo imaginable. Es un grupo de personas no preparadas para un reto así, pero no les queda otro remedio ya que no tienen vuelta atrás: han quedado aislados de la humanidad tras saltar a una nave alienígena en un universo a cientos de miles de años luz. Tan lejos que no hay energía suficiente para conectar de vuelta a la Tierra a través del Stargate de la nave donde han quedado varados, una nave de los Antiguos, gigantesca, llena de secretos y… completamente vacía.

star-gate-universe

Al más puro estilo Startrek Voyager (se podría decir que es un plagio si no fuera por que la idea se remonta a “La odisea” de Homero), la extraña tripulación, compuesta de algunos terroristas, tropas leales, un equipo de investigación de segunda y soldados de reemplazo de tercera fila, viajará a los confines de un universo totalmente desconocido. En cada capítulo de Stargate Universe se enfrentarán a retos diferentes en cada uno de los planetas a los que se acercan, y sobre todo al problema de no poder controlar el rumbo de la nave, que tiene sus propios planes. Si alguien se queda atrás, no podrán hacer nada. En sus viajes, descubren más cosas sobre los Antiguos, la raza creadora de los Stargates y algunos enemigos ya conocidos.

El casting de Stargate Universe es bastante regulero, siendo el único actor destacado Robert Carlyle que interpreta al profesor Nicholas Rush, un genio sabelotodo bastante antisocial, y sin duda, el único que muestra verdadero carácter en la serie, con un personaje demasiado exagerado, pero interesante. El otro personaje peculiar, Eli Wallace, lo presenta David Blue. Es un estudiante del MIT, un cerebrín, y representante del friki perfecto: Listo, gordito, incapaz de callarse y por supuesto, virgen. Es el único contrapunto cachondo de la serie, y el único personaje más o menos creíble. El resto del reparto hace su papel. La incidencia de chicas guapas y con cuerpazo es especialmente alta, lo mismo que un número de protagonistas masculinos cachas que como ellas, no pierden momento de enseñar cuerpo. La simpleza argumental no deja mucho más cuando encierras en una nave a tanta chavalería junta sin nada que hacer.

SI habéis visto Stargate o Stargate Atlantis, esta serie es bastante diferente en casi todos sus aspectos. De tan oscura que es, se torna deprimente tan pronto van pasando los primeros capítulos y uno descubre que del brillante planteamiento inicial, no hay mucho más. Es especialmente destacable el hecho de que su supuesto protagonista, y líder del equipo, tiene un personaje tan poco carismático que no suele ni aparecer en los carteles promocionales, y eso que es el personaje que más minutos se come en general. Su extraño humor, tirando a depresivo, lleva a pensar que quizás pretendían hacer un antihéroe, pero me temo que hay demasiados personajes que le comen por las esquinas, y le arrebatan el papel de héroe. Al final, el líder del grupo parece que simplemente “pasaba por allí” por lo que el resultado final, es el esperado: un desastre.

Stargate Universe no logró renovar una tercera temporada, y aunque hicieron una especie de final, la serie terminó claramente en un coitus interruptus. Sin embargo, la extraña elección de sus personajes protagonistas, junto con algunas subtramas dispararon algún extraño mecanismo en mi cerebro que hace que la recuerde de manera especial. Es la razón por la que estás leyendo este pequeño artículo. Una de las claves es el protagonista: el actor Louis Ferreira, que interpreta al Coronel Young, un personaje inclasificable, lleno de conflictos y que desde el punto de vista de la interpretación, debió presentar un reto por lo absurdo que es. Sin embargo como actor logra transmitir muy bien esa sensación de “yo me pegaría un tiro, pero tengo un deber para con mis hombres, los que por otro lado me importan una mierda“. Un mensaje de los que me calan hondo, ya que en mis propios universos, esos son los personajes que me gustan. Vencidos una y otra vez por la vida, y que aún así siguen para adelante.

coronel young stargate universe
Coronel Young

La única trama interesante, y de lo poco que se puede recordar de la serie, es el mecanismo de transmutación de cuerpos instantáneo que hace que desde la nave puedan intercambiar con la tierra la “consciencia” de dos cuerpos en la distancia, de forma que alguien en la nave, se intercambie la mente con alguien en la Tierra. De esta forma, por turnos, todos los tripulantes tienen un día en el que, en otro cuerpo, pueden visitar a sus seres queridos en la Tierra. Esto plantea las mejores tramas de la serie, aunque el guión deje mucho de desear, pero algunas de las ideas que plantea son realmente interesantes.

En definitiva, Stargate Universe es una serie que el tiempo ya ha olvidado, pero que os recomiendo que veáis, al menos los primeros tres o cuatro capítulos. Luego ya, depende de vosotros ;)

Ciencia FiccionReseñas de libros

Zona libre, de John Shirley: La esencia pura del ciberpunk

Octubre 16, 2016 — 4

zona-libre-shirley-e1479660792973.jpg

Creo que es la primera vez en mi vida que hago una reseña o comento un cuento corto. Acabo de terminar de leer este cuento al segundo intento, ya que la primera vez me quedé atascado en la presentación de personajes. Al terminarlo he sentido la necesidad de hablar de él, para que el tiempo no se lleve el colocón que me recorre las tripas ahora mismo.

Si pudiera definir lo que es el Ciberpunk para mi, diría: “Leer zona libre, de Shirley”

johnshirleyShirley es un escritor polifacético, nacido en Texas (EEUU) en los años 50. Ha escrito más de cuarenta libros y participado en ocho recopilatorios, principalmente de ciencia ficción y fantasía. También ha trabajado como guionista, y escribiendo canciones, para grupos como Blue Öyster Cult y también su propia banda. Algo que refleja muy bien en Zona Libre, ya trata sobre la evolución de la música en un contexto futurista. El mismo fue cantante de una banda punk en el 78.

Es un autor difícil, no tanto como Gibson (que para mi es demasiado) pero no es fácil acercarse a él. Utiliza una cantidad de neologismos y tiene una imaginación tan prodigiosa que al iniciar la lectura no sabes qué diablos estás leyendo. Luego descubres que estás leyendo la obra de alguien que vive en un mundo muy diferente del que conoces, un mundo tan vívido y asfixiante que actúa como una droga en tu cerebro. Con una manera de escribir cercana a la prosa poética en ocasiones, Shirley te lleva de la mano a un lugar que has visto de lejos, pero donde nunca has entrado. Si cierras los ojos y abres la aletas de tu nariz podrás verlo y olerlo. Pegajoso y caliente. Oscuro. Lleno de vida. El mundo de Shirley vomita humanidad en arcadas rítmicas. No hay otro modo de describirlo.

nmo0pse

La historia que cuenta comienza con una breve descripción de la historia del mundo desde los años 80 a curiosamente, la época actual (2017). Es un mundo devorado por las multinacionales, donde la clase media ha desaparecido y la humanidad es carroña devorada por las drogas, las guerras y el vicio. En este panorama, una ciudad libre, una especie de Sodoma y Gomorra capitalista, hace caja en mitad de ninguna parte. En ella, un músico anacrónico -rockero, como no podía ser menos- da su último concierto antes de… no quiero revelar demasiado el argumento, aunque sin duda no es lo mejor del relato. Lo mejor es la forma en que narra ese mundo, y crea en pocas palabras un universo fascinante y decadente. Inventa como quien no quiere la cosa nuevas profesiones, formas de relacionarse, tribus urbanas y por supuesto, nuevas drogas. Me gustaría tener la facilidad de este autor para crear mundos, ya que en mi novela, 11,4 sueños luz, intento acercarme a un mundo muy similar al que crea Shirley, pero creo que me queda mucho por aprender para lograr la densidad y la textura que él consigue.

Puedes encontrar este relato largo traducido al español en la antología de cuentos ciberpunk “Mirrorshades”. Para mi es uno de los mejores -si no el mejor-, junto con “Ojos de serpiente” de Tom Maddox. Todo hay que decir que hay varios cuentos bastante mediocres en la antología, pero como siempre, todo es cuestión de gustos.

Ciencia FiccionEnsayo y no-ficción

Valle inquietante: IA, sexo, mentiras, gynoids y realidad virtual

Octubre 15, 2016 — 1

CGI-woman-960x540.jpg

Antes de explicar en que consiste el término “valle inquietante” te haré un simple test: ¿Qué sientes al ver estas tres imágenes?

Robot face
#1
bina 48 - Gynoid
#2
saya ia robot
#3

Si al observar la segunda imagen sientes algo perturbador pero sin nombre, similar -pero no igual- a la repugnancia, temor, asco, o repelús, no te preocupes, es normal. Es lo que se conoce como el síndrome del valle inquietante (ver definición en la wikipedia): una reacción humana al observar a un androide antropomorfo muy parecido a un humano, pero no totalmente indistinguible. La diferencia entre la primera imagen y la tercera es que en la primera se ve claramente que es un androide y en la segunda, parece un humano, pero no lo es, ya que se trata de una IA virtual generada por ordenador, pero que es capaz de interactuar en la realidad virtual con un humano, exactamente igual que algunos de mis personajes de 11,4 sueños luz. Oh mierda, ¡ya están casi aquí! yo situé un mundo a doscientos años de distancia, pero a veces me pregunto si no erré por cincuenta años o incluso más.

Ojo, ya no estamos hablando de ciencia ficción. A principios de siglo, Martine Rothblatt metió en un programa informático -en cabeza de un robot con el mismo aspecto que su mujer- cientos de horas de recuerdos y conversaciones reales de su esposa, para intentar darle un contexto a su IA, capaz de entender las emociones y las relaciones humanas. Ese robot, llamado Bina48 es el primer prototipo de un Gynoide (Gynoid en inglés). Un androide capaz de entender las emociones humanas y reflejar las suyas propias a través de una interfaz física que las muestra en su rostro de plástico. Bina48 es la imagen #2.

Esto nos deja con Saya, la androide virtual de la imagen #3. Hay que ser un iniciado en imágenes generadas por ordenador (CGI) para darse cuenta de que no es humana. Pronto veremos a seres como ella pululando en la realidad virtual, aprovechando las tecnologías de computación masiva, y el concepto de los juegos multijugador online masivos MMORPG  (Massive Multiplayer Online Role Playing Games). No sólo como un actor secundario, como los árboles o los edificios, un personaje “tonto” masacrable como cualquiera de los habitantes de Vice City (GTA), sino más bien, como un personaje real, que interactúa con nosotros, con su propia inteligencia, y mucho más importante aún, que interactúa y aprende a largo plazo con los jugadores humanos. Si has leído ya mi novela, sabrás de que hablo, no voy a hacer spoilers de mi propia obra :)

her

Si aún no habéis visto Her, os la recomiendo, es una maravillosa película que trata de este tema: el inicio de un conjunto de Inteligencias Artificiales individuales, y su aprendizaje del ser humano a través de un asistente virtual, muy similar al famoso Siri de Apple. Además de este excelente argumento, tiene una atmósfera visual fantástica, y por supuesto, la fabulosa voz (en la versión original claro) de Scarlett Johansson, que demuestra ser una excelente actriz en esta película gracias al manejo de su voz. El protagonista, también lo borda. Es un peliculón del que algún día escribiré un artículo específico sobre él.

be right back, black mirrir

El mismo tema, pero amplificado por la presencia física de la inteligencia artificial en un androide, se trata en el episodio de Black Mirror titulado “Be right back“, basado en la relación entre una mujer que pierde a su marido y un robot antropomorfo casi perfecto, con sus recuerdos implantados.

La teoría del valle inquietante, mide nuestra relación de “confort” ante una imagen con forma humana, y el “pico” que hay en la creciente confianza, cuando la imagen es demasiado similar a la de un ser humano normal. Hay un momento donde ese confort se convierte casi en horror e incomodidad manifiesta:

teoria del valle inquietante
Reacción humana ante una imagen antropomorfa sintética: Tª del valle inquietante

En las primeras películas de Hollywood  con humanos generados sintéticamente por ordenador, se tomaron bien en serio el efecto del “valle inquietante”, ya que echaba para atrás a la audiencia. Sin embargo, otros autores no tienen tan claro que este efecto sea real, por eso te pregunto ¿que has sentido al ver la segunda imagen del principio del artículo?

Puede que no tu reacción no haya sido muy fuerte. Si te gusta la ciencia ficción ya tendrás cierto hábito a imágenes de este tipo, pero es muy probable que hayas sentido cierta repulsión por la segunda imagen. Algunas de las razones que se manejan para esa reacción adversa están relacionados con aspectos casi atávicos del ser humano, como la selección de pareja, la relevancia de mortalidad, la evitación patógena, la violación de las normas humanas, o la definición religiosa de identidad humana. Cada uno puede tener una o varias razones que apoyen este hecho, pero yo soy de los que creen que es un fenómeno al que nos acostumbraremos, dentro de cincuenta o cien años, cuando la presencia de androides con formas humanas sean cotidianos. Puede que en nuestra propia casa, como mayordomos, o en el trabajo, como asistentes para trabajos rutinarios o pesados. Pero llegará, igual que llegaron otras muchas tecnologías a nuestro día a día.

Tardará en llegar por que requiere un componente mecánico, y este tipo de tecnología necesita su tiempo. Sin embargo, en términos de imagen generada por ordenador y realidad virtual, la tecnología está muy avanzada. Aunque las imágenes de la VR actual no tienen una grandísima definición (1080p) no se trata tanto de una definición similar a la del ojo humano, sino de un conjunto de detalles sutiles que configuran nuestra respuesta al lenguaje no verbal. Curiosamente en la wikipedia no cita el lenguaje no verbal como una de las razones del rechazo a los androides, y yo creo que es una de las más importantes. Un robot que se parezca a un ser humano, será rechazado sino actúa como un ser humano. Esto implica hablar, reaccionar e interaccionar como tal, lo que es extremadamente sutil y complejo ya que sólo en la cara de un humano normal intervienen hasta cuarenta y tres músculos.

Ya existe software de análisis de las llamadas micro expresiones faciales, que podríamos definir como parte del lenguaje no verbal -facial- de los humanos. Este software permite “predecir” algunos comportamientos no verbales del hombre, como la mentira, y por tanto, crear un modelo que ayude a una IA a mentir. ¿Divertido verdad? Estamos todavía muy lejos de crear un modelo informático de la comunicación no verbal, pero se han dado ya los primeros pasos. No queda tanto para poder mostrar un rostro indistinguible de uno real, un rostro capaz de mostrar picardía, engaño, tensión sexual y hasta rencor. Todo, sin decir una palabra. De aquí al test de Voight Kampff solo van un par años ;)

voight kampff

Una vez superado el escollo del lenguaje no verbal, artífice de la atracción sexual y emocional, mucho más allá de los melocotones y la mecánica neumática, nos deja abierto para explorar un enorme campo para los acompañantes sentimentales robóticos. Sin el efecto del valle inquietante, la tentación de encargar nuestro alma gemela por Amazon, está a la vuelta de la esquina.

Bienvenidos al futuro ;)

Ciencia FiccionSeries de Television

Lexx: Ciencia ficción bizarra

Octubre 2, 2016 — 2

lexx-ciencia-ficcion-bizarra-960x728.jpg

Lexx es la serie de ciencia ficción más extraña que se haya emitido jamás. Si no estáis de acuerdo, os reto a que me digáis una más extraña en los comentarios. Creo que es la única serie de ciencia ficción alemana, por si eso os sirve para prepararos a lo que os voy a contar ahora. Así que comenzamos sin más demora con las sorpresas.

Lexx es una serie de ciencia ficción co-producida entre Canadá y Alemania que consta de cuatro temporadas, emitidas entre 1997 y 2002. Es una serie muy poco conocida, y probablemente proscrita entre los puristas de la ciencia ficción ya que a pesar de que se trata de un Space Opera “épico” con mucha tecnología y arco de acción de más de 6000 años, la tecnología está más cerca de la magia que otra cosa.

Brazil - Futuro oscuro, axfisiante poder del estado
Fotograma de Brazil, peliculón que debes ver.

Si has visto Brazil, la genial película de Terry Gilliam se podría decir que el comienzo de Lexx recuerda un poco a esta genial película, y que es una especie de primo lejano bastardo de ciencia ficción fantástica, totalmente alejada de la Tierra o de nada que conozcamos, pero ambientada en una absurda distopía burócrata y opresora que recuerdan mucho a Brazil. Visualmente también tiene algunos puntos en común, ya que es muy oscura y con cierto toque de pesadilla visual.

Esta sería una gran introducción, pero me temo que las grandezas académicas se paran aquí. La serie está orientada a un público masculino y la mayor virtud de la serie es la protagonista Eva Habermann (primera temporada) y Xenia Seeberg (segunda y siguientes). El uso del sexo como reclamo es desde mi punto de vista excesivo, grotesco, pero a veces divertido. La mezcla visual es indescriptible, es una gran vomitona ácida de elementos visuales de finales de los noventa aunque con muchas reminiscencias del período mas hortera de los ochenta. No obstante, tiene un fondo oscuro innegable con muchas referencias a lo gótico. Las primeras temporadas son bastante mejores que las últimas

El comienzo de Lexx es bastante impactante, quizás lo mejor de la serie. El resto de capítulos son desquiciantes y fantásticos. Se podría decir que es más fantasía que ciencia ficción, pero lo cierto es que tiene más de lo primero que de lo segundo, aunque cualquier purista de la ciencia ficción que haya visto esta serie, probablemente le escuezan los ojos, lo mismo que “Enano rojo” u otras series que no parecen tomarse demasiado en serio la parte de “ciencia” en el binomio. Lexx tiene argumentos complejos, ya que las distancias, las cronologías y las relaciones entre los diferentes mundos, credos y grupos que componen la historia se separan por universos y miles de años. Aunque tenga un transfondo “épico” las historias y los personajes están bastante alejados de esta imagen y casi parecen una parodia de sí mismos.

Eva Habermann

Sí, lleva el pelo a juego con las uñas y el vestido: Eva Habermann.

El argumento de Lexx es tan fantástico y demencial que no tiene mucho sentido identificar la serie con él. Se podría decir que junta en una misma nave a cuatro personajes que no tienen nada en común:

Stanley, un divertido personaje que representa el lado mas absurdo de la serie, un burócrata de pacotilla, incapaz de sostener la mirada a la protagonista, Zev.

Zev, a pesar de parecer muy, muy humana no lo es (pero sí, lo parece). Un curioso personaje, destinada a ser esclava del amor y huida del sistema. Es el alma mater de la serie junto con Kai. En la primera temporada nos deleita con algunos planos y ligeros desnudos, pero la cosa se desmadra en las últimas temporadas. La simbología fálica está en uno de cada cinco planos en la serie, lo mismo que las curvas de Zev.

Kai, un ¿héroe? que parece sacado directamente de los universos oscuros de Tim Burton. Un personaje que habla poco y siempre es una incógnita. Lleva dos mil años muerto así que no está para achuchones.

Kai - Lexx
Kai. El héroe oscuro que lleva muerto seis milenios

790, la cabeza de un androide que está enamorado de Zev. Es una historia larga de explicar…

Lexx, como en Farscape, la nave está viva y tiene una historia detrás, tan compleja como la demonología de esta serie, que en lo conceptual es densa, y en lo concreto más bien decepcionante.

Aunque tiene sus fans, como “Enano rojo”, es una serie que no recomendaría más allá de los tres primeros capítulos para ver algo diferente, casi demencial. Pero sin duda, tiene personalidad propia, y muy definida. Si quieres ver algo diferente, aquí está esperándote Lexx.

Apúntate a mi lista de correo

Te enviaré novedades y una recopilación de artículos semanal. No seré pesado y juro por mi madre que no le daré tu email a nadie ni te venderé descuentos en viajes a Marte.

¡Ya te tengo fichado! ¡Gracias!